1 de mayo, Pascua del Enfermo

Albacete Día del enfermoLa celebración de la Pascua del Enfermo tendrá lugar, como todos los años, el VI domingo de Pascua, que este año coincide con el día 1 de mayo. En esta ocasión, el lema elegido por la Conferencia Episcopal Española para la campaña lleva por título “María, icono de la confianza y del acompañamiento”, con el lema bíblico “Haced lo que Él os diga” (Jn.2,5).

María es aquella que confía plenamente en Jesús y nos ayuda a confiar, cuando tenemos dudas o miedos, en Él. María, es una Madre que: o tiene sus ojos atentos a las necesidades de los demás; o un corazón materno lleno de misericordia; o unas manos que quieren ayudar, como las de Jesús que tocaban a los enfermos y les curaba; o y que nos protege siempre. María también es ejemplo de servicio (ella embarazada se pone en camino a servir a Isabel), de intermediadora para que Dios (Encarnación) o Jesús (Caná) actúen, y de saber “estar” al pie de la cruz (del sufrimiento y la muerte). En esta fecha se celebrará también en nuestra catedral el Jubileo de los enfermos, voluntario y profesionales sanitarios.

A continuación, se adjuntan los materiales para celebrar esta jornada:

La Pastoral de la Salud en la diócesis de Plasencia

Iglesia en Plasencia, la publicación quincenal de la diócesis, ha publicado con un fin divulgativo el armazón sobre el que se apoya la Pastoral de la Salud. Desde el Secretariado de Pastoral de la Salud, se trabaja con las parroquias (sacerdotes, religiosas y agentes –visitadores– de pastoral de la salud), profesionales sanitarios… intentando llegar a aquellas parroquias, centro de mayores y hospitales donde su presencia es pequeña o nula. Por eso ofrecen formación e información para comprender y relacionarse con el complejo mundo de la salud y la enfermedad. La gran mayoría de los grupos parroquiales de la diócesis están trabajando desde tres horizontes que abarcan el mundo de la salud: La prevención, la curación y la rehabilitación.

La prevención: buscar promover hábitos y estilos de vida saludables, familias que vivan la comunicación abierta, comunidades sanadoras donde las personas se preocupen unas por otras, ambientes donde se cultive el respeto de unos con otros.

La curación: activar todos los recursos (médicos y terapéuticos) para brindar esperanza y sanación a las personas afligidas por distintas fragilidades: físicas (enfermedades crónicas, terminales), mentales (enfermedades psíquicas), sociales (marginación, soledad, aislamiento…), espirituales (pérdida de objetivos, del sentido de la existencia, desesperación, etc.).

Esto es importante. Pero el cuidado no debe limitarse a resolver los problemas físicos, deteniéndose únicamente en el aspecto biológico; el cuidado debe centrase en las necesidades cognitivas (preocupaciones, preguntas, necesidad de información), sociales (implicación de la enfermedad para la familia a nivel práctico, profesional y econó- mico), psicológicas (actitudes, reacciones y sentimientos desencadenados), espirituales (valores, dimensión religiosa y espiritual) de las personas asistidas.

La rehabilitación: importante es nuestros días, porque se reduce el tiempo de hospitalización y aumenta el tiempo en el que las familias tienen a su cargo el cuidado de los enfermos. La rehabilitación tiene que ver con los desafíos que conlleva el seguir acompañando a las personas tanto en su domicilios como en las instituciones (residencias de ancianos, centros de día).

La rehabilitación requiere el acercamiento interdisciplinar, para asegurar la continuidad y globalidad del cuidado. Un momento excelente de acompañamiento al enfermo grave y a su familia está representado por el programa de los cuidados paliativos, que presta atención tanto en el duelo anticipado como al apoyo a los familiares en el duelo después de la muerte de un ser querido.

Objetivos marcados

-Reflexionar, profundizar y seguir el Plan Pastoral Diocesano y de la Conferencia Episcopal Española.

-Seguir en la sensibilización, formación y celebración de la fe en el entorno del enfermo.

-Acompañar y profundizar en la asistencia religiosa en los hospitales y centros de asistencia.

-Saber transmitir y vivir la fe en Jesús en comunión con la Iglesia, en el ambiente sanitario.

-Crear, cuidar y potenciar los equipos parroquiales y de zona de Pastoral de la Salud.

-Fomentar encuentros y momentos de oración en y desde la enfermedad.

-Realizar un curso de capacitación en el cuidado de Pacientes paliativos.

-Hacer de Pastoral de la Salud un lugar, espacio de encuentro, acogida: personal y comunitaria; humana y espiritual, que nos lleve a una sensibilización, orientación, formación y revisión en esa circunstancia de la vida (la enfermedad y la muerte), en el entorno al Evangelio y al Magisterio de la Iglesia. Cuidar la celebración Eucarística y los Sacramentos en la enfermedad.

Voluntariado del Enfermo

La vida de todo cristiano por el hecho de seguir a Cristo y de intentar seguir el mandamiento del amor, debe ser la de un voluntario que por amor se compromete en servir a los demás, en tareas eclesiales, de ayuda a los más necesitados, atención de enfermos, visitadores de enfermos, etc.

Tareas en parroquias

-Grupo de agentes de pastoral, en las parroquias establecen las pautas de actuación para el trabajo de estos grupos, que existen en casi todas las parroquias de nuestra diócesis.

-Acompañamiento al enfermo y la familia en sus domicilios, residencias, hospitales.

-En muchas parroquias existen los Ministros Extraordinarios de la Comunión, que integran a los enfermos en la comunión parroquial.

-La Diócesis de Plasencia tiene un acuerdo con el Servicio Extremeño de Salud, dentro del Plan del Voluntariado en Cuidados Paliativos, donde agentes cualificados, acompañan al enfermo terminal y a la familia. Q

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).