“Enviados a reconciliar”. Día del Seminario

vivessiliaMons. Joan E. Vives           Bajo la protección de S. José, el custodio de Jesús y de María, y cerca de su fiesta, celebramos el Día del Seminario. Es una ocasión acertada para que la Diócesis conozca y encomiende a los 6 jóvenes que se están preparando para acceder al ministerio ordenado, así como a sus formadores y profesores, y todo lo que significa y va realizando esta institución tan querida del Obispo, que se encarga de la formación sacerdotal de sus nuevos pastores. Ellos sienten la llamada a configurarse con Cristo, como apóstoles suyos, enviados a ser testigos de misericordia, «enviados a reconciliar«, como expresa el lema del Día del Seminario 2016.

En este año Jubilar de la Misericordia, cuando todos somos invitados a redescubrir el gran don del perdón y de la misericordia que tanto necesitamos, y percibimos que sólo la misericordia del Padre celestial renovará y salvará el mundo tan lleno de heridas y pecado, nos damos cuenta y agradecemos que este perdón, Jesús lo quiera hacer llegar a todos, a través de sus sacerdotes. La Iglesia nos transmite el amor de Dios y su perdón, y lo hace especialmente por medio de sus sacerdotes. Ellos son los brazos que sostienen, el corazón que late, el abrazo que reconcilia y abre al encuentro con Dios. Ellos son la voz de la Palabra, para que todos conozcan cuánto se les quiere y acoge por parte de Dios. El sacramento del perdón es un encuentro maravilloso, entre Dios, que nos quiere perdonar, y nosotros que, arrepentidos, volvemos a Él. Y los sacerdotes son el abrazo del Padre para todos.

Actualmente en España tenemos 1.203 seminaristas menores, en edades adolescentes, y 1.297 seminaristas mayores que ya cursan los estudios de filosofía y teología. El curso pasado eran 1.142 y 1.357 respectivamente. Unos suben y otros bajan un poco de número. Pero las ordenaciones sacerdotales, que son el fruto maduro del Seminario, han crecido de los 117 nuevos sacerdotes del 2014, a los 152 ordenados en 2015. Un incremento muy considerable que ayuda a entender la bajada de los seminaristas mayores en este curso. Damos gracias a Dios por lo que reflejan estas cifras. Cada seminarista es un pequeño milagro de la gracia divina, que lo ha trabajado y conducido desde la familia, la parroquia o el movimiento apostólico, y por medio de oración, voluntariados de servicio, experiencias espirituales y conversiones grandes o pequeñas que ha tenido a lo largo de su camino de vida y de fe. Cristo ha venido realizando en cada uno de ellos un bordado delicado de amistad. Cada seminarista, cada nuevo presbítero, enviado a reconciliar las personas con Dios, es un signo patente que Dios no nos abandona, que su misericordia se continúa ofreciendo a todos, y que nos envía pastores según su Corazón divino, que amarán y servirán a los pecadores, los pobres, las comunidades cristianas y al anuncio entusiasmante del Evangelio de la alegría a los que aún no lo conocen.

Oremos por los sacerdotes y sobre todo para aquellos que se preparan a recibir la ordenación, para que Dios les haga instrumentos humildes y fieles de su misericordia, y los envíe a reconciliar, curar heridas, a trabajar en el hospital de campaña que es el Iglesia misionera, enviada a todas las periferias del mundo. Y roguemos también por las vocaciones sacerdotales, por que Dios nos regale testigos misericordiosos del amor de Dios.

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 361 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).