José Estarán: El rito de la penitencia pública está lleno de gestos de misericordia

José Estarán, doctor en Historia y licenciado en Teología, es un apasionado del latín y de su transcripción al español. De este dominio y buen hacer surgió un trabajo, transcribir un pontifical de Venecia del siglo XVI relacionado con la penitencia pública, que le hizo llegar un gran amigo, el sacerdote y musicólogo Pedro Calahorra. Lo que comenzó como una simple transcripción derivó en todo un proyecto de investigación que culminó en su obra ‘La penitencia pública en códices medievales aragoneses’.

Cuéntenos cómo surgió este proceso de investigación.

Sobre la penitencia pública había mucho hueco en la historiografía aragonesa. De hecho, sólo encontré la obra ‘La penitencia pública en la catedral de Huesca’ del historiador Antonio Durán Gudiol, publicado en 1952. Es el único trabajo que he encontrado sobre la penitencia pública.

¿De qué fuentes ha bebido para llevar a cabo su estudio?

He estudiado un pontifical de Roda de Isábena –el más antiguo, data del año 1000- otro de Huesca, otro de la Seo y un último de Tarazona. Un pontifical es un libro que contiene las ceremonias que preside el obispo, incluyendo la normativa sobre lo que tiene que decir, gestificar…También he mirado otros códices como la consueta de Huesca. Las consuetas incluyen notas sobre las costumbres que se practican en las catedrales, por lo tanto son una importante fuente histórica. También he consultado un misal de Tarazona y un libro llamado Sacramentario-Evangeliario, que hemos atribuido a la Basílica del Pilar, y que contiene los ritos de los sacramentos y el evangelio de cada día. Además, he estudiado el pórtico occidental de la catedral de Jaca que lo considero el mejor escenario de la ceremonia penitencial, por sus figuras en capiteles y tímpano. Es como un pontifical en piedra.

Y ahora vamos al meollo, ¿qué es la penitencia pública?

La penitencia pública forma parte del sacramento del perdón. Es el rito que tenían que soportar las personas que cometían pecados públicos, escandalosos y graves, como homicidios, adulterios, apostasías… Este rito comenzaba el miércoles de ceniza y si durante la cuaresma cumplían la penitencia pú- blica, el jueves santo el obispo los recibía y les otorgaba la absolución.

Es un libro que encaja muy bien con el año de la Misericordia…

El rito de la penitencia pública está lleno de gestos de misericordia. El miércoles de ceniza el obispo debía llorar con el pecador, entristecerse con él, debía de cogerlo de la mano e introducirlo en la iglesia, todos estos son gestos familiares, cariñosos. Las oraciones que se empleaban son también impresionantes: “Misericordia quiero y no sacrificios” o “a un corazón contrito y humillado Dios no lo desprecia”. El jueves santo, día de la reconciliación, el obispo salía a las puertas de la iglesia para recibir a los penitentes, que esperaban fuera. Mientras, el diácono exclamaba: “¡Ya ha llegado el tiempo pactado! ¡Es el tiempo de la misericordia!” Este momento me parece espectacular.

Usted ha estudiado pontificales aragoneses y europeos, ¿qué rasgos distinguen a los primeros de los segundos?

Todos siguen más o menos las mismas pautas. No hay una diferencia seria, las aragonesas no incluyen menos que las europeas. Sí que he apreciado algunos localismos. Por ejemplo, el pontifical de Roda es el que presenta una redacción más simple pero por ser el más antiguo que hemos empleado. El pontifical de Tarazona es, sin embargo, de los más tardíos, del siglo XV, e incluye la misma ceremonia pero añadiendo más gestos y episodios.

___________

Las rúbricas, término que proviene de ‘ruber’ que significa rojo, son los fragmentos de texto que aparecen en los pontificales, entre otros documentos, que señalan cuándo debe hablar el sacerdote, cómo debe de hablar, cómo debe gestificar. Y el ‘ordo‘, lo que aparece en negrita, contiene las oraciones, los textos propiamente litúrgicos.

Aunque, por supuesto, la confesión siempre es personal, la penitencia publica es un rito que tiene una dimensión colectiva. El miércoles de ceniza el pueblo llora con los pecadores, con los penitentes y el jueves santo, el obispo, si han cumplido con la penitencia impuesta durante la cuaresma, les perdona y el pueblo se alegra con ellos.

También los había que voluntariamente ingresaban en la orden de los penitentes para purificar su alma. Debían llevar un sayal, una túnica áspera sin ropa interior, y las penas impuestas variaban según la condición del penitentes: su edad, sexo y estado civil. Estas consistían, entre otras, en ayunar, retirarse a algún lugar apartado, abstenerse de tener relaciones conyugales…

El pórtico occidental de la catedral de Jaca y el ritual de la penitencia

Jaca tiene el mejor escenario donde se pueda celebrar las ceremonias penitenciales por el pórtico occidental de su catedral. En él se comenta y presenta la exaltación del perdón.

El crismón del tímpano nos presenta a Cristo y los leones que tiene uno a cada lado simbolizan un mensaje. El que está a la derecha pisotea, destroza al pecado en dos figuras: un oso y un basilisco. En su boca se le nota furioso, con esos dientes tan perfectamente esculpidos. El de la izquierda está mas tranquilo y a sus pies guarda otra figura, el penitente, al que protege del mal. Se le reconoce porque lleva en su mano una serpiente, que simboliza el pecado. Se pueden leer en latín unas leyendas por encima de los leones. Encima del león de la derecha puede leerse: “El león fuerte esta pisoteando el imperio de la muerte”. Encima del león de la izquierda: “El león sabe perdonar al que se humilla y cristo al que lo pide”. Y en la parte inferior dice: “…limpia de vicios tu corazón para que no perezcas en la muerte segura”.

Los capiteles son también muy ilustrativos. El de la derecha tiene a un protagonista que es Daniel en el foso de los leones, muy relacionado con el mundo del perdón. En el capitel de la izquierda pueden verse a Aarón y Moisés indicando que hay que mantener la corrección, que no hay que saltarse las tablas de la ley para ser un hombre justo como Daniel.

(Archidiócesis de Zaragoza)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41607 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).