Lucas Sagredo: «La Iglesia es crucial en la acogida a los refugiados»

Lucas Sagredo es padre de tres hijos, miembro de la Comunidad de Vida Cristiana en Málaga y el responsable del dispositivo de acogida temporal para personas refugiadas, que CEAR estrena estos días, en parte del convento cedido por las Mínimas en Antequera.

¿En qué va a consistir su labor?

De momento, en organizar la puesta en marcha del centro. Después, en cuidar y gestionar la utilización de las instalaciones en Santa Eufemia, que tan generosamente ha cedido la comunidad de Monjas Mínimas para este cometido humanitario. Coordinaré al personal técnico y de servicios de la casa, así como a las personas voluntarias que se acerquen a colaborar con CEAR en este proyecto. Es un reto que pondrá en juego todas las habilidades y capacidades que pueda desarrollar, pero también es un trabajo muy ilusionante.

¿Cuántos refugiados van a vivir en el convento y cuándo llegarán?

Desde el 25 de mayo, estamos a disposición de las personas solicitantes y beneficiarios de protección internacional que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social nos derive. La capacidad máxima será de 38 personas.

¿Cómo se está preparando su acogida?

Después de la generosa donación de las Monjas Mínimas y las obras de acondicionamiento llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Antequera, CEAR está procediendo a amueblar y equipar habitaciones y zonas comunes. También se está haciendo la selección del personal que va a trabajar aquí y difundiendo el proyecto para que se puedan adherir a él también personas voluntarias. Mantendremos reuniones con las entidades que forman parte de la Coordinadora Antequera Solidaria para presentarnos y empezar a generar las sinergias necesarias con quienes ya trabajan en el ámbito social en la ciudad.

¿Cómo se logra un futuro mejor para ellos?

Están con nosotros una media de seis meses. Más quienes sigan en situación de vulnerabilidad y menos quienes deseen salir antes por contar ya con cierta autonomía. Nuestro trabajo está encaminado para que, al finalizar ese tiempo, adquieran un conocimiento adecuado de nuestro idioma, de sus derechos y deberes en esta nueva comunidad y sean tan autónomos e independientes como sea posible. Ojalá alcancen una estabilidad emocional después de las duras situaciones que han vivido y estén en disposición de trabajar e integrarse en la sociedad española.

La Iglesia de Málaga trabaja intensamente por conseguirlo…

Es crucial. Sólo tenemos que considerar el papel de Cáritas en la puesta en marcha de algunos de los nuevos dispositivos para refugiados de Málaga capital, o la cesión de Santa Eufemia por parte de las Monjas Mínimas a CEAR, sin olvidar la sensibilización que llevan a cabo en sus comunidades educativas los centros de titularidad diocesana y los de congregaciones religiosas radicadas en esta diócesis, o iniciativas como los “círculos de silencio” por los refugiados, a las 20.00 horas los segundos miércoles de mes en la Plaza de la Constitución de la capital, organizados por la Delegación de Migraciones.

(Ana María Medina – Diócesis de Málaga)

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).