Fernando Alonso Ecenarro, voluntario con enfermos de Lepra: «Donde la fuerza terapéutica no llega, hacer abundar la gracia del cariño»

1. Visitar a los enfermos

Fernando Alonso Ecenarro tiene 23 años y estudia 6º de medicina. Él sabe lo que el Papa Francisco quiere decir con «cariñoterapia» y la vive como voluntario en Fontilles, un sanatorio (el último de Europa) para personas que padecieron Lepra. Hoy, estas personas, tienen secuelas físicas pero la que más duele es la de la soledad. Como Fernando un grupo de voluntarios de la Universidad Francisco de Vitoria pasan unos días allí para visitar a estos enfermos y acompañarles que, según el propio Fernando, es «el mayor de los regalos».

P.¿Cómo y por qué decides dedicar una parte de tu vida a ser voluntario en Fontilles, haciendo compañía a personas que fueron enfermos de Lepra?

R. Creo que tenemos que salir de nuestra comodidad. Cuando uno es voluntario con personas que lo necesitan aprende a salir de sí mismo y dirige su mirada hacia el otro. Esto yo lo percibo de manera especial con los enfermos, en ellos se revela el gran misterio del sufrimiento y es una suerte a la vez que una gran responsabilidad poder acompañar a alguien que vive esa situación. La Lepra es una enfermedad que estigmatiza de manera especial a las personas, por lo tanto esta carga de sufrimiento es aún mayor, ya que a la propia enfermedad se le une el rechazo de la sociedad.

«Nuestras tareas allí creo que se podrían resumir con una palabra: acompañar»

P. ¿En qué consiste tu voluntariado allí? ¿Qué actividades concretas hacéis con las personas a las que visitáis?

R. Nuestras tareas allí creo que se podrían resumir con una palabra: acompañar. Hicimos varias tareas de limpieza, organización de juegos, ayuda en las sesiones de fisioterapia, largos paseos por el campo, conversación con ellos… pero finalmente todo iba encaminado a lo mismo, acompañar a cada persona con la que nos encontrábamos durante esos días.

P. ¿Qué tipo de personas son las que viven en el sanatorio de Fontilles? ¿Qué secuelas ves tú que deja la enfermedad de la Lepra a nivel emocional?

R. Son personas que han tenido una historia vital compleja, cada una tiene tras de sí una historia muy difícil. La Lepra estigmatiza social y emocionalmente. Nuestra sociedad no conoce las características de la enfermedad y todo lo que no se conoce da miedo. Estas personas han vivido desde el diagnóstico, aisladas y marginadas, todo ello ha ido generando en ellas un profundo sentimiento de soledad.

P. La obra de la Misericordia “Visitar enfermos” cobra especial importancia para estas personas que sufrieron una enfermedad totalmente apartada de la sociedad como fue la Lepra. ¿Por qué consideras que se hace un bien grande con esta acción?

R. Considero que estas personas que han pasado por situaciones de rechazo y marginación necesitan de manera especial sentirse queridas, sentirse acompañadas, necesitan encontrar en aquellos que tenemos la gran suerte de poder acompañarlas unos días un alivio, aunque sea mínimo, de su sufrimiento.

«La «cariñoterapia” yo la entiendo como el cariño y el cuidado de las personas como bálsamo para sus heridas»

SAMSUNG

P. El Papa Francisco ha dicho recientemente que “la cariñoterapia puede ser la mejor medicina” ¿Qué entiendes por este término de cariñoterapia? ¿Los voluntarios que vais a Fontilles la ponéis en práctica?

R. La verdad es que nuestro Papa Francisco siempre nos sorprende con sus expresiones. “La cariñoterapia” yo la entiendo como el cariño y el cuidado de las personas como bálsamo para sus heridas.

Muchas veces nos empeñamos en pautar medicaciones de muchos tipos, tratando de aliviar una dolencia que es del alma. Este tipo de padecimiento que afecta a lo más profundo del ser humano tiene su mejor cura en el cariño, como expresión de amor.

En Fontilles nuestra intención fue aplicar este principio, donde la fuerza terapéutica no llega hacer abundar la gracia del cariño, el sentirse querido y acompañado.

P. Además como estudiante de medicina este voluntariado te aportará experiencia a nivel profesional para afrontar ciertas situaciones cuando seas médico, ¿Cuáles son esas cosas que te aporta esta experiencia a tu carrera como médico?

R. Te aporta por un lado el conocimiento de la Lepra como enfermedad en todas sus vertientes, no sólo a nivel físico sino también a nivel social y emocional. No tratamos con la enfermedad sino con enfermos que padecen o han padecido la enfermedad.

Por otro lado me ha aportado entender mejor el acompañamiento durante la enfermedad, acercarse al paciente como un regalo que merece la pena, y que necesita todo nuestro cuidado y cariño.

P. La alegría de ser voluntario es algo en lo que todo el mundo coincide cuando experimenta el voluntariado, ¿cómo animarías a otros jóvenes para ser voluntarios visitando enfermos?

R. Ser voluntario con enfermos es una de las mayores alegrías y a la vez una gran responsabilidad.

Siempre he creído que los enfermos comparten con aquellos que tenemos la suerte de visitarles, su sufrimiento. Acompañar en este sufrimiento es una experiencia que poco a poco va moldeando la vida y te ayuda a entenderla mejor, a vivirla en todas sus dimensiones. Comprender que detrás de cada uno de ellos se encuentra el mismo Jesús sufriendo te permite mirarle a él cara a cara y lo que descubres te cambia la vida.

(Lourdes Artola – Agencia SIC)

 

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40228 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).