Del resentimiento a la paz

Mons. Cerro ChavesMons. Francisco Cerro           Mucha gente de nuestro tiempo vive con un corazón herido que se traduce en un resentimiento. Son personas que parece que siempre te perdonan la vida. No son capaces de integrar, de asumir los golpes que nos ha dado la vida. Siempre recuerdo una entrevista al cardenal Suquía, arzobispo de Madrid: Ante la pregunta de con qué personaje se sentía hoy identificado, respondió con sabiduría y con sentido de humor: “Me siento boxeador. ¿En qué sentido? En que creo que los golpes que he recibido, que no son pocos, los he encajado bien como un buen boxeador. No he vivido nunca con resentimiento porque he sabido encajar los golpes que nos ha dado la vida”. Vivir con resentimiento es la antesala de la muerte. Sí, asumid los duros golpes de la vida y, como don de Dios, asumid con paz todo lo que no nos haya hecho bien, respondiendo con bien al mal, pasando del resentimiento a la paz.

Vivir con resentimiento son las células de una muerte anunciada. El mayor mal que nos pueden hacer es quedarnos con el cáncer del resentimiento, que no nos hace bien y no nos hace felices ¿Puede hacer feliz a alguien que no lo es? ¿Puede transmitir paz quien la tiene escasa? Es necesario volver a un corazón que no deje espacio a un resentimiento que mata. La amargura es mala consejera. Sin la paz, el agua turbulenta no nos deja ver el fondo.

Os propongo tres claves muy sencillas para no dejar entrar en el corazón ningún tipo de resentimiento, que paso a paso nos lleva a la amargura del alma.

1. Contemplar a Cristo en la Eucaristía. La adoración perpetua es el laboratorio donde se fragua la auténtica y perenne paz del corazón. Sin adoración no existe agradecimiento. No se puede expulsar el resentimiento que tanto alimento y que llega en un momento en que se vuelve contra mí, sin saber que se me pasa la vida, que es demasiado corta para instalarse en la amargura del resentimiento. Toda una vida con amargura es insostenible.

2. El verdadero olvido de sí. No existe santidad ni vida plena sin un auténtico olvido de sí, que es la única manera de no tenerse demasiado en cuenta a sí mismo. Una persona que, dejándose llevar de su egoísmo y de su sentido de soberbia, no potencia el olvido de sí, el resentimiento acampará en ella con raíces de tristeza.

3. El comenzar a vivir con un estilo de agradecimiento. Quien no agradece siempre está resentido. Quien no sabe todo lo que ha recibido no vive cantando la alegría de estar vivo. El estilo que el Señor nos propone es vivir convencidos de que, cuando el agradecimiento nos lleva a mirar la vida con “otros ojos”, la mirada de la fe, nuestra vida se convierte en vivir la alegría del Evangelio a la que nos convoca el papa Francisco.

† Francisco Cerro Chaves,

Obispo de Coria-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 176 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.