«La revolución de la ternura se llama Misericordia» La Primera Obra Espiritual de Misericordia (1)

Obispo Perez Pueyo - 02Mons. Ángel Pérez Pueyo           ¡Enseñar al que no sabe!

Carmen, la maestra más vocacionada que he conocido, tiene razón cuando confiesa que la educación de todo ser humano, especialmente la de los disminuidos físicos o psíquicos, «afecta a la eternidad». Nunca sabes, ni cuándo, ni cuál, puede ser su alcance. Pero te garantiza una libertad, autenticidad, fecundidad, felicidad… inusitada.

La vida interior (fe), de igual manera, si no la abonamos de razones, con el rico patrimonio que hemos heredado durante siglos, se anquilosa. Enseñar algo a quien lo desconoce ayuda a crecer a la persona, esto es, a ir modelándose como Dios la ha soñado… Se logra si se enseña desde el amor y la humildad y si se ofrece lo mejor de sí pero, sobre todo, si ofrece la visión trascendente de la persona a la que se educa y en la que el educador llega a reconocer un signo de la presencia misericordiosa de Dios.

Es muy importante colaborar en satisfacer las necesidades materiales de muchos de nuestros hermanos como hemos visto en las obras de misericordia corporales pero no menos necesario resulta que aprendan a relacionarse con los demás y con Dios (ORACIÓN), a perdonar, compartir, respetar, convivir… Valores que encarnó Jesús, nuestro MAESTRO y que nos sirven hoy a nosotros como referente:

Jesús fue un maestro diferente. Su enseñanza y sus signos eran de otra categoría. Hasta la gente sencilla era capaz de captar la diferencia. Mientras los maestros de su tiempo se dedicaban a repetir una tradición heredada de sus antepasados, Jesús hacía una nueva lectura de la tradición y descubría su relevancia para la vida del hombre. Su enseñanza estaba cargada de fuerza y convicción.

Enseñó no sólo con palabras. La enseñanza de Jesús no era teórica. Tan importantes como sus palabras eran sus obras y su ejemplo. A veces, siguiendo la costumbre de los antiguos profetas, hacía algunos gestos simbólicos. Tal vez el más significativo fue el lavatorio de los pies. Algo insólito en aquella cultura que lo consideraba como un oficio propio de esclavos. Su enseñanza era integral, en la que el educador quedaba implicado, ya que lo que enseñaba era un modo de vida nacido de su experiencia profunda.

Maestro de todos. Jesús estableció diversos tipos de relación con sus interlocutores: Con aquellos que se resistían a aceptar su proyecto liberador (los fariseos, los saduceos, etc.) su relación fue de confrontación interpeladora, respetuosa pero, a la vez, clara y directa. A ellos también les ofreció su «buena noticia» pero la rechazaron porque se creían poseedores de la verdad.

Con los que acogieron de buen grado su palabra, Jesús estableció una relación especial. Entre éstos podemos distinguir dos grupos de personas: la gente sencilla y el grupo de los discípulos que van con él. Con los primeros, utiliza un lenguaje sencillo que todos pueden entender fácilmente. Es el lenguaje de las parábolas que, desde experiencias y realidades concretas, hace reflexionar y descubrir una enseñanza más profunda. Con el grupo de sus discípulos, mantuvo una estrecha relación, en la que progresivamente los fue educando para que comprendieran a fondo el misterio del reino de Dios y su propia misión. Su enseñanza era también acompañamiento.

Con los que acogieron de buen grado su palabra, Jesús estableció una relación especial. Entre éstos podemos distinguir dos grupos de personas: la gente sencilla y el grupo de los discípulos que van con él. Con los primeros, utiliza un lenguaje sencillo que todos pueden entender fácilmente. Es el lenguaje de las parábolas que, desde experiencias y realidades concretas, hace reflexionar y descubrir una enseñanza más profunda. Con el grupo de sus discípulos, mantuvo una estrecha relación, en la que progresivamente los fue educando para que comprendieran a fondo el misterio del reino de Dios y su propia misión. Su enseñanza era también acompañamiento.

Ojalá cada uno, al menos durante este año de gracia, nos hiciéramos los encontradizos con los que vagan sin rumbo y nos constituyésemos en acompañantes, en testigos con nuestra propia vida de los valores que hemos recibido del Maestro.

Con mi afecto y bendición.

+ Ángel Pérez Pueyo

Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Ángel Pérez Pueyo
Acerca de Mons. Ángel Pérez Pueyo 112 Articles
- Mons. Ángel Javier Pérez Pueyo, natural de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), nace el 18 de agosto de 1956. Es el segundo hijo del matrimonio (+) Rodrigo Pérez Fuertes (1.III. 1924 – 1.III.2012) y (+) Carmen Pueyo (21.II.1929 – 19.IV-2005). Su hermana, (+) Mª Concepción (19.V.1954 – 27.VII.1998), se queda paralítica cuando tenía catorce meses como consecuencia de una poliomielitis aguda. - A los 10 años de edad ingresa en el Seminario Metropolitano de Zaragoza. De 1966 a 1971 cursa sus estudios de bachillerato en el Seminario Menor. En 1972 pasa al Seminario Mayor donde estudia COU y como es demasiado joven para iniciar los Estudios Eclesiásticos los formadores le recomiendan que inicie la Etapa Introductoria y estudie Magisterio en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Educación General Básica “Virgen del Pilar” que se hallaba ubicada en el mismo edificio del Seminario. En 1974 inicia sus Estudios Eclesiásticos en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). - En 1977 va a Salamanca al Aspirantado “Maestro Ávila”, ¾casa de formación que los Sacerdotes Operarios tienen en España¾, donde cursa los tres últimos años de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Posteriormente realiza estudios de licenciatura en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Civil de Salamanca. - A los 23 años, el día 19 de marzo de 1980, es ordenado sacerdote por Mons. Antonio Vilaplana Molina en Plasencia (Cáceres) donde había sido enviado por los Superiores de la Hermandad para realizar la Etapa de Pastoral como formador y profesor en el Seminario Menor de dicha Diócesis. - Al finalizar el curso 1979/80 es destinado al Seminario de Tarragona. Desde 1980 a 1985 desempeña su labor formativa en el Seminario Menor como responsable de los seminaristas y como tutor y profesor del Colegio-Seminario. - En 1985 es nombrado Rector del Aspirantado Menor de Salamanca. Colabora como profesor y tutor en el Colegio “Maestro Ávila” impulsando el trabajo de pastoral juvenil y vocacional con los alumnos y profesores del mismo colegio. - En julio de 1990, en la XVIII Asamblea General, es elegido miembro del Consejo Central y se le responsabiliza de la Coordinación Pastoral de la Hermandad. Durante este tiempo coordina la preparación y dirección de los Cursos para Formadores de Seminarios que se impartieron en Buenos Aires (Argentina), en Caracas (Venezuela), en Lima (Perú); colaboró en el diseño del Curso para Formadores de Seminarios organizado por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española que se viene celebrando durante el verano en Santander; y colabora como profesor en el Curso para Formadores de Seminarios de lengua española-portuguesa, organizado por la Congregación para la Educación Católica, que se imparte en el Pontificio Colegio Español de San José y en el que participan formadores de diferentes países Lati­noamericanos. En 1994 participa en Itaicí (Brasil) en el I Congreso Continental Latinoame­ricano de Vocaciones. - En julio de 1996, en la XIX Asamblea General es elegido Director General de la Hermandad de Sacerdotes Operarios hasta el año 2002. En 1997 participa en el Congreso sobre secularidad del presbítero diocesano organizado por la Comisión Episcopal del Clero de la Conferencia Episcopal Española. – En julio de 2002, en la XX Asamblea General, celebrada en el Pontificio Colegio Español de San José de Roma (Italia) es reelegido por mayoría absoluta en primera votación. −El pasado 22 de mayo de 2008 la Hermandad ha recibido de la Santa Sede la aprobación como Asociación Sacerdotal de Derecho Pontificio, tal como soñó desde el comienzo Mosén Sol. Y en julio de 2008, por coincidir con el 125 aniversario de la Fundación de la Hermandad y el I Centenario de la muerte del Beato Manuel Domingo y Sol, se celebrará en Tortosa la XXI Asamblea General. – En septiembre de 2008, al concluir su mandato como Director General, es nombrado Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. – El 2 de agosto de 2013 es nombrado Rector del Pontificio Colegio Español de San José en Roma por la Congregación del Clero. – El 27 de diciembre de 2014 es nombrado por el Papa Francisco Obispo de Barbastro-Monzón.