¡Bendita la mañana que anuncia tu esplendor al universo!

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernandez         Queridos hermanos y amigos:
¡Feliz Pascua de la Resurrección del Señor! Este es mi primer deseo en este día santo de la victoria del Señor Resucitado. He querido titular esta carta con las palabras de uno de los himnos de la liturgia de las horas de este día de pascua: Cristo, alegría del mundo.

El acontecimiento central de nuestra fe es la Resurrección del Señor, Él es nuestra única esperanza y la luz que ilumina las tinieblas y dificultades de la vida. El corazón misericordioso de Dios Padre ha brillado en el rostro de Cristo que muriendo destruyó nuestra muerte y resucitando restauró la vida.

Es la Buena Noticia que transforma nuestras vidas y que no podemos callar porque sabemos que el mundo necesita esta esperanza que puede cambiar todo y que puede hacer nuevo cada corazón.

Por ello hacemos nuestras hoy las palabras de otro himno de este día:
Que nadie se sienta muerto
cuando resucita Dios,
que, si el barco llega al puerto,
llegamos junto con vos.
Hoy la cristiandad se quita
sus vestiduras de duelo.
Ya torna, ya resucita,
ya su olor inunda el cielo.

Ante nosotros, se abren hoy cincuenta días de alegría para vivir la Pascua hasta Pentecostés. Días que debemos vivir profundizando en el acontecimiento de la resurrección y dejándonos transformar por su fuerza. Especialmente este año de Misericordia debe ser un gran incentivo para vernos transformados.

La Pascua debe ser una escuela en la que como discípulos nos pongamos a los pies de Jesús y, con docilidad, nos dejemos modelar por sus palabras que nos hablan al corazón y que nos transforman y nos hacen testigos de su misericordia.

Vivamos, pues, con gozo y profundidad estos días de Pascua y que todos nos ayude a descubrir la presencia del Resucitado en todos los momentos de nuestra vida.

Que María la Virgen, madre de misericordia y toda ella corazón, nos conduzca en nuestro camino dela pascua.

Que Cristo Resucitado sea nuestra alegría. Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernandez Sola, OAR
Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 218 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.