Domingo de Ramos 2016

Mons Pardo i ArtigasMons. Francesc Pardo i Artigas         Comienza la Semana Santa, que culminará el próximo domingo con la gran fiesta de la Resurrección de Jesús, la Pascua.

Esta semana, especialmente el Jueves, el Viernes y el Sábado Santo, contemplamos, vivimos, conmemoramos y proclamamos la muerte y la sepultura del Señor.

La mejor manera de vivir estos días es la participación en les celebraciones, en las que actualizamos, no recordamos, y participamos de aquellos acontecimientos.

Este año la invitación a participar es más urgente si queremos vivir el auténtico sentido del jubileo de la misericordia.

En esta carta os ofrezco algunos fragmentos de la plegaria que hago ante Jesús crucificado, personal y comunitariamente, al finalizar la procesión del Santo Entierro ante la fachada de la Catedral:

 

“Jesús, Señor Crucificado,

Cada uno de nosotros carga también su propia cruz: la de la soledad, la de su enfermedad o la de la enfermedad de personas próximas y queridas; la de la falta de trabajo o de futuro, la de no sentirse valorados y estimados; la cruz que en estos últimos tiempos cargan los familiares de les víctimas de los asesinatos para provocar terror, por el hecho de ser cristianos o profesar otras creencias, porque han vivido la muerte de personas muy queridas. Vos ya lo sabéis.

En el silencio nos atrevemos a contemplaros clavado en la cruz por amor.

Vivamos lo que vivamos, sea cual sea nuestra vida, al contemplaros clavado en la cruz, vemos como mostráis vuestro amor hacia todos nosotros, es por lo que nos sentimos queridos.

Somos conscientes, Señor, que muchos de nosotros ya creemos en Vos, que queremos ser vuestros discípulos, que os reconocemos como Salvador y deseamos la salvación que nos proponéis, pero a menudo lo vivimos con frialdad. Lo deseamos, pero no pensamos en ello y lo olvidamos.

También esta noche nos habláis desde la cruz, nos miráis a todos y cada uno de nosotros y nos decís:

–  Mira bien cómo te amo. Deja que lo haga. He vivido y he muerto por ti.

–  Amo de ti, incluso, tu debilidad; amo tus olvidos, tu fe, aunque puede que sea insignificante, como un pequeño grano de mostaza.

– Conozco tu vida, tus miedos, tus luchas y tribulaciones; las enfermedades de tu cuerpo y de tu espíritu, tus flaquezas… y te digo: ”Te amo, y tu ámame tal como eres”.

–   Si esperas ser un ángel nunca me amarás. Aunque seas débil en la práctica de tus deberes, de las virtudes y recaigas con frecuencia en las culpas que no desearías…. ¡ámame tal como eres!

–   En cada instante y situación en que te encuentres, en el fervor o en la aridez, en la certeza y en las dudas, en la fidelidad o en la infidelidad… ¡ámame tal como eres!

–  Hoy, desde la cruz, estoy a tu lado como un pordiosero. Llamo y espero. Ábreme. No te excuses con los malos ejemplos recibidos de mis discípulos y seguidores, no te excuses con mil justificaciones. Yo te daré lo que necesitas: perdón, paz, fortaleza ante los sufrimientos, esperanza, Vida… mucho más de lo que puedas imaginar.

–   Señor, Jesús crucificado, en esta Semana Santa quiero agradeceros vuestro amor hasta las últimas consecuencias, para que vuestra sangre me purifique, ya que no soy inocente del mal y del sufrimiento de las personas.

–  Os pido que vuestros brazos abiertos en la cruz nos abracen a todos: los que creemos, los que no creen, los que se han  alejado, los que buscan, los enfermos, los que sufren violencia, los más faltos de recursos materiales…

–  Vivo esta semana con el deseo de gozar y celebrar la Pascua, vuestra resurrección, el triunfo de la vida, la victoria sobre el mal y la muerte”.

¡Vivamos una Semana Santa en este Año Jubilar de la Misericordia!

 

+ Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 460 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.