Las Obras de Misericordia (1)

salvador_gimenez_valls_leridaMons. Salvador Giménez          Todos hemos escuchado en alguna ocasión que el papa Francisco ha propuesto un Año de la Misericordia. Lo sabemos sobre todo los cristianos, quienes debemos esforzarnos con honestidad y mayor exigencia a vivirlo con alegría. También a comunicarlo a todos los que nos acompañan en este camino de la vida.

Es una propuesta que ha gozado de gran simpatía por amplios sectores de la población. Empezó en la pasada fiesta de la Inmaculada Concepción y terminará en la próxima fiesta de Cristo Rey. La misma palabra, misericordia, evoca unas realidades que conforman el fundamento de las actitudes del ser humano: el amor, el perdón, la compasión y la ternura. Son conceptos que ensanchan nuestro interior y nos permiten ver el mundo con mirada positiva y contemplar a los demás con un corazón cercano y servicial. Palabras que se acompañan con gestos para que puedan resultar visibles nuestros pensamientos y deseos; cumplimos en ese caso la exigencia evangélica que desarrolla en caridad la fe en el Señor.

Hemos hablado varias veces de este especial año jubilar. Volvemos otra vez sobre lo mismo con la pretensión de centrar nuestro comentario en las llamadas obras de misericordia. Pueden ser un fruto magnífico producido por la siembra y el cultivo en estas semanas que nos obligan a reflexionar y a actuar. Son una especie de descripciones de un aspecto esencial de las relaciones humanas que se convierten en un imperativo nacido del mismo evangelio cuando el Señor repetía a cada uno, al final de su vida, que lo actuación hacia los otros tiene las mismas características y se identifica con lo que hemos hecho con Él mismo. La Iglesia ha fijado a lo largo de los años unas formulaciones que concretan las actitudes básicas con relación a los demás.

Son catorce las obras de misericordia. Siete corporales y siete espirituales. Son fáciles de retener y muchos de nosotros las hemos aprendido en la catequesis y las hemos visto realizadas en el comportamiento diario de gran cantidad de cristianos. Bien podríamos llamar al conjunto de estas obras un buen resumen de la Doctrina Social de la Iglesia del que os hablábamos hace una semana. Es un resumen que entiende cualquier persona, se ha popularizado su formulación y es muy práctico a la hora de su aplicación.

Me ha parecido oportuno utilizar este espacio para recordar las mencionadas obras y comentar con brevedad y sencillez su contenido, Cada semana expondremos la reflexión sobre una obra corporal y otra espiritual. El resultado nos ocupará siete semanas que intercalaremos con otros temas exigidos por la misma evolución temporal de la Iglesia. No podemos prescindir de un comentario sobre la Pascua, sobre la inscripción en la clase de religión, sobre la recepción de los sacramentos de la iniciación cristiana, sobre alguna fiesta popular o sobre la jornada de los medios de comunicación. El espacio es corto y se presta a una reflexión excesivamente elemental. Pido vuestra comprensión. Pero es suficiente este pequeño recordatorio si sirve y es útil para examinar la actuación individual y comunitaria. Quien desee ampliar sus conocimientos sobre este tema puede recurrir a diversas publicaciones que se han puesto a la venta en estas últimas semanas.

En pocas líneas aplicaremos el mismo esquema para las distintas obras de misericordia: una breve descripción de lo que nos quiere decir, unas referencias bíblicas para que podamos acudir a la lectura de las mismas, una enumeración de personas y entidades de nuestra diócesis que ya actúan en la obra referida y terminaremos con una llamada o invitación a la colaboración personal.

Espero que seáis comprensivos por la sencillez de la exposición y exigentes en la aplicación que cada uno hace en beneficio de los demás.

+Salvador Giménez

Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 184 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.