Salir, tender puentes, el ADN de la dominicos en Asturias

Salamanca Año Jubilar dominicoDurante todo un año, los dominicos en Asturias llevarán a cabo un programa de actividades, que dará comienzo el lunes, para celebrar su Año Jubilar, con motivo de los 800 años de la Orden de los Predicadores.

Con el lema “Enviados a predicar el Evangelio”, la Orden de Predicadores (Dominicos) se encuentra celebrando un año jubilar, que conmemora la publicación de las Bulas promulgadas por el Papa Honorio III, hace ahora ocho siglos, por las que se confirmaba la fundación de la Orden, en el año 1216.

Han sido ocho siglos de intensa vida de una larga familia dominicana entre los que se encuentran frailes, monjas, hermanas y laicos. Todos ellos con un espíritu en común –el que heredaron de Santo Domingo–, y que dio como resultado centenares de santos y beatos para la Iglesia universal.

Los frailes dominicos, en Asturias, han tenido también una larga historia que continúa hoy, tras casi quinientos años de estancia en la diócesis. Son muchos los nombres que resuenan en la memoria de hombres excepcionales, como el padre Gafo, o el único santo asturiano reconocido hasta el momento, san Melchor de Quirós. Sin embargo, para los dominicos en la diócesis, el objetivo de este año no pretende “recrearse en la memoria de la Orden”. Así lo afirma fray Ricardo Aguadé, OP, prior de la comunidad en Asturias: “Hay que mirar lo que hubo, para coger impulso, para ser fieles y saber de dónde venimos, pero no es éste el objetivo, sino que lo vemos más como una oportunidad para ver qué podemos hacer hoy como dominicos en Asturias”.

Con este planteamiento, desde la Orden y para toda la sociedad asturiana, ha nacido un nuevo espacio social. Se trata de un proyecto llevado a cabo conjuntamente entre la comunidad de frailes dominicos, en colaboración con la parroquia de Santo Domingo de Guzmán, y el colegio Santo Domingo de Guzmán de Oviedo. El proyecto se inaugurará este próximo lunes, 11 de abril, a las ocho de la tarde, con la primera conferencia del Ciclo “Luz y Palabra. 800 OP”, que pronunciará fray Javier Carballo Fernández, OP, con el título “Renovar la predicación: fidelidad y creatividad”.

El nuevo espacio social, que verá la luz este lunes, aún no tiene nombre, algo que no ha sido prioritario de momento y que pronto quedará decidido, pero sí se tiene claro que está abierto a las necesidades de la ciudad, y concretamente, del barrio. Se encuentra ubicado en los terrenos de la parroquia, y es un espacio cedido por los frailes, restado a lo que era su comunidad. “Dinero no tenemos, pero espacio sí, y eso es lo que podemos aportar”, señala el párroco, fr. José Antonio Rodríguez, OP.

“Este nuevo espacio social tiene tres vertientes –señala por su parte el prior–. Por un lado, cuenta con un salón de actos porque queríamos que pudiera ser útil en el diálogo fe-cultura, entendiendo cultura en un sentido amplio a nivel social, artístico, musical y hasta político en la ciudad”, describe.

“Por otro lado, nos parece muy importante el plano social –añade–. Hay ciertos colectivos que están muy tocados por la crisis, y nosotros, por el colegio y la parroquia tenemos contacto con familias y sobre todo con niños y adolescentes que sabemos que lo están pasando mal económicamente, y por eso hemos ideado la iniciativa “desayunos solidarios”, que ya venimos llevando a cabo, colaborando con otras instituciones, y que queremos implantar abriéndolo al barrio”. Una colaboración que quiere ir creciendo en función de las necesidades que se planteen con el tiempo y la cercanía a las personas: “No crear nosotros las necesidades, sino a partir de lo que vayamos detectando, podemos ir adaptándonos”, señalan los religiosos. Por eso, el espacio que los frailes dominicos han donado, y que a partir de la próxima semana tendrá la puerta abierta, por la calle Fernando Alonso, será “un espacio polivalente”. Que pueda usarse “tanto para una charla, como para un concierto, un recital de poesía, un grupo que viene de convivencia, los desayunos solidarios o actividades de tiempo libre”.

Las personas implicadas en la vertiente más social de este espacio serán aquellos relacionados con la parroquia y el colegio, que podrán colaborar de manera voluntaria, “para potenciar la solidaridad y la forma de entender la fe como un compromiso”, explica el Prior de la comunidad.

En este sentido, entrarán en juego especialmente los grupos de jóvenes de la parroquia y el colegio vinculados a lo que se conoce como el “Movimiento juvenil dominicano”: un grupo internacional, que cuenta en España con varias comunidades y algunas se encuentran en Asturias. Son, en total, alrededor de treinta y cinco jóvenes que funcionan con cierta autonomía, con sus propias estructuras, vinculados al carisma dominicano en su manera de vivir y celebrar la fe. Al mismo tiempo, se plantea como un lugar “abierto, donde puede acudir gente también sin ningún tipo de planteamiento religioso pero que pueda entrar en contacto, conocernos y dialogar”.

Porque sobre el diálogo se construye mucho de lo que hoy quiere ser la Orden de los Predicadores. “Es imposible que nos planteemos nuestra forma de vivir de la misma manera que en los siglos XIV o XV, aunque sólo sea porque hay otras maneras y otras demandas hoy en día”, señala el padre Aguadé. “En el último capítulo provincial, donde hemos unificado todas las provincias de España en una sola, nos preguntábamos qué era lo que nos demandaba hoy a los dominicos la sociedad, y cómo, conservando nuestros elementos constitutivos, inventarnos nuevas maneras de llegar a las personas: una de esas maneras, entendemos que es con el diálogo. Siempre desde nuestra identidad, sin imponer, con un lenguaje comprensible. Ése es un poco el ADN de la Orden: salir, tender puentes. Fue también una de las características de santo Domingo”.

Pero dentro de este planteamiento, no se escapa lo esencial: “estar enamorado de Jesucristo”, tal y como afirma el párroco de Santo Domingo de Guzmán, el padre José Antonio Rodríguez. “Es lo primero, saber que esto tiene que ver con el Evangelio, con el Reino de Dios, no con otra cosa”, y en segundo lugar, “estar muy abierto y enamorado de la gente”. En este sentido, desde la Orden de Predicadores encuentran una feliz coincidencia vivir su octavo centenario con el Año de la Misericordia, porque, según afirman, si hay una palabra que define a santo Domingo, ésta es la “compasión”: “nos ha venido muy bien que el Papa Francisco haya dicho que si no se tiene entraña, no hay nada que hacer”, porque “el espíritu de la Orden nos llama a encontrarnos con la gente y amarla, desarrollando cada uno nuestra labor particular, de trabajo, de investigación, en las misiones o en la docencia, por ejemplo”, afirma.

El nuevo espacio social tiene ya programadas numerosas actividades en torno al 800 Jubileo de la Orden, además de la que tendrá lugar el próximo lunes.

En el mes de mayo, concretamente el día 28, a las 12 del mediodía, se celebrará una Eucaristía conmemorativa del Jubileo para toda la diócesis, que estará presidida por el Arzobispo de Oviedo, Mons. Jesús Sanz.

Además, entre otras actividades, toda la familia dominicana que vive y trabaja en la diócesis, religiosas, laicos y frailes, se concentrará el 4 de junio en el Monasterio de las monjas Dominicas de Cangas de Narcea, contemplativas, para celebrar unidos este gran aniversario.

(Arzobispado de Oviedo)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).