«La revolución de la ternura, se llama Misericordia» La Sexta Obra Corporal de Misericordia (6)

Obispo Perez Pueyo - 02Mons. Ángel Pérez Pueyo         ¡Socorrer a los presos!

«Estuve en la cárcel —según relata Mateo en su evangelio— y vinisteis a verme». Es la sexta obra corporal de misericordia. Una cárcel no es un lugar al que se vaya voluntaria y gustosamente. A no ser que uno integre esa «patrulla» cualificada de voluntarios que visitan a los presos o sea uno de los capellanes destinado a ejercer su ministerio pastoral con los reclusos.

En la cárcel puede captarse pobreza material e indigencia espiritual y psicológica. De esto fui testigo en las dos visitas que hice a la cárcel del Rodeo II en Venezuela. Siendo Director General de los Sacerdotes Operarios diocesanos acompañé a Domingo Riera, capellán. Ha sido, sin duda, la experiencia pastoral más fuerte y evangélica que he vivido. Quedé profundamente conmovido. Como nunca, experimenté la «ternura de Dios», su amor misericordioso que es más fuerte que los delitos que alguien haya podido cometer. Dios restituye a cada uno su dignidad personal, su condición de hijo muy querido, tantas veces falto de cariño y reconocimiento, que definitivamente se tiene por «perdido» y «proscrito», convencido de que nadie le va a perdonar. Cuando los presos, o los que han salido de la cárcel, son atendidos por la Iglesia, experimentan que Dios puede restaurar su vida y su esperanza, que sana sus heridas y adicciones, que hace madurar y ayuda a levantar la mirada del que se siente avergonzado… Sólo la Misericordia de Dios es capaz de hacer este milagro.

Los obispos de Aragón me han encargado la coordinación de la pastoral penitenciaria en nuestra región eclesiástica. Lo primero que hice fue llamar asustado al responsable de la Pastoral Penitenciaria de la Conferencia Episcopal Española, pidiéndole consejo, orientación y aliento. Necesitaba saber cómo debía actuar para llevar a los presos de Zuera, de Daroca y Teruel el cariño de toda la comunidad eclesial de Aragón y que no se sintieran solos ni abandonados.

“La pastoral penitenciaria es mediadora de la misericordia de Dios”, me dijo. “El preso está necesitado de la misericordia de Dios porque necesita amor y perdón. Tenemos la gran responsabilidad de llevar esa misericordia a las cárceles para que los presos experimenten el amor de Dios en su vida. Todos deben sentir que Dios perdona, acompaña y ama”.

Muchos de los internos tienen su primera experiencia de fe en la cárcel. Son los “hijos pródigos” que vuelven a la casa del Padre, descubren que siempre les ha estado esperando con los brazos abiertos de Padre y que cuando “van a confesar sus horribles pecados” la respuesta de Dios es un “abrazo misericordioso.

El voluntario es el rostro de la ternura, de la caricia de Dios en la cárcel. Es el que abraza, no pregunta, no cuestiona, no duda del preso, lo mira, lo llama y camina con él hacia dentro, hacia la casa del Padre, a celebrar la fiesta del hijo que ha vuelto, es el amor de Dios encarnado en el preso.

Ojalá sepa estar a la altura de estos hermanos nuestros, más frágiles y vulnerables. Necesitaré, una vez más, vuestra oración y vuestra inestimable colaboración.

Con mi afecto y bendición

+ Ángel Pérez Pueyo

Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Ángel Pérez Pueyo
Acerca de Mons. Ángel Pérez Pueyo 133 Articles
- Mons. Ángel Javier Pérez Pueyo, natural de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), nace el 18 de agosto de 1956. Es el segundo hijo del matrimonio (+) Rodrigo Pérez Fuertes (1.III. 1924 – 1.III.2012) y (+) Carmen Pueyo (21.II.1929 – 19.IV-2005). Su hermana, (+) Mª Concepción (19.V.1954 – 27.VII.1998), se queda paralítica cuando tenía catorce meses como consecuencia de una poliomielitis aguda. - A los 10 años de edad ingresa en el Seminario Metropolitano de Zaragoza. De 1966 a 1971 cursa sus estudios de bachillerato en el Seminario Menor. En 1972 pasa al Seminario Mayor donde estudia COU y como es demasiado joven para iniciar los Estudios Eclesiásticos los formadores le recomiendan que inicie la Etapa Introductoria y estudie Magisterio en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Educación General Básica “Virgen del Pilar” que se hallaba ubicada en el mismo edificio del Seminario. En 1974 inicia sus Estudios Eclesiásticos en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). - En 1977 va a Salamanca al Aspirantado “Maestro Ávila”, ¾casa de formación que los Sacerdotes Operarios tienen en España¾, donde cursa los tres últimos años de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Posteriormente realiza estudios de licenciatura en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Civil de Salamanca. - A los 23 años, el día 19 de marzo de 1980, es ordenado sacerdote por Mons. Antonio Vilaplana Molina en Plasencia (Cáceres) donde había sido enviado por los Superiores de la Hermandad para realizar la Etapa de Pastoral como formador y profesor en el Seminario Menor de dicha Diócesis. - Al finalizar el curso 1979/80 es destinado al Seminario de Tarragona. Desde 1980 a 1985 desempeña su labor formativa en el Seminario Menor como responsable de los seminaristas y como tutor y profesor del Colegio-Seminario. - En 1985 es nombrado Rector del Aspirantado Menor de Salamanca. Colabora como profesor y tutor en el Colegio “Maestro Ávila” impulsando el trabajo de pastoral juvenil y vocacional con los alumnos y profesores del mismo colegio. - En julio de 1990, en la XVIII Asamblea General, es elegido miembro del Consejo Central y se le responsabiliza de la Coordinación Pastoral de la Hermandad. Durante este tiempo coordina la preparación y dirección de los Cursos para Formadores de Seminarios que se impartieron en Buenos Aires (Argentina), en Caracas (Venezuela), en Lima (Perú); colaboró en el diseño del Curso para Formadores de Seminarios organizado por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española que se viene celebrando durante el verano en Santander; y colabora como profesor en el Curso para Formadores de Seminarios de lengua española-portuguesa, organizado por la Congregación para la Educación Católica, que se imparte en el Pontificio Colegio Español de San José y en el que participan formadores de diferentes países Lati­noamericanos. En 1994 participa en Itaicí (Brasil) en el I Congreso Continental Latinoame­ricano de Vocaciones. - En julio de 1996, en la XIX Asamblea General es elegido Director General de la Hermandad de Sacerdotes Operarios hasta el año 2002. En 1997 participa en el Congreso sobre secularidad del presbítero diocesano organizado por la Comisión Episcopal del Clero de la Conferencia Episcopal Española. – En julio de 2002, en la XX Asamblea General, celebrada en el Pontificio Colegio Español de San José de Roma (Italia) es reelegido por mayoría absoluta en primera votación. −El pasado 22 de mayo de 2008 la Hermandad ha recibido de la Santa Sede la aprobación como Asociación Sacerdotal de Derecho Pontificio, tal como soñó desde el comienzo Mosén Sol. Y en julio de 2008, por coincidir con el 125 aniversario de la Fundación de la Hermandad y el I Centenario de la muerte del Beato Manuel Domingo y Sol, se celebrará en Tortosa la XXI Asamblea General. – En septiembre de 2008, al concluir su mandato como Director General, es nombrado Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. – El 2 de agosto de 2013 es nombrado Rector del Pontificio Colegio Español de San José en Roma por la Congregación del Clero. – El 27 de diciembre de 2014 es nombrado por el Papa Francisco Obispo de Barbastro-Monzón.