¡¡¡Gracias, Cochabamba!!!

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández         Del 16 al 23 de febrero, he tenido la dicha de visitar la misión que nuestra diócesis de Tarazona tiene en Cochabamba. Me ha acompañado, D. Javier Bernal, Vicario General  de nuestra diócesis. A  lo largo de estos días, pocos pero intensos, la palabra más repetida para nosotros, ha sido la de agradecimiento.

Momentos, verdaderamente especiales, a la vez que emocionantes, han sido la visita a las guarderías, a nuestros tres colegios, al técnico, a la parroquia de Santa Mónica y a nuestras capillas, donde en todo se respira el aire de amor y generosidad que viene directamente de Tarazona.

Los cochabambinos están enormemente agradecidos a la diócesis de Tarazona, y así también quieren que os transmitamos su acción de gracias a todos vosotros, que colaboráis con donativos, tanto en la campaña del 6 de enero, en el día de Cochabamba, como los que tenéis niños en la campaña “Pon un niño en tu mesa”.

Como en el anterior viaje que realicé, cada vez que compruebo la pastoral evangelizadora y todas las obras sociales que allí se hacen me siento orgulloso de lo mucho que hay ¡Todo para el servicio de los pobres! Pero a la vez  pienso lo mucho que se ha tenido que trabajar en sus orígenes para levantar una misión de estas características, donde evangelizamos, donde ayudamos en educación cristiana y humana y también en almuerzos a centenares de niños. Con el convencimiento que si no acudieran a nuestras guarderías, no comerían; si no recibieran las clases en nuestros colegios, probablemente crecerían sin educación; si las madres no fueran a formarse no podrían forjarse un pequeño futuro para sacar adelante a los hijos que sus maridos han dejado abandonados……. Situaciones verdaderamente dramáticas, en las que uno se llena de emoción y me preguntó, si nuestra misión no estuviera allí, ¿qué sería de estas personas, hijos e hijas de Dios, como tú y como yo?

Por eso, comenzaba la carta diciéndoos que en todo momento la palabra más común en estos días ha sido la de agradecimiento. Agradecimiento  a Dios, que tocó el corazón de la diócesis de Tarazona para saltar barreras y prolongar su carácter misionero, agradecimiento  a todos los que habéis pasado por allí, y que como a D. Javier Bernal y a mí, en estos días, habéis sido recibidos como ellos nos cantaban “Bendito el que viene en nombre del Señor”.  Agradecimiento a Dios, porque siempre ha despertado en los sacerdotes la respuesta para que la misión siguiera adelante. Agradecimiento a toda la diócesis de Tarazona porque sin vosotros, sin vuestras oraciones y vuestra colaboración en la campaña “Pon un niño en tu mesa”, la misión no podría seguir adelante. Agradecimiento a las comunidades religiosas, las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, a las Hermanas del Amor de Dios, a las Hermanas de San José,  que colaboran en las parroquias y forman, con nuestros sacerdotes, verdaderas comunidades de pastoral, siendo para ellos respaldo y apoyo para trabajar, en comunión, por la extensión del Reino de Dios. Agradecimiento a los Hermanos Maristas, que con gran diligencia dirigen nuestros centros educativos. Y agradecimiento también a la diócesis de Cochabamba, que siempre nos ha acogido y respaldado esta misión, en su comienzo a Mons. Tito Solari, y en la actualidad a Mons. Oscar Aparicio.  Estos días pude estar con los dos y manifestarles nuestro deseo de que siempre nos apoyen y respalden en esta misión tan importante para nuestra diócesis, que siendo pequeña hace el esfuerzo de seguir con esta gran labor.

Y por último gracias a D. Jesús Moreno, D. Francisco Sánchez, D. Alejandro D´Arbelles y a D. Esteban Barahona, por su entrega generosa en la misión, por todo el trabajo que realizan y porque estos días nos han hecho sentir como en nuestra propia casa, haciendo de este viaje, días inolvidables, donde ha reinado el entendimiento, la fraternidad sacerdotal,  el cariño, la sencillez, el servicio y la ternura de descubrir la mano amorosa de Dios que sigue derramando su Bendición hacia los más pobres y necesitados.

Que nuestra Madre, la Virgen de Urkupiña, patrona de Cochabamba, siga bendiciendo bajo su manto nuestra querida misión.

 

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 234 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.