El hambre no sólo se combate con comida

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández         Este domingo Manos Unidas pide nuestra colaboración generosa. En este año el eslogan de la campaña es: El hambre no solo se combate con comida. Como en años anteriores se quiere hacer llegar a la sociedad española un llamamiento a la colaboración que ayude a continuar con un trabajo que, desde hace 56 años, promueven para acabar con la lacra del hambre que afecta a casi 800 millones de personas en distintos países del mundo.

Como ha quedado constatado en estos 56 años, Manos Unidas es una organización de confianza y sabemos cómo hasta el último céntimo que aportamos llega a su destino a través de distintos proyectos. Manos Unidas es la ONG de desarrollo de la Iglesia Católica y de voluntarios, que trabaja para apoyar a los pueblos del Sur en su desarrollo y en la sensibilización de la población española. Los ingresos para desarrollar sus proyectos provienen, en un 87,1 %, de fuentes privadas, es decir, fundamentalmente de nuestras pequeñas aportaciones en este día y en un 12,9 % del sector público.

En la campaña de este año Manos Unidas quiere nuevamente mentalizarnos sobre el problema lacerante del hambre en tantos países del mundo. Problema que no sólo se soluciona aportando alimentos, de ahí su eslogan de esta campaña: El hambre no sólo se combate con comida. Si queremos terminar con esta vergüenza mundial que es el hambre, debemos apoyar programas, planes y proyectos de desarrollo integral promovidos siempre por las personas de los países más necesitados de América, Asia, África y Oceanía.

En esta campaña, Manos Unidas explica cómo aborda diariamente la lucha contra la pobreza en los países del Sur; y lo hace a través de programas de formación que permiten mejorar la educación -tanto escolar como profesional- de aquellos que más lo necesitan, pero también a través de la construcción y rehabilitación de infraestructuras como escuelas, hospitales y pozos; y programas sociales que permitan fortalecer el papel de la mujer. Se trata en definitiva de abrir caminos y tender puentes para mejorar las condiciones de vida del mayor número de personas; de llegar a todos, hasta en los lugares más remotos.

Estamos participando en el Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia, en él el Papa nos invita a vivir las Obras de Misericordia, propias de la vida cristiana. Todos recordamos que una de ellas es dar de comer al hambriento y otra, dar de beber al sediento. Manos Unidas nos da la oportunidad de ejercernos en estas dos Obras de Misericordia en esta campaña del año 2016 de Manos Unidas.
Quiero terminar agradeciendo a todos los voluntarios de Manos Unidas en nuestra diócesis, todos sus trabajos para que todos nos concienciemos de esta realidad que es una de las heridas de toda la humanidad.

Como nos dice la segunda frase del eslogan de este año, en este domingo,unimos nuestras manos a los voluntarios de Manos unidas y queremos colaborar.

Con todo afecto os saludo, agradezco y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR
Obispo de Tarazona

 

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 233 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.