Mireille Al Farah: "La presencia de los cristianos en Oriente es fundamental para la paz"

Menorca Mireille Al FarahMireille Al Farah (Damasco, Siria 1980). Ella es una cristiana católica Siria, del greco-melquita, vino a España, a Barcelona, para hacer un Máster y después estalló la guerra en su país y nunca pudo volver debido a los conflictos y persecuciones que se sufre en Siria. Actualmente reside en Ginebra. Recientemente ha estado en Menorca Invitada por «Justicia i Pau/Menorca».

¿Cuál es la situación de los cristianos en Siria ahora mismo?

Entramos en el quinto año de la guerra, una guerra que afecta a todos los sirios. La situación de los cristianos en Siria es muy peligrosa, ser cristiano en muchas partes en Siria ahora significa la muerte. Antes se podía vivir nuestra fe y declararla de forma libre y sin miedo, ahora en las partes controladas por los rebeldes armados o por los diferentes grupos islamistas sobre todo el grupo terrorista Jabhat al-nusra o el grupo terrorista ISIS, los cristianos tienen que abandonar su fe, convertirse al islam o les matan. Tenemos muchos mártires.

También hay muchos casos de secuestro, de violaciones y de tortura. Hay dos obispos secuestrados además de otros fieles que no se sabe nada de ellos. También a las mujeres y niñas las utilizan como esclavas sexuales. Pero aparte de todo esto, hay una crisis humanitaria que vive todo el pueblo sirio, no solamente los cristianos. Según los expertos hay más de 3 millones de niños sirios que están sin acceso a la educación.

Siria. Un conflicto de más de cuatro años. ¿Es posible entablar un diálogo para conseguir acallar las armas y restablecer la paz?

Todo es posible. El 27 de febrero de este año se ha empezado un alto el fuego, que no incluye a ISIS ni a Jabhat al-nusra, pero ya es algo. No sabemos cuánto tiempo va a durar pero es el primero desde hace muchos años y la gente quiere que vuelva la paz.

Creo que todos estamos cansados y hemos perdido mucho, la solución está en dialogar y acercar los puntos de vista. Personalmente creo que los occidentales tienen que presionar a sus gobiernos para limitar la fabricación y venta de armas. Muchos países siguen vendiendo armas a los rebeldes y a los terroristas de ISIS, de forma legal o en mercado negro. Otra cosa es la compra en mercado negro del petróleo sirio, controlado ahora por los islamistas.

¿Cuál es la situación de los refugiados en los países o lugares en que se os acogen?

Sinceramente en mi caso y el caso de mi familia hemos tenido mucha suerte, hemos podido conseguir un estado de residentes en España y la verdad es que la gente en Barcelona nos acogió siempre muy bien y con mucho cariño. Conocidos están en estado de refugiados, su situación es muy triste. Los sirios que dejan siria y vienen a Europa no lo hacen porque quieren, sino porque no les queda otra solución. Lo que están buscando es otra oportunidad de vida, quieren vivir en paz. Uno puede perder a todos los miembros de su familia en un segundo, la seguridad es nula en la mayoría del país, ni hay trabajo ni hay escuela. Entonces los padres de familia arriesgan su vida con su familia metiéndose en el mar y en manos de traficantes con la esperanza de tener una vida digna en Europa. Miles de personas han perdido sus vidas en el mar o otros miles están en campos de refugiados en muy malas condiciones.

Somos conscientes de que hay muchas personas que están ayudando o que quieren ayudar pero hay que empezar desde el inicio. Es decir, los países europeos que quieren acoger a refugiados tienen que dejarles aplicar el asilo desde las embajadas y las representaciones diplomáticas en los países vecinos, como en Turquía, el Líbano, Jordania y Iraq. Así vendrán de forma legal a Europa.

“Esperanza en tiempos de persecución”. Título de tu conferencia en Ciutadella. ¿Cuál es la esperanza de tantos refugiados y refugiadas que como tú, os habéis visto obligados a dejarlo todo?

La esperanza en tiempos de persecución para mí es sobre todo la vuelta a la paz en Siria. Para mí la presencia de los cristianos en Oriente es fundamental para la paz, ya que el cristianismo es una religión de Amor, Dios es Amor. Nosotros rezamos por nuestros agresores, por la conversión de sus corazones, que puedan darse cuenta del mal que están haciendo porque no son conscientes de ello. Como dijo Jesús en la Cruz: “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”, entonces es una esperanza de perdón y de reconciliación entre hermanos. Y ojalá que muy pronto pueda volver a Siria, participar en su reconstrucción y también puedan visitarnos y disfrutar de la paz en nuestra tierra.

(Toni Olives – Diócesis de Menorca)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).