El Papa Francisco en Lesbos: «La visita no podía llegar en un momento más importante»

ANSA970403_LancioGrandeAntes del importante viaje del Papa Francisco a Lesbos en Grecia este sábado 16 de abril hablamos con Amaya Valcarcel del Servicio Jesuita a Refugiados quien nos explica la importancia de este viaje papal:

“En estos momentos en que cientos de miles de personas arriesgan sus vidas al tratar de ponerse a salvo en Europa, el Servicio Jesuita a Refugiados se congratula ante la visita del Papa Francisco a la isla griega de Lesbos: un importante punto de tránsito para corroborar la situación de emergencia de los refugiados y la necesidad de cooperación internacional. Después del controvertido acuerdo reciente de la Unión Europea que permite la devolución a Turquía de los refugiados y migrantes que llegan a las costas griegas, la visita del Papa no podía llegar en un momento más importante ya que dicho acuerdo viola el derecho internacional y el principio de no devolución de personas en necesidad de protección”.

“Recordemos que el 88% de las personas que llegan a Grecia provienen de países en conflicto armado o que sufren persecución, hablamos de Siria, de Iraq, de Afganistán. Para muchos estas costas son los únicos símbolos de esperanza esto lo dice el cardenal Vegliò, el presidente del Consejo Pontificio para la atención de migrantes”.

“En estos momentos en los que las devoluciones parecen ser la solución que está aplicando la Unión Europea, esperamos que la visita del Papa no sea sólo un símbolo de esperanza para los refugiados, sino un impulso concreto para que el Gobierno Griego y otros Estados Europeos hagan realidad esas esperanzas y esa justicia”.

“La presencia del Papa entre los prófugos en este momento tan importante es un mensaje de justicia y de esperanza. Y es un mensaje, creemos, que comparte el dolor de estas personas, te mete en las heridas de la historia, en las heridas de la guerra. Nadie opta por una vía tan arriesgada para abandonar su país, a menos que tenga que hacerlo, nosotros desde el Servicio Jesuita a Refugiados vemos a personas de 80 años y más, a personas en sillas de ruedas, quieren ver si tienen la suerte de escapar de una situación de muerte y decir que son inmigrantes económicos y prohibirles cruzar las fronteras es simplemente cerrar los ojos a problemas que existen desde hace muchos años”.

“El Servicio Jesuita a Refugiados cree que el camino que debe seguir Europa es que los gobiernos garanticen el acceso a la protección internacional a las personas que lo necesitan, es decir, Europa -y esto lo decimos con muchas organizaciones cristianas- Europa tiene que crear mecanismos seguros y legales de acceso a los países. El número de un millón de personas que entró el año pasado en Europa es gestionable entre los 27 países de la Unión, es perfectamente gestionable si se crean estos canales seguros de entrada, canales como el reasentamiento de personas, canales como la reunificación familiar o los visados humanitarios”.

El Papa ha pedido que lo acompañemos con la oración…

“En un gesto profundamente ecuménico el Papa dijo: iré con mis hermanos, el Patriarca de Constantinopla Bartolomé y el Arzobispo de Atenas y de toda Grecia, Jerónimo, para expresar cercanía y solidaridad tanto a los prófugos como a los ciudadanos de Lesbos y a todo el pueblo griego, tan generoso en la acogida”.

¿Y este viaje precisamente es una invitación a la solidaridad?

Y una invitación a la acogida, la acogida es un valor profundamente evangélico que el Papa nos recuerda con esta visita. Acoger significa estar abiertos a posibilidades nuevas, acoger significa acoger a Jesucristo también, lo vemos a lo largo de toda la historia de la salvación, en el Evangelio hay momentos muy importantes en los que Jesús nos invita a acoger y a sorprendernos a los frutos de esa acogida”.

(Mercedes De La Torre – Radio Vaticano)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41895 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).