Mons. Cerro Chaves: "Solo la Eucaristía y la reconciliación nos pueden llevar a todos a vivir con “entrañas de misericordia”"

Coria-Cáceres Mons. Francisco CerroDentro del programa de Formación Permanente para el Clero Diocesano, el Obispo de la Diócesis de Coria-Cáceres, Mons. Francisco Cerro Chaves, impartió una conferencia en el Obispado de Plasencia. Trató el tema “El sacerdote apostol de la misericordia”. Cumpliendo con el objetivo de este curso de acoger y profundizar distintos temas sugeridos por el Papa Francisco en la bula Misericordiae vultus; temas que abarcan aspectos teológicos, éticos, sociales y pastorales relacionados con la misericordia.

¿Cómo los sacerdotes hoy sirven a la misericordia del Padre en un mundo necesitado de amor?

Los sacerdotes son las expresión de la Misericordia del Señor, de su Corazón Misericordia del Señor, de su Corazón Misericordioso que supo perdonar. Su manera más plena de ejecutar la misericordia con el pueblo de Dios es la celebración de la Eucaristía y el perdón de los pecados. Solo la Eucaristía y la reconciliación nos pueden llevar a todos a vivir con “entra ñas de misericordia” y a servir a los más pobres de los pobres que son los que no han conocido el Amor de Dios y, por lo tanto, no han experimentado en sus vidas el ser amados de verdad. Mi trato con los sacerdotes me ha llevado a la convicción de que solo quien ha vivido en su propia carne y experimentado la Misericordia de Dios es capaz de transmitirla a toda la Humanidad, especialmente a los que viven en todas las periferias geográficas y existenciales, como apunta el Papa Francisco.

¿Cómo ejercen los sacerdotes la misericordia divina?

Especialmente, en el sacramento de la reconciliación, en la confesión, donde podemos experimentar el Amor total y gratuito de Dios que, cuando perdona, crea un corazón nuevo. Ser misericordioso debe ser el estilo propio de amar de todo sacerdote que sea capaz de ofrecer, de forma continua e incansable, la Misericordia del Señor a través de la Palabra de Dios y con una vida profundamente pobre y evangélica.

¿Es lo mismo ser culpable que pecador?

La Iglesia siempre nos ha invitado a recorrer el camino de sentirnos pecadores. Así iniciamos la Eucaristía cada día. Experimentarse pecador amado por Dios es una gracia que nos abre a ser misericordiosos con los hermanos. La culpabilidad no es sana. No se debe recorrer este camino de la culpabilidad, ni siquiera dar un paso en ella, porque conduce inexorablemente a la desesperación y, en los casos más graves, a la autodestrucción. Sentirse pecador es vivir en la verdad, nos lo recuerda San Pablo: “quien dice que no ha pecado es un mentiroso”. Asentarse en la culpabilidad, en el fondo, es no creerse redimido y perdonado por la sangre de Cristo.

¿Se puede hablar de misericordia sin ser misericordiosos?

No se puede hablar de Misericordia si uno no reconoce que el Señor ha sido misericordioso con él y si uno no ha vivido en la paz que produce el perdón de Dios que no tiene límites. Hablar de algo, en teoría, denota que le falta algo de verdad y convicción. Cada día podemos experimentar la Misericordia de Dios que nos espera con su ternura y nos invita a ser misericordiosos como el Padre

(Diócesis de Plasencia)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).