Francesc Torralba: "La clase de religión desarrolla múltiples funciones en el proceso formativo de una persona"

Oviedo Francesc TorralbaLa editorial Edelvives –con su director de relaciones institucionales, Juan José Echevarría al frente–, la Delegación diocesana de Enseñanza y Escuelas Católicas de Asturias, han traído a Oviedo el encuentro “In and out. De la interioridad a la exterioridad”. Una jornada de formación dirigida a docentes, que se ha desarrollado ya en otras ciudades de España, y que en esta tarde del jueves 14 de abril tendrá lugar en el salón de actos exterior del Seminario, a las 17:15 horas. Sus protagonistas, la periodista y escritora M.ª Ángeles López Romero, y el filósofo y teólogo Francesc Torralba, autor de varios libros como el último, “Pasión por educar” (Ed. Edelvives), a quien entrevistamos a continuación:

En sus 25 años de experiencia como educador, habrá sido testigo de una evolución en este sector. ¿Cómo lo valora?

En efecto, a lo largo de este período he observado todo tipo de metamorfosis en la esfera educativa. Han cambiado los escenarios, los sistemas educativos, los actores, también el sistema de valores vigente en la sociedad, sin embargo, hay algo que subsiste y que permanece más allá de todas estas transformaciones, a saber, la educación entendida como un encuentro entre el educador y el educando. Este encuentro puede tener lugar en entornos muy distintos, pero la acción educativa, más allá de las transformaciones contextuales, persiste en su finalidad: edificar personas y transformar el mundo.

¿Cómo describiría al docente del siglo XXI?

Si tuviera que identificar el arquetipo, el modelo de educador en este contexto social, cultural y religioso en el que nos hallamos, me parece esencial subrayar tres cualidades básicas: a. Capacidad de adaptación al cambio, a la transformación e innovación tecnológica, b. Capacidad de identificación de lo esencial que debe transmitir, pues en un contexto de exceso de información, requiere capacidad de discernimiento y, finalmente, c. Capacidad de cooperar activa y responsablemente con los otros miembros de la comunidad educativa, tanto de la esfera escolar como familiar.

¿Y al educando?

El educando se ha transformado vertiginosamente durante este cuarto de siglo. Lo que se espera de un educando en el siglo XXI es, en primer lugar, que tenga voluntad de aprender, deseo y curiosidad por adquirir nuevos conocimientos, destrezas y habilidades; en segundo lugar, que tenga capacidad para desarrollar proyectos con otros y forjar vínculos de calidad y, finalmente, que tenga capacidad para discernir qué es lo que puede aportar en el conjunto de la sociedad a partir de un debido conocimiento de sí mismo.

Usted ha mencionado que hay valores que deben permanecer en el ámbito de la educación, y más en esta sociedad “de la volatilidad”. ¿A cuáles se refiere?

El reto de la educación radica en adaptarse a la época presente, lo cual requiere de ductilidad y de flexibilidad, pero, simultáneamente, debe poder transmitir esos valores que son perennemente válidos más allá de los cambios culturales y sociales. Las virtudes cardinales (justicia, fortaleza, templanza y prudencia) son, por ejemplo, hábitos que perfeccionan al ser humano y no sólo en pasado, también en el presente, pues son cualidades intangibles que son permanentemente válidas.

¿Qué cree que justifica que la asignatura de Religión esté presente en el currículum de los alumnos en la escuela, pública, concertada y privada?

La denominada clase de religión desarrolla múltiples funciones en el proceso formativo de una persona. Uno, quizás el más esencial, ofrecerle herramientas conceptuales para comprender lo que ha sido nuestra historia cultural, social, política, económica y religiosa a lo largo de más de dos mil años.

¿La Iglesia tiene un modelo educativo que ofrecer a la sociedad hoy?

En la comunidad eclesial subsisten proyectos educativos de naturaleza distinta que se inspiran en diferentes carismas que han ido emergiendo a lo largo de la historia, sin embargo, más allá de esta rica pluralidad interna que hallamos en las distintas instituciones que se amparan dentro de la Iglesia, como pueblo de Dios, existe una constante que es esencial no olvidar: la educación es un servicio que tiene como centro de gravedad al educando y que aspira a su pleno desarrollo (físico, psíquico, social y espiritual).

(Arzobispado de Oviedo)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).