Día del Seminario. El sacerdote, el hombre del tesoro

Mons Pardo i ArtigasMons. Francesc Pardo i Artigas         El próximo sábado, día 19, es la fiesta de San José, el día del Seminario. Pero, dado que el domingo 20 es Domingo de Ramos, lo celebramos este domingo, día 13, quinto de cuaresma.

Durante algunas semanas no comentaré las obras de misericordia, para prestar la atención debida a la Semana Santa y a la Pascua. Tras la Pascua seguiré reflexionando sobre ellas.

Alguien puede sorprenderse al leer el título de esta carta: “El sacerdote, el hombre del tesoro”. Pues sí, lo afirmo con total convicción: el sacerdote es el hombre que reparte el mejor tesoro que se puede disfrutar durante la vida y por siempre. Intentaré explicarme.

Hace años, cuando era vicario, durante unes colonias de verano reinventamos el “juego del tesoro”. Niños y adolescentes habían de buscar, mediante indicaciones simbólicas, dónde se encontraba el monitor portador de un tesoro. Concretamente, los tesoros a localizar eran el amor, la amistad, el servicio, la paz, la victoria, la familia, la diversión y la alegría. En cada punto, si los localizaban, se les daba un objeto referente al tesoro.

Al finalizar el juego habían de decidir por grupos cuál era el tesoro que más le gustaba a cada uno. Les costaba ponerse de acuerdo para tomar la decisión y más aún al conjunto de grupos. Cada uno prefería el suyo.

Pero el juego no finalizaba ahí. Una vez decidido cuál era el tesoro más valorado, el monitor les decía: “Pero aún falta el mejor tesoro”.

La finalidad era descubrir a Jesucristo, el mejor tesoro.

Por lo tanto, siguiendo pistas, había que continuar buscando el mejor tesoro del mundo y de la vida.

Las pistas los condujeron a una pequeña ermita donde habíamos colocado un poster de Jesús, una imagen del Niño Jesús, una cruz, una biblia, fotografías de una celebración de la Misa, de otros sacramentos y de distintos servicios a las personas: pobres, enfermos, ancianos, niños, jóvenes…  Un gran cartel en el ábside anunciaba: “Jesús es tu tesoro”.

Al día siguiente, celebrando la Misa con los padres les expliqué que los sacerdotes son los hombres que reparten el tesoro que es Jesucristo cuando celebran la Eucaristía, cuando perdonan, cuando bautizan, cuando confortan a los enfermos… y que por ello deben prepararse en el seminario, estudiar, orar mucho, amar a todo el mundo, aprender a servir… “y ser ordenado”.

Que también son ellos quienes reparten el tesoro que es Jesucristo a los cristianos por medio de su vida y sus palabras,  desde las parroquias… y que por eso son necesarios los sacerdotes.

Al finalizar las colonias, algunos de los participantes me decían que tal vez a ellos también les agradaría ser “el hombre que reparte el mejor tesoro”.

Al pensar en este juego, soy consciente de que debemos ayudar a redescubrir la gran tarea y misión del sacerdote como una vida llena de sentido, siempre al servicio de las personas para ofrecer los que más necesitamos: la salvación que es y que ofrece Jesucristo.

Solo tenemos una vida, y es importante preguntarse en que la queremos gastar y de qué forma seremos más felices.

Domingo, día del Seminario, os propongo:

–  Valorar, agradecer y dar soporte a la vida y misión de los sacerdotes.

–  Orar por ellos.

–  Ayudar a los jóvenes a preguntarse qué quieren hacer con su vida, y a que estén disponibles a escuchar qué les pide Dios: ¿Por qué no sacerdote?

– Apoyar el Seminario y a nuestros seminaristas, que son quienes repartirán en el futuro el tesoro de la vida, Jesucristo, en nuestro Obispado de Girona.

+ Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 434 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.