El Corazón de Jesús máxima expresión humana del amor divino

vivessiliaMons. Joan E. Vives            El próximo viernes día 3 celebramos la solemnidad litúrgica del Sagrado Corazón de Jesús, que dentro del Año santo de la misericordia debe tener todavía una mayor trascendencia. Y todo el mes de junio está consagrado en la piedad popular a la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Será bueno mantenernos atentos en vivir la confianza en la misericordia del Señor: «¡Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío!». El «Corazón de Jesús» es la sede de la Misericordia del Padre que ha abierto los tesoros infinitos de su Amor y de su indulgencia al hombre. Y por eso es necesaria una actitud de conversión y de reparación, de crecer en el amor. El Papa Francisco ha querido que pusiéramos, en el Corazón de Jesús, a todos los sacerdotes con ocasión de los 160 años de la institución de esta fiesta litúrgica, en 1856, por el Papa Pío IX.

Fue Santa Margarita Mª Alacoque (1647-1690) una humilde monja de la Visitación del monasterio de Paray-le-Monial (Francia), la que recibió del mismo Jesucristo la revelación de los deseos que llenaban su Corazón, y le confió el darlos a conocer a todo el mundo. Fueron revelaciones y apariciones del Señor, para hacerle disfrutar de su amor por ella y por todos, y para hacerle entender cómo le dolía el pecado y que se alejasen de Él. Dios reaccionaba así ante unos tiempos en que reinaba el jansenismo, teoría espiritual rigorista, que veía el pecado por todas partes. Muchas pruebas y enfermedades la prepararon para que se convirtiera en mensajera del Amor redentor de Cristo, y para que enseñara que podemos vivir la devoción y el amor por Jesús, con las obras de misericordia. También enseñó la «hora santa» de adoración al Santísimo Sacramento, que contiene toda la vida y la obra de Cristo.

El Papa Francisco es un enamorado del Sagrado Corazón de Jesús. Él ha dicho que «la piedad popular valoriza mucho los símbolos, y el Corazón de Jesús es el símbolo por excelencia de la misericordia de Dios. No es un símbolo imaginario, es un símbolo real, que representa el centro, la fuente de la que ha brotado la salvación para toda la humanidad». Entre las diversas referencias de los textos evangélicos al Corazón de Jesús, el Papa subraya el relato de la muerte de Cristo, según san Juan (Jn 19,34; 1Jn 5,7-8): Muerto Jesús, un soldado le atravesó el costado con la lanza, y enseguida brotaron sangre y agua. Juan reconoció en aquel signo, aparentemente casual, el cumplimiento de las profecías: del Corazón de Jesús, Cordero inmolado sobre la Cruz, brotan el perdón y la vida. Él es la fuente de la misericordia divina por los pecadores, siempre podemos confiar y acudir a Él.

En este próximo día de la fiesta, el 3 de junio, promovamos momentos de oración o de adoración eucarística por todas las necesidades de la Iglesia y del mundo, pero especialmente roguemos por los sacerdotes, primeros dispensadores de la Misericordia divina. La misericordia de Jesús no es sólo un sentimiento: es una fuerza que da vida, ¡que resucita a la persona! El Evangelio habla de la compasión de Cristo por la viuda de Naín, que estaba a punto de enterrar a su único hijo cuando pasó Jesús (Lc 7,11-17). Esta «compasión» es el amor de Dios por los pecadores, es la misericordia, es decir la actitud de Dios en contacto con la miseria humana, con nuestra indigencia, nuestro sufrimiento, nuestra angustia. La misericordia de Dios da vida al hombre, lo resucita de la muerte. Él nos mira siempre con misericordia, y espera nuestro retorno. ¡No tengamos miedo de acercarnos a Él! ¡Tiene un corazón misericordioso! «¡Dios es pura misericordia!» proclama el Papa Francisco.

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 297 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).