Jorge Oesterheld: "Hace falta lo afectivo para que la gente sienta que desde la Iglesia se comprende, se aprecia y se valora a las personas"

oesterheld-y-papa-1_270x250Jorge Oesterheld nació en Buenos Aires hace 68 años. Se ordenó sacerdote hace 40 y lo de ser periodista le vino después. Compatibiliza dos vocaciones, una va antes que la otra, pero las dos hacen de él un hombre, que en cuanto a comunicación de la Iglesia, tiene las cosas muy claras. Autor de varios libros y uno recién salido del horno, “No basta con un click”. Fue portavoz de la Conferencia Episcopal Argentina y responsable la oficina de prensa durante más de 10 años, allí compartió con el entonces Cardenal Bergoglio, y hoy Papa Francisco, la realidad de una Argentina sumida en”una situación permanente de crisis”. Hoy es hoy es director de la Revista Vida Nueva Cono Sur. Nos habla para Agencia SIC de Comunicación e Iglesia, o de Iglesia y comunicación.

P. ¿Cómo surge la idea de escribir “No basta con un click”? ¿Se lo ha podido entregar al Papa Francisco?¿Sabe si lo ha leído?

R. Se lo entregué al Papa Francisco la semana pasada, cuando pasé por Santa Marta para saludarlo y celebrar misa. Me dijo que lo iba a leer, pero me imagino que tendrá otras muchas que hacer (ser ríe).

El libro refleja los muchos años que le he dedicado a la comunicación en la Iglesia. El periodismo y el sacerdocio siempre fueron mis dos vocaciones, el sacerdocio primero por supuesto. En el libro intento reflejar que no basta solamente con subirnos a las nuevas tecnologías, tenemos que saber qué hacer con ellas. Estar en las nuevas tecnologías con las mismas estructuras mentales, las mismas preocupaciones o el mismo lenguaje de hace 50 años no va a servir de mucho.

P. Fue portavoz durante 15 años de la Conferencia Episcopal Argentina ¿Cómo ve usted el horizonte de la comunicación y las portavocías de las conferencias episcopales europeas?

R. Es un paso adelante que existan esas portavocías, es un camino en el que todos estamos aprendiendo mucho y es muy importante que haya personas preparadas y en condiciones de hablar con periodistas de igual a igual, profesionales que sepan los códigos del periodismo, que no les tengan miedo a los periodistas y que sepan que con el periodismo se puede hablar de todo, sin olvidar que hay periodistas más complicados, obviamente. No tenemos nada que ocultar. Hay que ser muy claro.

P. En su cargo coincidió 10 años con el entonces Cardenal Bergoglio, hoy Papa Francisco ¿La relación con los medios y la comunicación ha sido siempre un punto fuerte para él?

R. La situación es tan diferente que es imposible comparar. Un arzobispo, cardenal y presidente de una conferencia episcopal tiene que representar el pensamiento de más de 100 obispos y estar cuidando la comunión de todo ese episcopado, entonces él con lo que hacía o decía tenía que tener en cuenta a todos sus hermanos obispos. Siendo papa es absolutamente libre para decir y hacer lo que piense y lo que siente, y eso se nota. Ahora se le ve mucho más libre, no porque antes no lo fuera sino por que la situación era completamente diferente.

“¿Cómo se vive una situación de no crisis?, por que en comunicación se vive en situación de crisis mucho tiempo”

P. Siendo usted portavoz de la Conferencia Episcopal Argentina ha tenido que vivir momentos difíciles en el ámbito de la comunicación o la reputación, como por ejemplo cuando se decía que Cristina Kirchner no quería recibir al entonces Cardenal Bergoglio…¿Cómo se supera una crisis así? 

R. A mi cuando me preguntan esto siempre contesto que la pregunta sería ¿Cómo se vive una situación de no crisis?, por que en comunicación se vive en situación de crisis mucho tiempo, y en mi caso, en Argentina vivimos en situación permanente de crisis.

Esa situación exige, que uno tenga plena conciencia de que no es un actor más en la vida pública, uno representa a la Iglesia y se tiene que nota en todo los valores de la Iglesia. Se tiene que hablar con misericordia, con respeto, no tiene que enredarse en discusiones que no sirven de nada, tiene que notarse que hay una diferencia. No tiene que esquivar los problemas sino que tiene que asumirlos y contestar. Tiene que saber también que hay veces que hay que callar, cuando no hay nada que decir, y aceptar las críticas que vienen. Uno no tiene obligación de decirlo todo, o de hablar de todos los temas y si la tiene de ser claro.

P. La evangelización en las redes sociales es una realidad hoy…¿Hay mucho camino que recorrer? ¿En que situación estamos?

R. Estamos empezando en este mundo. Hay un camino larguísimo por recorrer y es un camino extraordinario. Las redes sociales son una plataforma buenísima para la difusión del Evangelio en primer lugar por que en ellas es muy importante el factor afectivo y la transmisión del Evangelio es una transmisión afectiva; en segundo lugar por que las redes sociales exigen relatos más que conceptos y el Evangelio es un relato.

Nosotros venimos de una formación en la que el Evangelio se ha transmitido muy conceptualmente y poco afectivamente. Ahora hay que adaptarse a ese formato afectivo y de relato. Es mucho mejor esto para la Iglesia que lo anterior y hay que aprovecharla, pero todavía hay mucho camino por hacer.

“Lo que paso hace 2000 años tiene una actualidad enorme y el lenguaje en el que se transmitió esto en las primeras comunidades tiene una actualidad absoluta”

P. ¿Entonces es posible transmitir una noticia que ocurrió hace 2000 años con un lenguaje actual, en un medio actual y con unas herramientas actuales?

R. Lo que paso hace 2000 años tiene una actualidad enorme y el lenguaje en el que se transmitió esto en las primeras comunidades tiene una actualidad absoluta. Nos es más difícil transmitir lo que paso hace 100 años que lo que pasó hace 2000.

Con respecto hace 100 años estamos desactualizados, los problemas eran otros, sin embargo con respecto al Evangelio, los problemas son los mismos porque el Evangelio va a lo esencial de la naturaleza humana.

P. “No basta con un click”…¿Qué más hace falta para hacer una buena comunicación y eficaz comunicación dentro de la Iglesia?

R. Todo lo dicho anteriormente, y además tener un lenguaje adaptado a la realidad de este tiempo. Un lenguaje no son solamente palabras, es el tono de voz,  los temas que no son los mismos que hace 50 años, una actitud ante los temas, ante la sociedad, no ponernos ni afuera ni por encima.

Sobre todo hace falta lo afectivo para que la gente sienta que desde la Iglesia se comprende, se aprecia y se valora a las personas y no que se las juzga y se las mira dese lejos.

(Lourdes Artola – Agencia SIC)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37592 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).