El Círculo de Silencio de junio en Jaén conmemora el Día Mundial del Refugiado

Jaén Circulo-del-silencioComo cada tercer martes de mes, la Plaza de la Constitución en Jaén acogió el Círculo de Silencio, en el que participaron más de medio centenar de personas. En esta ocasión, y coincidiendo con el Día Internacional del Refugiado, que se celebró el pasado lunes, 20 de junio, los miembros del Círculo, Delegación de Migraciones, Red Jaén Ciudad Abierta, HOAC y Proyecto Rajab quisieron centrar su concentración silenciosa en esta efeméride.

El acto simbólico que cada mes realizan, en este caso se hizo con paraguas abiertos que contenían los mensajes “Día Internacional del Refugiado”, “Bienvenidos”, “Hospitalidad”, “Refugiados”,” Acogida”, “Justicia”, “Dignidad” y “Migrantes con Derechos ya”, y además con la lectura del testimonio de cuatro refugiados.

El Círculo quiso expresar su denuncia a través de la música, y contaron con las voces en directo María Luisa, Javier y Miguel Ángel que también sirvieron para motivar la oración de los congregados, con las canciones “El sueño de la esperanza” de Pedro Sosa, y “Salvemos la Hospitalidad” de Migueli.

Éste ha sido  el último Circulo del Silencio de este curso. Estos colectivos que conforman el Círculo de Silencio, se volverán a reunir en septiembre para seguir denunciando

MANIFIESTO DE CÍRCULO DE SILENCIO JAÉN- RED JAÉN CIUDAD ABIERTA. 21 DE JUNIO DE 2016. CON MOTIVO DEL DÍA MUNDIAL DEL REFUGIADO.

En 2001, con motivo del 50 aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, la Asamblea General de Naciones Unidas designó el 20 de junio (día de ayer) como el Día Mundial del Refugiado para recordar a millones de personas desarraigadas en todo el mundo. Ese mismo año se celebró el primer “Día Mundial del Refugiado” a escala internacional.

Desde entonces, todos los 20 de junio la Agencia de la ONU para los Refugiados, ONGs e instituciones públicas y privadas tienen presente la realidad de los más de 34 millones de personas refugiadas y desplazadas internas que viven en el mundo, y que se han visto obligadas a abandonar sus hogares.

Hoy, quizá más que nunca, debemos hacer visible esta realidad.

TESTIMONIOS:

1.-  EL JUEGO DEL ESCONDITE. ESCONDERSE Y BUSCAR

Miles de niños sirios se esconden de la violencia y se enfrentan cada día a la búsqueda desesperada de los recursos para sobrevivir. Vienen de llorar de pánico en sus paises de origen para llorar de pena en Europa. Como Abubacar, de 16 años, se marchó de su casa en Barra (Gambia) cuando tenía 15 años. Su padre había muerto, ya no podía ir a la escuela y muchos días no tenía que comer. O como Osarugue, de 16 años, huyó de Benin a Nigeria para evitar un matrimonio forzado.

Nueve de cada diez niños refugiados lo hacen solos, el código de barras de cualquier paquete postal  es registrado y seguido en su ruta a cada paso, si esto es así, ¿cómo es posible que se pierdan 10.000 menores refugiados no acompañados en Europa sin que nadie sepa quiénes son y dónde han ido a parar?

2.-  LOS “OTROS” REFUGIADOS

No todos son sirios, no todos huyen de una guerra, no todos vienen  por mar, pero Sí, todos escapan de una realidad que pone en peligro sus vidas y Sí todos merecen ser acogidos con respeto, como Ana y Natalia (nombres falsos ambos), llegaron a España huyendo de un país centroamericano, huyendo de las amenazas de muerte de las maras, del acoso sistemático, de un círculo sin salida. Madre e hija vinieron para salvar sus vidas y la de su familia, pero no han podido quitarse el miedo desde entonces. Se encuentran en situación de migrantes irregulares, con la angustia de que puedan ser deportadas en cualquier momento, con los nervios como compañía constante.

Ante esto, pedimos contar con procedimientos de asilo justos y rápidos

 

3.- MÁS HORROR TRAS EL HORROR

Desde el momento en que escapan de la esclavitud, las balas y el abuso sexual en sus tierras natales, miles de mujeres inician una travesía de vida o muerte hacia las costas europeas. Atravesar el Mediterráneo en botes sobrecargados es ya un riesgo, pero no es el único peligro, la exposición al abuso es mayor cuando están a la espera de cruzar al continente, pues saben que necesitan dinero para pagar las distintas fases del viaje, si no lo tienen o se lo han robado, se ven obligadas a participar en el “sexo de supervivencia” para pagar a los contrabandistas. Entonces el drama se configura no solo en luchar contra las corrientes de agua sino también en escapar, una vez más, de las garras del abuso sexual.

Como Reem, una joven Siria que cuenta que nunca quiso dormir en las instalaciones, tenía miedo de que alguien la tocara. Las tiendas eran mixtas y fue testigo de escenas de violencia, sólo se sentía segura cuando se desplazaba en autobús, era el único lugar donde podía cerrar los ojos y dormir. Una amiga de Hala se quedó sin dinero en Turquía y el ayudante del traficante le ofreció que se acostara con él, ella se negó y no pudo salir de Turquía..

Ante esto pedimos que se abran vías de acceso legales y seguras

4.- POR EL MEDITERRANEO SE HUNDIRÁ EUROPA

Más de 10.000 migrantes muertos en el Mediterráneo desde 2014, estamos ante una escalofriante crisis humanitaria y Europa responde con muros, verjas, vallas,…, muros físicos que se suman a los mentales: racismo, miedo a lo desconocido, ignorancia,… El mar continúa tiñéndose de rojo, hombres, mujeres, niños, frío, naufragios, hambre, huida,.., elementos trágicos para una ecuación que siempre dará resultados horribles si no aportamos desde ya un mínimo de honradez, solidaridad y vergüenza. Es tiempo de decidir:

  • O “Sálvese quien pueda”, es decir, globalizar la indiferencia. Europa no quiere refugiados
  • O bien “o todos o ninguno. Porque uno solo no puede salvarse”. Globalizar la compasión, la misericordia y la inclusión.

Como testimonio, las palabras de un pescador de Lesbos: “Tengo miedo de salir al mar, de atrapar en mis redes cuerpos de niños muertos”.

(Diócesis de Jaén)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42021 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).