Con la mirada fija en la misericordia

garcia_burilloMons. Jesús García Burillo         Queridos diocesanos:

Andamos a mitad del camino cuaresmal preparándonos para la gran fiesta de Pascua, un camino en el que hemos de experimentar de modo especial la misericordia de Dios. Tanto el camino cuaresmal como el Año Jubilar de la misericordia –exhorta el Papa- forman parte de esos «momentos en los que de un modo mucho más intenso estamos llamados a tener la mirada fija en la misericordia para poder ser también nosotros mismos signo eficaz del obrar del Padre» (El rostro de la misericordia 3). Fijemos nuestra mirada en la misericordia de Dios, dirigida también a la miseria del hermano. Así podremos ser signos eficaces del obrar del Padre. Necesitamos levantar la mirada y acudir a Dios para que él nos inspire.

Este tiempo de cuaresma es oportuno para que los creyentes, movidos por la misericordia de Dios, nos convirtamos en servidores de los pobres. La Iglesia nos invita a todos los cristianos, fieles y comunidades, a mostrarnos solidarios con las personas necesitadas y a perseverar sin desmayo en la tarea ya emprendida de ayudarles y acompañarles. La Iglesia ha sido desde su nacimiento una comunidad que ha vivido el amor. En ella se ha amado y servido a todos, especialmente a los más pobres a quienes ya los Santos Padres consideraban el tesoro de la Iglesia. En la reciente instrucción pastoral de los obispos españoles “Iglesia, servidora de los pobres”, encontramos una serie de propuestas esperanzadoras que nacen desde la fe. Os invito a reflexionar sobre ellas y acogerlas en esta cuaresma:

Promover una actitud de cambio del corazón. Si queremos ser hoy buena noticia para los pobres y hacerles presente el Evangelio del amor compasivo y misericordioso de Dios, tenemos que ponernos en actitud de conversión. Es necesario. Y esta llamada a cambiar nos afecta a todos, personas e instituciones.

Cultivar una espiritualidad que sostenga nuestro compromiso social. Nuestras instituciones de caridad y de compromiso social, como Cáritas y Manos Unidas, otras asociaciones eclesiales, y nosotros mismos estamos llamados a vivir una profunda espiritualidad, que hunda sus raíces en la entraña de nuestro Dios, una espiritualidad encarnada y de ojos y oídos abiertos a los pobres, una espiritualidad de la ternura y de la gracia, una espiritualidad transformadora, pascual y eucarística.

Apoyarnos en la fuerza transformadora de la evangelización. La Iglesia nos llama a un compromiso social que transforme las personas y las causas de las pobrezas, que denuncie la injusticia, que alivie el dolor y el sufrimiento y sea capaz también de ofrecer propuestas concretas que ayuden a poner en práctica el mensaje renovador del Evangelio.

Defender la vida y la familia como bienes sociales. La familia ha sido la gran valedora social en estos años de crisis. ¡Cuántos han podido subsistir ante la crisis gracias al apoyo moral, afectivo y económico de la familia! Nos preocupa la sociedad demográficamente envejecida, a la vez que empobrecida en el orden moral, y cada vez más limitada para mantener determinados servicios sociales. También son injustas las desigualdades que sufren las mujeres en el ámbito familiar, laboral y social.

Fomentar una economía inclusiva y de comunión. Los obispos decimos no a la economía de la exclusión, que olvida a tantas personas, que no se interesa por los que menos tienen; no a la cultura del “descarte” de los ancianos, de los niños, de los pobres; no a la indiferencia globalizada, que nos lleva a perder la capacidad de sentir y sufrir con el otro.

Queridos amigos, la caridad es una dimensión esencial, constitutiva, de nuestra vida cristiana y eclesial, que compete a cada uno en particular y a toda la comunidad. Que ésta sea nuestra tarea cuaresmal. Mantengamos fijos los ojos en la misericordia de Dios, para ser capaces de contemplar con amor y asistir con diligencia la necesidad y la miseria del hermano.

Con mi bendición y afecto.

+ Jesús García Burillo

Obispo de Ávila

Mons. Jesús García Burillo
Acerca de Mons. Jesús García Burillo 96 Articles
Nació en Alfamén, Provincia y Archidiócesis de Zaragoza, el 28 de mayo de 1942. Tras finalizar la carrera de Profesor de E.G.B., inició los estudios eclesiásticos en Valladolid, ciudad a la que se trasladó desde muy joven, terminándolos en la Universidad de Comillas de Madrid. Fue ordenado sacerdote en Valladolid, el 25 de julio de 1971. En la misma Universidad de Comillas obtuvo, en 1970, la Licenciatura en Teología y en 1977 el Doctorado en Teología Bíblica. Ha desempeñado el cargo de Vicario Episcopal en la Diócesis de Madrid, de la Vicaría III (1985-1996) y de la Vicaría VIII (1996-1998). Fue preconizado Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante el 19 de junio de 1998. Recibió la Ordenación Episcopal en Alicante el 19 de septiembre del mismo año. Preconizado Obispo de Ávila el 9 de enero de 2003, tomó posesión de la diócesis el pasado 23 de febrero de 2003, domingo. CARGOS DESEMPEÑADOS: Capellán de la Residencia Universitaria Torrecilla (Valladolid, 1971-75); Coadjutor de la parroquia de San Andrés de Villaverde (Madrid, 1977-79); Dir. de la Residencia Divino Maestro (Valladolid, 1964-66); Dir. de la Revista "Ekumene" (1966-71); Coordinador del Movimiento "Ekumene" en Andalucía (1966-71); Secretario General de la Vicaria III (Madrid, 1979-85); Vicario Episcopal de la Vicaría III (Madrid (1985-96); Vicario Episcopal de la Vicaría VIII (Madrid (1996-98). Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante (1998-2002) CARGOS EN LA CONFERENCIA EPISCOPAL: Miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral (1999-) y Relaciones Interconfesionales (1999-). ACTIVIDADES: Profesor de E.G.B. (1962-64); Prof. titular en Estudio Agustiniano (Valladolid, 1972-74); Colaborador del C.S.I.C. (1974- 76); Profesor del Instituto Internacional de Teología a Distancia (Madrid, 1977-98); Profesor de Radio ECCA (1977-98). PUBLICACIONES: Destacan entre todas ellas: Catequesis de primera comunión, en colaboración (Madrid: Studio 1968); su Tesis doctoral El ciento por uno. Historia de las interpretaciones y exégesis, (Madrid: C.S.I.C. 1977). Ha colaborado en el Departamento de Producción del Instituto Internacional de Teología a Distancia (1977-1998).