Jesús Luis Viñas, misionero de la Misericordia, afronta su tarea con ilusión

Coria-Cáceres José Luis Viñas y Jesús Fermin
Jesús Luis Viñas (a la izquierda), junto al también sacerdote Fermín Jesús González.

El Miércoles de Ceniza, el Santo Padre entregó el mandato a los Misioneros de la Misericordia. En el encuentro con ellos, el Papa Francisco les recordó que están llamados «a expresar la maternidad de la Iglesia«, porque «no podemos correr el riesgo de que un penitente no perciba la presencia materna de la Iglesia que lo acoge y lo ama«. Entre esos misioneros se encuentra el sacerdote de la diócesis de Coria-Cáceres, Jesús Luis Viñas.

¿Qué significa para ti ser Misionero de la Misericordia?

Al principio, la invitación me pareció que era una broma, pero cuando el obispo de la diócesis Mons. Francisco Cerro Chaves me lo confirmó, pensé que era algo que me superaba y que no era quién para desempeñar esta labor. Entonces sólo me venía a la cabeza el texto de Pablo: “Te basta mi gracia” (2Cor 12,9), para afrontar la tarea con ilusión.

Ser misioneros de la misericordia –nos lo ha dicho el Papa- es una responsabilidad”, la de “ser en primera persona testigos de Cristo y de su forma de amar”. Ojalá sea así.

¿Qué frutos esperas que dé vuestra misión durante el Jubileo?

Espero que el mandato misionero que hemos recibido sea, como nos ha dicho el Papa Francisco, “expresión viva de la Iglesia que, como madre, acoge a todos los que se acercan”.

No es que vayamos a encontrarnos muchos casos de penitentes que confiesen alguno de los pecados reservados que el Papa nos concede perdonar, pero el hecho mismo de concederlo a tantos misioneros es ya un signo de que la Iglesia, más que nunca, quiere ser madre y mostrar abiertamente la misericordia que viene del Padre.

Y, sobre el discurso del Papa, ¿qué parte te llegó más?

De lo que el Papa nos dijo el martes, me impactaron dos cosas: una que va en relación a la gran responsabilidad que supone ser confesor: “Si no estás dispuesto a ser padre, no vayas al confesionario; puedes hacer mucho mal a un alma”. La otra, el deseo expreso del Santo Padre de que se manifieste con generosidad la misericordia de Dios, que acoge sin necesidad ni siquiera de que el pecador sea capaz de manifestar su arrepentimiento en palabras, a veces “un gesto basta”.

Y me pareció bellísima la imagen de Noé, considerado un hombre justo, pero que en un episodio bastante desconocido, desnudo y borracho, es cubierto y recogido por sus hijos. El Papa la empleó para hablar de la labor de la Iglesia misericordiosa que acoge y cubre la desnudez del pecador.

(En la foto, a la izquierda, Jesús Luis Viñas, junto al sacerdote de la archidiócesis de Mérida-Badajoz Fermín Jesús González, también misionero de la misericordia)

(Diócesis de Coria-Cáceres)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41069 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).