La peregrinación de Egeria

SaizMenesesMons. Àngel Saiz Meneses             Durante la II Peregrinación Diocesana a Tierra Santa, que tuvo lugar del 3 al 10 del pasado mes de abril, la guía se refirió en diferentes ocasiones a una ilustre antecesora nuestra que peregrinó el siglo IV: una mujer llamada Egeria. También el arzobispo Rino Fisichella en su libro Los signos del jubileo (ed. Sal Terrae) se refiere a ella como uno de los más famosos peregrinos a la Tierra del Señor al decir: “contamos también con testimonios escritos como el Diario de Egeria, una noble española que en el 386 hizo una peregrinación a Tierra Santa, describiendo las etapas más importantes”. Hay que empezar reconociendo el valor de esta mujer que peregrina a finales del siglo IV, en una  época y unas circunstancias no exentas de dificultades.

En 1887 el historiador italiano Gamurrini descubrió, en un manuscrito de Arezzo, la famosaPeregrinatio Aetheriae (Peregrinación de Egeria) Ciertos indicios sugieren como fecha de su composición los últimos años del siglo IV. Es el relato de una peregrinación que lleva a cabo una mujer, de familia noble, monja en un monasterio, del que acaso fuese la abadesa, que informa de su viaje sobre todo a sus hermanas en religión, a las que se dirige comovenerabiles sorores (“venerables hermanas”). Consigna sus recuerdos para satisfacer un deseo de ellas. El escrito ha sido traducido a numerosos idiomas, entre ellos el catalán, castellano, francés, alemán, ruso, inglés y griego.

Es un documento muy importante por todo lo que describe de cada uno de los lugares que visita. Por otra parte, ofrece mucha información sobre el monaquismo oriental de aquella época. El relato está incompleto. La parte conservada nos muestra a la viajera que, desde Jerusalén va al monte Sinaí y desde aquí vuelve a Jerusalén, que es el centro de su peregrinación, y desde el cual visita otros lugares y países limítrofes como Mesopotamia. Al final, antes de regresar a su Galicia natal, se dirige a Constantinopla, donde redacta la narración de su viaje.

Se considera que era persona culta, con conocimientos de griego, literatura y geografía; era bienestante, pues a menudo es guiada por las autoridades civiles –que ponen a su disposición soldados que la protejan-, por las autoridades religiosas y por los monjes, que le muestran los lugares santos, de acuerdo con las Escrituras. Realmente se anticipa en muchos siglos al espíritu viajero y explorador de los descubridores medievales y renacentistas. Era observadora y detallista y captaba los detalles concretos que para otros podían pasar desapercibidos. De esta manera, su peregrinación resultará una experiencia enriquecedora para ella y para los demás.

Este documento nos interesa por sus detalles geográficos, lingüísticos –del latín tardío- y litúrgicos, pues describe con detalle –como una muy buena periodista- los lugares y las ceremonias sagradas, sobre todo las que se realizan en Jerusalén, en recuerdo de los hechos vividos allí por nuestro Señor Jesucristo. Además del indudable interés cultural de esta famosa – y a veces enigmática- viajera, me interesa destacar sobre todo que su curiosidad tiene un interés profundamente religioso: seguir las huellas de Jesús en los lugares donde discurrió su vida en esta tierra. En este sentido, el testimonio de la virgen Egeria es un modelo para todos aquellos que, con motivo de un Año Santo o en cualquier momento, visitan Tierra Santa.

+ Josep Àngel Saiz Meneses
Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 365 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.