Amos de preferencia

mons_martorellMons. Julián Ruiz Martorell                Queridos hermanos en el Señor:

Os deseo gracia y paz.

El Cardenal Albert Vanhoye, en su libro “Acoger el amor de Dios”, presenta una reflexión sobre la “indiferencia” propuesta por san Ignacio de Loyola.

Leemos en la anotación 23 de los “Ejercicios Espirituales”: “es menester hacernos indiferentes a todas las cosas criadas, en todo lo que es concedido a la libertad de nuestro libre albedrío, y no le está prohibido; en tal manera, que no queramos de nuestra parte más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta, y por consiguiente en todo lo demás; solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que somos criados”.

San Ignacio de Loyola propone hacernos indiferentes a la salud y a la enfermedad, a la riqueza y a la pobreza, al honor y al deshonor, a la vida larga y a la vida corta, etc., de modo que podamos elegir lo que nos conduce al fin para el que hemos sido creados. Todo ha de ayudarnos para “alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor”; es decir, amar a Dios sobre todas las cosas.

La indiferencia no se refiere a las personas, sino a las situaciones en las que vivimos: salud o enfermedad; riqueza o pobreza; honor, entendido como valoración, reconocimiento y estima; deshonor en el sentido de oprobio o menosprecio; podemos vivir muchos años o una vida corta, como un libro abreviado o una breve narración infantil (es el caso de los niños que mueren prematuramente o de aquellos a los que se impide vivir).

No podemos ser indiferentes ante las personas, que llevan impresa la “imagen y semejanza” del Creador. Jesucristo se identifica con los que denomina “mis hermanos más pequeños” (Mt 25,40).

La genuina actitud cristiana consiste en no preferir nada al amor que viene de Dios. Más que de indiferencia, se trata de preferencia. Se es indiferente a todas las demás cosas para preferir el amor generoso. El amor que viene de Dios nos impulsa a amar, con Dios, a las otras personas. Así pasamos del amor recibido y agradecido al amor ofrecido y compartido.

Hemos de descubrir el sentido del caminar hacia el amor. Cualquier circunstancia puede ser aprovechada como ocasión para acoger el amor y como oportunidad para compartir el amor. Dios, que es amor, nos quiere llenar de su amor y desea inspirar en nosotros un amor generoso.  A la riqueza, el honor y la soberbia se oponen la pobreza actual, los oprobios y menosprecios y la humildad. Según afirma la Exhortación apostólica “Evangelii gaudium”, la cultura globalizada actual nos ofrece valores y nuevas posibilidades, pero también puede limitarnos, condicionarnos y enfermarnos. Por eso, necesitamos “lugares donde regenerar la propia fe en Jesús crucificado y resucitado, donde compartir las propias preguntas más profundas y las preocupaciones cotidianas, donde discernir en profundidad con criterios evangélicos sobre la propia existencia y experiencia, con la finalidad de orientar al bien y a la belleza las propias elecciones individuales y sociales” (EG 77).

Le pedimos al Señor que nos conceda conocimiento de los engaños del enemigo y ayuda para guardarnos de ellos, y conocimiento de la vida verdadera que muestra Jesucristo y gracia para imitarle.

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

+Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Jaca y de Huesca

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 338 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.