“El hombre sin educación es como una caricatura de sí mismo”

ZornozaBoyRafaelMons. Rafael Zornoza        No hace falta ser maestro ni profesional de la enseñanza para darse cuenta de la pobreza humana y de la falta de recursos de no pocas promociones de jóvenes cercanos a nosotros, en escuelas, colegios, catequesis. Chicos que carecen de educación cívica muchas veces, de ningún respeto al otro, con una patente falta de los patrones de comportamiento más básicos que fundan la convivencia. No han crecido por dentro. Alguien dijo que el hombre sin educación es como una caricatura de sí mismo: jóvenes sencienciados de antemano a su propio fracaso familiar y a una convivencia social tensa y vidriosa.

Si no somos más humanos: ¿quién va a vivir y a dirigir el mundo? Vivimos en una gran contradicción, puesto que el mundo solidario, respetuoso, humanizado que pedimos e incluso exigimos, de ninguna manera será posible sobre las bases del narcisismo, la pereza, la falta de estímulo, sin unos jóvenes y adultos capaces de renuncia, de entrega, de sacrificio. Tampoco será posible promocionando masivamente la violencia, los impulsos pasionales más rastreros y animalizados, con el descrédito de las instituciones, de la justicia y del derecho. La paz empieza donde la ambición termina.

A los jóvenes hay que educarles, es decir, conducirles con sabiduría; no tanto con teorías impropias, sino acompañándoles, siendo testigos válidos, un ejemplo vivo, sin abandonarlos un momento, sin un momento de respiro. Padres y educadores: necesitamos principios, sostenidos por una vida coherente, y darles la mano; mejor dicho, darles la vida. Con ellos y por ellos, porque no se educa por correspondencia.

Nos hace falta valor y amor. Y responderán bien: ¡ya lo creo! Pero hemos de salir decididamente del vacío de esos presupuestos ideológicos, relativistas, hijos del relativismo, que primero dejan sin fundamento ético a la sociedad, y pretenden, después, arreglarlo todo con la legalidad que, por muy democrática que sea, si no tiene una referencia moral superior, terminarán siendo caminos de totalitarismo.

Los políticos deben pensar seriamente y sin dirigismos partidistas que han de promover la excelencia de una educación que busque, sobre todo, la virtud basada en principios éticos permanentes y en los derechos humanos, donde cabe siempre la defensa del débil y del marginado, la promoción de la mujer, la defensa de la vida. Tampoco pueden eludir su responsabilidad los medios de comunicación. ¿Es posible un mundo mejor con esos mensajes permanentes que estimulan la violencia, la lujuria, el atropello de los derechos, la vida sin vínculos o el descrédito continuo de cuanto existe? ¿Y qué decir de una familia permanentemente ridiculizada, desautorizados los padres, y esa obsesiva agresión a la Iglesia? ¿Podría hacer Cáritas lo que hace, o el trabajo que vivimos en el Tercer Mundo, o con los Emigrantes, si la Iglesia no fuera escuela de humanidad? ¿Es casual que en las Jornadas Mundiales, en la pasada en Madrid, y esperamos este veranos en Cracovia, casi dos millones de jóvenes no rompiesen una papelera ni se diese una borrachera? ¿Por qué identificar siempre la Iglesia con una estructura despótica de poder y destrucción? ¿No será la proyección de los prejuicios ideológicos de esos autores? ¿Así es posible construir la paz?

Educar es hoy una tarea urgente. Esta fuente de humanidad, de convivencia cívica y de paz debe ser un propósito común, porque es un bien común, el mayor y el más común de todos. Deberíamos unir nuestras fuerzas, abandonar los prejuicios y orillar, decidídamente, a quienes con disfraz liberador infectan a los jóvenes de violencia y desprecio al otro. Porque la paz es un don precioso de Dios, que debe poner en marcha, ante todo, nuestra conciencia, para después unir nuestros corazones y esfuerzos con lucidez, en un proyecto de amor. Si lo sembramos en estos jóvenes, una nueva generación cosechará sus mejores frutos.

Estoy plenamente convencido del valor de nuestra fe para educar la paz, porque orienta a los hombres a la altura moral de Cristo. Y unidos a Él, y con su gracia, podemos alcanzar mucho más de lo que sólo pueden nuestras fuerzas. Podemos alcanzar, incluso, la santidad.

+ Rafael Zornoza

Obispo de Cádiz y Ceuta

Mons. Rafael Zornoza
Acerca de Mons. Rafael Zornoza 303 Articles
RAFAEL ZORNOZA BOY nació en Madrid el 31 de julio de 1949. Es el tercero de seis hermanos. Estudió en el Colegio Calasancio de Madrid con los PP. Escolapios, que simultaneaba con los estudios de música y piano en el R. Conservatorio de Madrid. Ingresó en el Seminario Menor de Madrid para terminar allí el bachillerato. En el Seminario Conciliar de Madrid cursa los Estudios Teológicos de 1969 a 1974, finalizándolos con el Bachillerato en Teología. Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1975 en Madrid fue destinado como vicario de la Parroquia de San Jorge, y párroco en 1983. Impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones. Fue consiliario de Acción Católica y de promovió los Cursillos de Cristiandad. Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro elegido para el Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid desde 1983 hasta que abandona la diócesis. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde también realizó los cursos de doctorado. Preocupado por la evangelización de la cultura organizó eventos para el diálogo con la fe en la literatura y el teatro e inició varios grupos musicales –acreditados con premios nacionales e internacionales–, participando en numerosos eventos musicales como director de coros aficionados y profesor de dirección coral. Ha colaborado además como asesor en trabajos del Secretariado de Liturgia de la Conferencia Episcopal. En octubre de 1991 acompaña como secretario particular al primer obispo de la de Getafe al iniciarse la nueva diócesis. Elegido miembro del Consejo Presbiteral perteneció también al Colegio de Consultores. Inicia el nuevo seminario de la diócesis en 1992 del que es nombrado Rector en 1994, desempeñando el cargo hasta 2010. Ha sido profesor de Teología en la Escuela Diocesana de Teología de Getafe, colaborador en numerosos cursos de verano y director habitual de ejercicios espirituales. Designado por el S.S. el Papa Benedicto XVI obispo titular de Mentesa y auxiliar de la diócesis de Getafe y fue ordenado el 5 de febrero de 2006. Hay que destacar en este tiempo su dedicación a la Formación Permanente de los sacerdotes. También ha potenciado con gran dedicación la pastoral de juventud, creando medios para la formación de jóvenes cristianos, como la Asociación Juvenil “Llambrión” y la Escuela de Tiempo Libre “Semites”, que capacitan para esta misión con la pedagogía del tiempo libre, campamentos y actividades de montaña. Ha impulsado además las Delegaciones de Liturgia, Pastoral Universitaria y de Emigrantes, de importancia relevante en la Diócesis de Getafe, así como diversas iniciativas para afrontar la nueva evangelización. Pertenece a la Comisión Episcopal de Seminarios de la Conferencia Episcopal Española –encargado actualmente de los Seminarios Menores– y a la Comisión Episcopal del Clero. Su lema pastoral es: “Muy gustosamente me gastaré y desgastaré por la salvación de vuestras almas” (2Cor 12,13). El 30 de agosto de 2011 se ha hecho público su nombramiento por el Santo Padre Benedicto XVI como Obispo electo de Cádiz y Ceuta. El 22 octubre ha tomado posesión de la Diócesis de Cadiz y Ceuta.