La javierada convoca a 165 jóvenes de la diócesis de Zaragoza

Castillo de javierA las 08:00 horas de la mañana del pasado sábado, 12 de marzo, partían desde la Basílica del Pilar tres autobuses rumbo al Monasterio de Valentuñana desde donde los 165 jóvenes de la diócesis inscritos en la Javierada 2016 caminarían un tramo de no más de veinte kilómetros hasta llegar a Javier (Navarra). Durante el camino, los jóvenes «peregrinos de la misericordia», como rezaba el lema de la Javierada de este año coincidiendo con el Jubileo Extraordinario, tuvieron oportunidad de profundizar en la historia y sentido de esta peregrinación anual al lugar natalicio de San Francisco Javier, la vida del santo patrón de las misiones y el mensaje de la Javierada de este año, además de compartir juntos momentos de oración, rezo de salmos para el camino y una celebración de envío desde la Iglesia del Monasterio de Valentuña.

Tras la celebración de envío, el grueso de la mañana estuvo dedicada a recorrer a pie el camino que une Sos del Rey Católico con Sangüesa. Un buen grupo de sacerdotes, así como varias religiosas presentes en la peregrinación, estuvieron a disposición de los jóvenes para charlar durante la travesía y, sobre todo, poder recibir la gracia de la reconciliación sacramental. Llegados a Sangüesa fue el momento de reponer fuerzas para reanudar el camino de la tarde que esta vez se hizo rezando las estaciones del vía crucis hasta llegar a Javier en donde se celebró la Eucaristía ante las más de 19.300 personas que hicieron la segunda Javierada, según fuentes de la Policía Foral.

«Es urgente volver a Dios, con corazón humilde y arrepentido, para reconocer que él es el único que puede salvarnos y sanarnos de tantas enfermedades espirituales y humanas», afirmó el Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, Mons. Francisco Pérez quien presidió la Eucaristía acompañado de su obispo auxiliar Mons. Juan Antonio Aznárez, del Arzobispo de Zaragoza, Mons. Vicente Jiménez, de los Obispos de Huesca-Jaca y Teruel, Mons. Julián Ruiz y Mons. Carlos Escribano, y más de un centenar de sacerdotes.

«Este año con nuestra presencia proclamamos que somos y queremos ser peregrinos de la misericordia, secundando la intención especial del santo Padre, Francisco, al convocar el jubileo de la misericordia» afirmó el Obispo presidente quien a su vez advirtió de los «pecados estructurales, muy presentes en nuestra sociedad como son descartar la vida de un ser humano que está a punto de nacer, la aprobación de leyes que contradicen a la naturaleza y a los mandamientos de Dios, las corrupciones en sus más variadas formas y matices que tienen como origen el haber perdido el sentido moral del respeto a uno mismo y a los demás, y la anarquía en las costumbres que anulan lo más humano que está en lo más íntimo del corazón de la persona […] Hemos venido a ser perdonados, a escuchar del Señor por labios del confesor las mismas palabras de la pecadora: “Yo tampoco te condeno. ¡Te perdono en el nombre de Dios! Vete y no peques más”. De este modo aprendemos a ser misericordiosos como el Padre, porque habremos experimentado la misericordia y estaremos dispuestos a manifestarla a los demás», ha remarcado el arzobispo de Pamplona Mons. Francisco Pérez haciendo referencia al relato evangélico de la mujer pecadora que se proclamó en la Misa del quinto domingo de cuaresma. «Si os acercáis con humildad, como hijos de Dios, al sacramento del perdón, os aseguro que saldréis de aquí como verdaderos peregrinos de la misericordia […] Dios siempre tiene paciencia, paciencia con nosotros, nos comprende, no se cansa de perdonarnos si sabemos volver a Él con el corazón contrito. Él jamás se cansa de perdonar, pero nosotros, a veces, nos cansamos de pedir perdón. No nos cansemos nunca. Él es padre amoroso que siempre perdona, que tiene ese corazón misericordioso con todos nosotros» dijo el arzobispo aludiendo a unas palabras del Papa Francisco. Finalmente, monseñor Pérez ha instado a escuchar «la llamada del Señor […] Es preciso que muchos jóvenes os decidáis a seguir a Jesucristo, con una entrega generosa en el sacerdocio o en la vida religiosa o en el matrimonio cristianamente vivido», concluyó.

Tras la celebración eucarística, los jóvenes zaragozanos provenientes de varias parroquias de la ciudad, movimientos, algunos pueblos como Sobradiel, Éplia, Ejea de los Caballeros y jóvenes de la comunidad católica rumana, nos reunimos con el Arzobispo, don Vicente, para estampar este momento mediante una foto de familia frente a la Basílica de Javier y emprender juntos el camino de regreso a Zaragoza, agradeciendo a Dios el día vivido, el buen tiempo que nos hizo y la convivencia entre los jóvenes.

(Archidiócesis de Zaragoza)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41604 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).