Mensaje de Cuaresma 2016

perez_gonzalezMons. Francisco Pérez        Hemos iniciado la Santa Cuaresma que es momento y tiempo de reflexionar, meditar, orar y buscar cauces de conversión y cambio de actitudes que no son propias de la vida cristiana. Es un tiempo para mirar cara a cara a Dios y, como hijos suyos, manifestarle nuestro más profundo amor filial. Sustentarse espiritualmente de Dios supone confiar siempre en Él y sólo en Él. Confiar en lo que no es Dios es situarse en el vacío. Por eso nos recuerda la Sagrada Escritura: “Maldito el hombre que pone su esperanza en el hombre y pone en la carne su apoyo, mientras su corazón se aparta de Dios” (Jr 17, 5).

El gran drama de nuestra vida es la falta de esperanza que conlleva angustia y vacío interior. Sin embargo este tiempo de oración, sacrificio y generosidad por amor a Dios nos facilita un camino de realización humana. Cuánto más encuentre nuestro corazón el camino y el diálogo con Dios más se hallará pacificado, aliviado y gozoso. La dicha es fruto de sentirnos queridos y Dios nos ama tanto que dispuso dar su vida en Jesucristo para concedernos su gracia y su gozo.

A pesar del pesimismo que se puede mostrar muchas veces en el ambiente y en la sociedad, hay una razón para la alegría y para seguir viviendo con ilusión y es la de tener presente lo que han vivido los santos: “¡Tú eres mi Dios y mi todo! ¿Qué más puedo desear? ¿Qué mayor dicha puedo apetecer?” (San Francisco de Asís). Y no olvidemos que estando presente el Señor todo es más apacible; pero cuando está ausente todo es desazón.

La Iglesia como Madre nos invita a acoger al Señor en este tiempo de preparación a la Pascua. De ahí que, como buenos hijos y buenos cristianos, hemos de aprovechar de las gracias que conceden los Sacramentos como cauces del amor de Dios. El Sacramento del perdón nos ayudará a poner el alma afinada y en comunión con Dios que es misericordioso. Así nos invita el Papa Francisco para vivir el Año de la Misericordia.

Deseo que sea un tiempo de morir a nuestro egoísmo para que reine la gracia y el amor de Jesucristo que habiendo padecido, muerto y resucitado nos lleve a la gran fiesta de la Pascua.

¡¡¡Feliz Pascua de Resurrección!!!

+ Francisco Pérez González

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 348 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).