Mons. Jesús Sanz destaca la labor de las cofradías en el Pregón de la Semana Santa de Oviedo

Oviedo Pregón Semana SantaLa Cámara de Comercio de Oviedo albergó el martes, 15 de marzo, el Pregón de la Semana Santa de la ciudad, que en esta ocasión contó con la participación del Arzobispo de la diócesis, Mons. Jesús Sanz Montes, y la presencia de numerosos miembros de cofradías, junto con los Hermanos Mayores de la Junta de Cofradías y Hermandades Penitenciales de la ciudad, algunos representantes políticos y del ejército.

En su intervención, quiso destacar que la Cuaresma es “para algunos como una especie de secular venganza de la Iglesia contra la alegría, contra la visión optimista y desenfadada de la existencia”. “Llega la Cuaresma cristiana –afirmó– y su mensaje sigue resultando extraño para tanta gente. Tanto que, algunos organizan su correspondiente vacuna folclórica, esa para la que sí hay subvención: se sacan las coreografías del carnaval al uso, con disfraces picarones, caravanas divertidas, desenfrenos de encargo y pequeñas orgías a medida”. “¿Y los cristianos? –dijo–. Dale con su cuaresma, con su ayuno y abstinencias, con sus limosnas y su oración”.

“No faltarán los que alardeando, tal vez, de cuatro ideas religiosas prendidas del baúl de sus pretéritos, digan incluso: pero, después de todo, ¿no ha resucitado Cristo ya? ¿A qué vienen, pues, todas estas alharacas cenicientas en las que la Iglesia se empeña cada año? Y surge casi inevitable la inevitable conclusión: los cristianos han perdido el tren de la vida, repiten sus trasnochadas cantinelas, y sus musas son sirenas de vestidas de luto” manifestó el Arzobispo.

“Hemos de decir que sí, que los cristianos creemos que Cristo ha resucitado”, afirmó. “Pero nosotros no. En nuestra vida quedan aún tantas cosas que tienen pendiente la pascua del Señor, tantas zonas en las que su luz resucitada no ha podido entrar iluminando. Nos disponemos a hacer este camino cuaresmal con la alegría de un evidente realismo que deja fuera cualquier hipocresía, sin disfraces ni caretas: necesitamos resucitar también nosotros. Y lo queremos hacer andando el camino de Jesús. No creemos en una alegría fugaz, de prestado, que se pone como una careta para disfrazar una realidad mucho menos halagüeña. Creemos en una alegría que es fruto de la verdad, de la verdad de nuestra vida, porque sólo la verdad nos hace libres y nos da esa alegría que nadie nos podrá arrebatar”.

En sus palabras no faltaron el reconocimiento a la labor de las cofradías: “¡No me canso de repetir qué precioso servicio llevan adelante nuestras cofradías! Hay que decir en voz alta cuando quizás algunos ningunean el impagable servicio que no sólo en el costumbrismo religioso regalan a nuestra sociedad. Pasean por calles y plazas el evangelio de la Pasión en imágenes, con la devoción y la penitencia de los hermanos y hermanas que componen las diversas confraternidades. Pero no se reduce a ese momento estelar cuando procesionan con piedad su mejor religiosidad dando testimonio de su fe, sino que también los cofrades encuentran en sus hermandades el espacio para formarse como cristianos en esta sociedad. Tienen ese reto de una catequesis para adultos que les permita dar razón de su fe y de su esperanza, y por eso, según las posibilidades, no cejan en una formación adecuada con distintos momentos como conferencias y retiros espirituales. Pero, además, las cofradías cristianas han de tener un compromiso social desde la caridad, con algún gesto que les haga solidarios con los que más lo puedan estar necesitando, aprendiendo de tantos ejemplos que el Señor nos dejó”.

Además, en su intervención no quiso dejar de recordar a los cristianos perseguidos en el mundo, “la otra procesión llena de terror y de ignominia”.

Texto completo del pregón.

(Arzobispado de Oviedo)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43456 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).