Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío…!

Obispo Perez Pueyo - 02Mons. Ángel Pérez Pueyo          Cuentan que un señor se encontró con su vecino arrodillado en la escalera.

“¿Qué haces?”, le preguntó sorprendido:

“Buscando las llaves”.

Arrodillados los dos prosiguieron la búsqueda infructuosamente.

“Pero, ¿dónde las perdiste?”, comentó el vecino.

“En casa”. “¡Bendito sea Dios! ¿Por qué las buscas entonces aquí?”

“Porque aquí hay más luz”, le replicó ingenuamente.

Lo mismo nos ocurre a los seres humanos cuando hemos prescindido o perdido a Dios en nuestra vida. De nada nos vale, aunque haya más luz en la calle o en el templo, si donde lo perdimos realmente hace años fue en nuestro corazón. Vuelve a tu casa. Encontrarás las llaves que te permiten abrir la puerta de tu corazón. Te sorprenderá descubrir que en él todavía está ese «TÚ» en «TÍ», esperándote pacientemente. Se trata de ese «Otro Corazón», el de Jesús, que sigue latiendo en el tuyo, aunque ni lo notes ni los sepas, porque nunca, nunca, nunca… te olvidó ni te abandonó.

Me emociona comprobar cómo el «Corazón de Jesús» sigue siendo muy amado por nuestro pueblo sencillo. A través de esta tradición, los hijos del Alto Aragón, han sabido expresar con hondura y autenticidad, al igual que tantos místicos o teólogos a lo largo de la historia, el símbolo genuino de la fe, el misterio profundo de la encarnación y de la redención.

A su manera, descubren que desde el horizonte infinito de su amor, Dios ha querido entrar en los límites de la historia, tomando un cuerpo y un corazón, para que podamos contemplar y encontrar el infinito en el finito, el Misterio invisible e inefable en el Corazón humano de Jesús.

Toda persona necesita tener un «centro» en su vida, un manantial de verdad y de bondad al que recurrir ante las contrariedades que la vida le depara. Necesitamos buscar las «llaves» en casa, las que nos permitan abrir nuestro corazón y reencontrarnos con Aquel que nunca dejó de estar en él.

Cada uno de nosotros, cuando se detiene en silencio, necesita sentir no sólo el palpitar de su corazón, sino, de manera más profunda, el palpitar de una presencia confiable, que se puede percibir con los sentidos de la fe y que, sin embargo, es mucho más real y auténtica: la presencia misma de Cristo, corazón del mundo.

Junto al Sagrado Corazón de Jesús os invito también a adentraros en el Corazón Inmaculado de María. Encomendarnos a María es garantía de éxito porque siempre nos remite a Cristo.

Termino estas líneas, -como hiciera el Papa Juan Pablo II en la catedral de Delhi en 1986-, consagrando nuestra Diócesis y a todos sus hijos al Sagrado Corazón de Jesús: Señor Jesucristo, Redentor del género humano, nos dirigimos a tu Sacratísimo Corazón con humildad y confianza. Te damos gracias por lo que eres y haces por esta pequeña grey esparcida por el Somontano, el Sobrarbe y la Ribagorza, el Bajo Cinca, el Cinca Medio y la Litera. Señor Jesucristo, Hijo de Dios Vivo, te alabamos por el amor que has revelado a través de tu Sagrado Corazón, que fue traspasado por nosotros y ha llegado a ser fuente de nuestra alegría, manantial de vida eterna. Al consagrarnos a Ti, los hijos del Alto Aragón queremos renovar nuestro deseo de corresponder con amor a tu misericordia. Señor Jesucristo, Fuente del amor y Príncipe de la paz, reina en nuestros corazones y en nuestros hogares. ¡Que todos proclamemos y demos gloria a Ti, al Padre y al Espíritu Santo, único Dios que vive y reina por los siglos de los siglos! Amén

Con mi afecto y bendición

+Ángel Pérez Pueyo

Obispo de Barbastro-Monzón

 

 

Mons. Ángel Pérez Pueyo
Acerca de Mons. Ángel Pérez Pueyo 111 Articles
- Mons. Ángel Javier Pérez Pueyo, natural de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), nace el 18 de agosto de 1956. Es el segundo hijo del matrimonio (+) Rodrigo Pérez Fuertes (1.III. 1924 – 1.III.2012) y (+) Carmen Pueyo (21.II.1929 – 19.IV-2005). Su hermana, (+) Mª Concepción (19.V.1954 – 27.VII.1998), se queda paralítica cuando tenía catorce meses como consecuencia de una poliomielitis aguda. - A los 10 años de edad ingresa en el Seminario Metropolitano de Zaragoza. De 1966 a 1971 cursa sus estudios de bachillerato en el Seminario Menor. En 1972 pasa al Seminario Mayor donde estudia COU y como es demasiado joven para iniciar los Estudios Eclesiásticos los formadores le recomiendan que inicie la Etapa Introductoria y estudie Magisterio en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Educación General Básica “Virgen del Pilar” que se hallaba ubicada en el mismo edificio del Seminario. En 1974 inicia sus Estudios Eclesiásticos en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). - En 1977 va a Salamanca al Aspirantado “Maestro Ávila”, ¾casa de formación que los Sacerdotes Operarios tienen en España¾, donde cursa los tres últimos años de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Posteriormente realiza estudios de licenciatura en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Civil de Salamanca. - A los 23 años, el día 19 de marzo de 1980, es ordenado sacerdote por Mons. Antonio Vilaplana Molina en Plasencia (Cáceres) donde había sido enviado por los Superiores de la Hermandad para realizar la Etapa de Pastoral como formador y profesor en el Seminario Menor de dicha Diócesis. - Al finalizar el curso 1979/80 es destinado al Seminario de Tarragona. Desde 1980 a 1985 desempeña su labor formativa en el Seminario Menor como responsable de los seminaristas y como tutor y profesor del Colegio-Seminario. - En 1985 es nombrado Rector del Aspirantado Menor de Salamanca. Colabora como profesor y tutor en el Colegio “Maestro Ávila” impulsando el trabajo de pastoral juvenil y vocacional con los alumnos y profesores del mismo colegio. - En julio de 1990, en la XVIII Asamblea General, es elegido miembro del Consejo Central y se le responsabiliza de la Coordinación Pastoral de la Hermandad. Durante este tiempo coordina la preparación y dirección de los Cursos para Formadores de Seminarios que se impartieron en Buenos Aires (Argentina), en Caracas (Venezuela), en Lima (Perú); colaboró en el diseño del Curso para Formadores de Seminarios organizado por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española que se viene celebrando durante el verano en Santander; y colabora como profesor en el Curso para Formadores de Seminarios de lengua española-portuguesa, organizado por la Congregación para la Educación Católica, que se imparte en el Pontificio Colegio Español de San José y en el que participan formadores de diferentes países Lati­noamericanos. En 1994 participa en Itaicí (Brasil) en el I Congreso Continental Latinoame­ricano de Vocaciones. - En julio de 1996, en la XIX Asamblea General es elegido Director General de la Hermandad de Sacerdotes Operarios hasta el año 2002. En 1997 participa en el Congreso sobre secularidad del presbítero diocesano organizado por la Comisión Episcopal del Clero de la Conferencia Episcopal Española. – En julio de 2002, en la XX Asamblea General, celebrada en el Pontificio Colegio Español de San José de Roma (Italia) es reelegido por mayoría absoluta en primera votación. −El pasado 22 de mayo de 2008 la Hermandad ha recibido de la Santa Sede la aprobación como Asociación Sacerdotal de Derecho Pontificio, tal como soñó desde el comienzo Mosén Sol. Y en julio de 2008, por coincidir con el 125 aniversario de la Fundación de la Hermandad y el I Centenario de la muerte del Beato Manuel Domingo y Sol, se celebrará en Tortosa la XXI Asamblea General. – En septiembre de 2008, al concluir su mandato como Director General, es nombrado Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. – El 2 de agosto de 2013 es nombrado Rector del Pontificio Colegio Español de San José en Roma por la Congregación del Clero. – El 27 de diciembre de 2014 es nombrado por el Papa Francisco Obispo de Barbastro-Monzón.