Cumbre humanitaria internacional de Estambul: el Cardenal Tagle urge a transformar el actual sistema de ayuda

logo-caritasPropuestas de Cáritas Internationalis ante la Cumbre

En las propuestas de Cáritas Internationalis ante la Cumbre de Estambul se identifican cinco responsabilidades fundamentales.

Responsabilidad fundamental 1: Liderazgo global para prevenir los conflictos y ponerles fin

–       Cáritas seguirá apoyando y reforzando la implicación de los líderes católicos y religiosos en la prevención de conflictos, la mediación y en las actividades de paz y reconciliación. Cáritas también promoverá la colaboración interreligiosa cuando con ello se pueda incrementar la protección de las personas afectadas por los conflictos.

–       Cáritas fomentará el respeto por la diversidad religiosa y trabajará para erradicar todas las formas de fundamentalismo religioso mediante la defensa del derecho a vivir en paz.

–       Cáritas continuará realizando incidencia política con el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y con los Estados Miembros para la prevención y la resolución de los conflictos.

–       Cáritas abogará firmemente en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas por el fortalecimiento de los derechos humanos de los más vulnerables y por el aumento del cumplimiento del derecho humanitario internacional, especialmente en situaciones de crisis prolongadas. Como componente esencial de la labor de la Confederación de Cáritas, y mediante las acciones concretas de sus miembros a nivel local, regional y mundial, los principales responsables de la toma de decisiones escucharán las voces de aquellos que se encuentren atrapados en crisis humanitarias, influyendo y conduciendo a cambios en las leyes y políticas humanitarias para asegurar una mayor protección de los más vulnerables y prevenir los conflictos.

Responsabilidad fundamental 2: Respetar las normas que protegen a la Humanidad

–       Cáritas se compromete a mantener y reforzar su promoción y aplicación de los principios humanitarios en toda su red, que están en consonancia con la Doctrina Social Católica, la cual constituye la base de la misión de Cáritas en la acción humanitaria.

–       Cáritas se compromete a crear una Confederación de Cáritas más sólida mediante el refuerzo de los conocimientos y la adhesión de sus miembros a las normas internacionales en las respuestas humanitarias –englobadas en los Estándares de Gestión de Cáritas Internationalis– para asegurar la responsabilidad hacia las personas a las que servimos.

Responsabilidad fundamental 3: No dejar a nadie atrás

–       Las personas antes. De acuerdo con la opción preferencial por los pobres, Cáritas siempre ha situado a las personas en el centro se su acción humanitaria, y seguirá haciéndolo, para ayudarlas a reconstruir sus vidas con pleno respeto por su dignidad. Con esto, Cáritas se esforzará para mantener los más altos y profesionales estándares de responsabilidad hacia las personas a las que sirve.

–       Nos comprometemos a defender la igualdad de derechos y responsabilidades de hombres y mujeres y promoveremos la resolución 1.325 del Consejo de Seguridad, que destaca la igual participación y la plena implicación de las mujeres en todos los esfuerzos para la promoción de la paz y la seguridad. También llama a todas las partes a tomar medidas especiales para proteger a las mujeres y las niñas de los abusos sexuales en situaciones de conflicto armado.

–       Abogamos firmemente por la protección de los refugiados y los migrantes, así como por la responsabilidad de los gobiernos de acogida de reconocer y garantizar el derecho a una permanencia segura de estas personas en los países a los que llegan, con un adecuado acceso a una ayuda y a unos servicios seguros y dignos

Responsabilidad fundamental 4: Cambiar las vidas de las personas
desde la distribución de ayuda hasta acabar con las necesidades

–       Cáritas fortalecerá su red de organizaciones mediante el fomento de la capacidad de cada organización para identificar las necesidades y responder a ellas de forma efectiva, desarrollando un liderazgo, unas responsabilidades y unos servicios (de ayuda) específicos. Cada Cáritas nacional será el punto de referencia de otras organizaciones miembro en un determinado país. Esto nos permitirá a su vez empoderar a las comunidades locales para que participen plenamente en la toma de decisiones, así como promover una mayor capacidad de resistencia de las comunidades afectadas.

–       Cáritas se compromete a reducir el impacto de las crisis humanitarias promoviendo programas finalizados a mejorar la preparación y las respuestas ante desastres, y ayudando a las comunidades a diseñar e implementar estrategias adecuadas de reducción de riesgos, incluyendo recursos apropiados para la atenuación de estos.

–       Cáritas se compromete a abogar para que se garantice una efectiva protección (legal) de los trabajadores humanitarios, de conformidad con el derecho humanitario internacional y con la ley de derechos humanos.

Responsabilidad fundamental 5: Invertir en humanidad

Cáritas reconoce, valora y apoya a las organizaciones locales, profundamente arraigadas en las comunidades locales, en lo que respecta a la respuesta humanitaria y se compromete por tanto a fortalecer el liderazgo local y a invertir más en las capacidades locales. Nos comprometemos específicamente a:

–       Fomentar iniciativas finalizadas a mejorar la colaboración y la coordinación efectivas, facilitando el aumento del acceso directo a los recursos para que los miembros nacionales y locales puedan apoyar las acciones a nivel comunitario.

–       Apoyar a los miembros locales para reforzar la implicación en la acción humanitaria dentro del país.

–       Poner en armonía y simplificar las herramientas y los procedimientos de emisión de informes e invertir más en el refuerzo de las evaluaciones de necesidades y los mecanismos de llamamiento conjuntos.

–       Ser transparentes sobre el coste completo de la acción humanitaria, incluidos los recursos que transferimos a nuestros miembros.

–       Aceptar las transferencias de efectivo como una herramienta humanitaria práctica. Nos comprometemos a emplear o facilitar el uso de dinero en efectivo en la respuesta humanitaria siempre que sea factible y adecuado.

–       Invertir en garantía de calidad para manifestar nuestra adhesión a los estándares humanitarios y las buenas prácticas, incluida la forma en la que demostramos nuestra responsabilidad para con los afectados por las crisis, de conformidad con los Estándares de Gestión de Cáritas Internationalis.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).