Siembra

mons_martorellMons. Julián Ruiz Martorell        Queridos hermanos en el Señor:

Os deseo gracia y paz.

La Campaña número 57 de Manos Unidas tiene como lema “Plántale cara al hambre: siembra”. En 2016 comienza el “Trienio de Lucha contra el Hambre” cuyo objetivo es trabajar para disminuir el hambre y reforzar el derecho a la alimentación de las personas más pobres y vulnerables.

Manos Unidas es algo más que una organización asistencial. Supone, ante todo, una actitud, un modo de ser y de actuar, una forma de sentir y de vivir, una manera de afrontar la realidad, un estilo de convivencia y cooperación, un referente de solidaridad, un estímulo para nuestras comunidades, un testimonio creíble del evangelio vivido.

Manos Unidas es una extensa, intensa y generosa familia que engendra nuevas relaciones, una comunidad fraterna que abre las manos para compartir, abrazar, colaborar y sembrar. Es un grupo de personas que estrechan sus manos con otras manos para trabajar conjuntamente, para compartir sueños, proyectos, iniciativas, realidades y esperanzas.

Manos Unidas trabaja para poner nombre a los más vulnerables, a los hambrientos y sedientos, a quienes carecen de techo y de instrucción, a quienes viven en condiciones insalubres e indignas, a los que sufren injusticia y discriminación, a las personas necesitadas de afecto y comprensión.

El Diccionario de la Real Academia Española define “sembrar” con estas palabras: “Arrojar y esparcir las semillas en la tierra preparada para este fin”, y también: “Hacer algunas cosas de que se ha de seguir fruto”.

Sembrar supone tres actividades: en primer lugar, es necesario preparar la tierra; en segundo lugar, se necesitan semillas; en tercer lugar, hay que arrojarlas, esparcirlas.

Para preparar el terreno hay que suprimir obstáculos, retirar piedras, arar, remover la tierra para que coja oxígeno y se vuelva fina y arenosa, con profundidad. También es necesario disponer el modo de riego y favorecer la retención de la humedad. Es decir, que para obtener fruto es preciso sembrar con paciencia, con perseverancia y con esfuerzo.

Sembrar significa dar una oportunidad al futuro, hacer posible la esperanza, construir solidariamente, trabajar continuamente, colaborar en el crecimiento de la semilla. Sembrar significa cultivar, cuidar y proteger.

La propuesta que recibimos de Manos Unidas nos invita a plantar cara al hambre, es decir, superar una actitud pasiva, pesimista, desilusionada. Se trata de cambiar de disposición de ánimo. Hay que pasar de la inercia al compromiso, de la comodidad a la colaboración activa, de la resignación al trabajo solidario.

Y se nos hace una propuesta personal: “siembra”. No podemos excluirnos ni delegar nuestra responsabilidad peculiar. Se necesita la aportación de todos y de cada uno, sin excepciones ni excusas.

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

+Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Jaca y de Huesca

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 390 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.