Catequistas de la misericordia y de la ternura de Dios

jesus_murguiMons. Jesús Murgui          Queridos catequistas:

Os disponéis a celebrar una vez más la Jornada Diocesana de Catequistas, este año en el marco extraordinario del Jubileo de la Misericordia. En efecto, el papa Francisco ha querido poner bajo el signo de la misericordia la acción pastoral de toda la Iglesia para este año y los años venideros. “¡Cómo deseo que los años por venir estén impregnados de misericordia para poder ir al encuentro de cada persona llevando la bondad y la ternura de Dios! A todos, creyentes y lejanos, puede llegar el bálsamo de la misericordia como signo del reino de Dios que ya está presente en medio de nosotros” (MV 3). Estas palabras del Papa van dirigidas para todos, pero resuenan de manera muy especial para vosotros, queridos catequistas, que tenéis la misión de ser testigos privilegiados de la misericordia de Dios para con los niños, los jóvenes y adultos que acuden a vuestra catequesis.

El lema de la Jornada es una invitación a dejarse tocar en el corazón por la misericordia de Dios y así testimoniarla a los demás. “Catequistas de la misericordia y de la ternura de Dios”. No hay otra forma de ser catequistas, que siendo resplandor del amor infinito y de la ternura de Dios. Del catequista se espera que sea un pedagogo de la bondad de Dios, un espejo de su amor incondicional. El corazón, la boca, las manos y los pies del catequista han de estar llenos de la noticia más grande: Dios nos ama con locura a cada uno de nosotros. Al realizar la catequesis, no podéis olvidar, además, al destinatario que tenéis delante: un hombre cargado de miseria y necesitado de amor, comprensión y ternura. Os corresponde, pues, a los catequistas ser hoy testigos de la misericordia de Dios en tiempos duros y complicados. Como María, en el canto del Magníficat, debemos anunciar de parte de Dios que “su misericordia llega a sus fieles de generación en generación” (Lc 1,50). Es la voz de la Virgen que habla maravillas de su Señor, porque no solo ha actuado en su vida personal, sino en su pueblo “de generación en generación”. La misericordia de Dios es para todos los hombres y vosotros debéis salir por los caminos del mundo a encontrarlos y contagiarles esta misericordia.

Como en otros años, vuestra Jornada está preparada por una catequesis previa que trabajáis en las parroquias con la compañía de los sacerdotes. El ejemplo de grandes catequistas de la misericordia os ha ayudado a descubrir su dimensión vivencial, el rostro concreto del amor de Dios en hombres y mujeres que se han llenado completamente de la misericordia. Ellos se convierten en maestros en vuestro camino de santidad. La programación pastoral de la Diócesis os ha ofrecido también para este año jubilar la lectio divina de la parábola del hijo pródigo. La meditación de esa bella pagina bíblica os ayuda a ser mejores catequistas dispuestos a aprender la fidelidad del Padre que acoge al hijo prodigo y convierte a su amor al hijo mayor que se comporta como un extraño.

Espero, en fin, que la Jornada de este año Jubilar que vamos a celebrar (D.m.) el 6 de Marzo, en Callosa de Segura, sea un momento de gracia y transformación para todos vosotros y podáis ser por la fuerza del Espíritu Santo “catequistas de la misericordia y de la ternura de Dios”. Buena Jornada.

Con mi afecto y bendición

+ Jesús Murgui Soriano

Obispo de Orihuela-Alicante

Mons. Jesús Murgui Soriano
Acerca de Mons. Jesús Murgui Soriano 175 Articles
Mons. D. Jesús Murgui Soriano nace en Valencia el 17 de abril de 1946. Recibió la ordenación sacerdotal el 21 de septiembre de 1969 y obispo desde el 11 de mayo de 1996. Estudió en el Seminario Metroplitano de Moncada (Valencia) y está licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y doctorado en esta misma materia por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. CARGOS PASTORALES Fue coadjutor entre 1969 y 1973 y párroco, en distintas parroquias de la archidiócesis de Valencia, entre 1973 y 1993, año en que es nombrado Vicario Episcopal. Fue Consiliario diocesano del Movimiento Junior entre 1973 y 1979 y Consiliario diocesano de jóvenes de Acción Católica de 1975 a 1979. Fue nombrado Obispo auxiliar de Valencia el 25 de marzo de 1996, recibiendo la ordenación episcopal el 11 de mayo de ese mismo año. Entre diciembre de 1999 y abril de 2001 fue Administrador Apostólico de Menorca. El 29 de diciembre de 2003 fue nombrado Obispo de Mallorca, sede de la que tomó posesión el 21 de febrero de 2004. El 27 de julio de 2012 se hizo público su nombramiento como Obispo de Orihuela-Alicante. El sábado 29 de septiembre de 2012, tomó posesión de la nueva diócesis. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Cargo que desempeña desde el año 2005. Anteriormente, ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral desde 1996 a 1999 y de la Comisión Episcopal del Clero desde 1999 a 2005.