Mons. Omella: «Toda persona es un fin en sí mismo y objeto de la máxima dignidad»

Barcelona Omella Tribuna BarcelonaEl Arzobispo de Barcelona Mons. Juan José Omella protagonizaba el almuerzo-conferencia-coloquio de Barcelona Tribuna ante personalidades del mundo económico, social, cultural y científico, en este caso, también religioso. Todos ellos asistieron el 8 de junio para escuchar la conferencia del arzobispo titulada «Por una economía con valores al servicio de las personas«.

Economía justa

El arzobispo introdujo la ponencia explicando lo que le inquietaba y le preocupaba de la sociedad, concretamente la barcelonesa, donde hoy en día las tasas de paro se mantienen afectando el futuro de los jóvenes, y donde la posibilidad de tener un trabajo digno no está al alcance de todos. En esta línea, para interpelar a los presentes les pregunto: «¿Que podemos construir todos juntos? Que podemos hacer para generar trabajo digno para aquellas personas que no desean caridad sino justicia?» Pidió a los presentes un nuevo planteamiento de negocio, haciendo un llamamiento para una economía social, que más allá de los beneficios y el poder, ponga en el centro a la persona.

«Dios nos ha escogido para una misión muy especial a todos y cada uno de nosotro -expuso Omella- la de colaborar con Él por un mundo más digno que ponga en el centro la dignidad de una persona«. Insistió en que «ser empresario o estar en la dirección de una empresa implica, también, trabajar para corregir la situación» y pidió a todos «unir fuerzas con los políticos, empresarios e instituciones sociales para reconvertir la situación».

Aportó diferentes aspectos desde el Evangelio y el humanismo cristiano para los cabezas empresariales, financieros, jurídicos, universitarios, y todos aquellos que tienen en sus manos la construcción del territorio velen por el beneficio de las familias, los jóvenes, los más desvalidos y el mundo que nos rodea. «Ser empresario, antes de un significado profesional, tiene un significado humano», dijo el arzobispo, el cual quiso dejar claro que «toda persona es un fin en sí mismo y objeto de la máxima dignidad».

Tolerancia cero

Después de una pausa para comer, se dio paso al turno de preguntas, donde Mons. Juan José Omella respondió a diversas cuestiones, entre ellas, el tema del día respecto al presunto delito de abusos por parte de un laico en la Escolanía de la parroquia de la Sagrada Familia.

En declaraciones posteriores remarcó por parte de la iglesia se muestra con un mensaje claro. En primer lugar, aclaró que se trata de un laico y por lo tanto se tiene que resolver por la vía civil, y que por parte de la Iglesia responde ocn «tolerancia cero». También explicó que, segun lo hablado con el rector de la parroquia, se apartará al presunto abusador de la Escolanía y de la responsabilidad de acompañar a los niños».

Hizo un llamamiento a toda la sociedad a reaccionar ante estos delitos, ya que no sólo afecta a la iglesia, sino también las familias y las escuelas, y hay que tratarlo sin banalizaciones, siempre poniendo a la víctima en el centro.

Siglas del Evangelio

Por otra parte, también se le preguntó sobre la situación actual de Cataluña en que Omella se mostró dispuesto a caminar junto al pueblo secundando el documento de «Arrels cristianes de Catalunya»,  separando la política y la religión. Según dijo,  a la iglesia les corresponde «caminar con el pueblo» y el otro a los políticos, ya que se mostró como un «pastor yo no vengo con las siglas de un partido político sino con las del Evangelio».

(Montse Punsoda – Archidiócesis de Barcelona)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).