Plántale cara al hambre, siembra

jimenezzamoravicenteMons. Vicente Jiménez        Queridos diocesanos:

Un años más la Campaña de Manos Unidas contra el hambre en el mundo reclama nuestra atención y respuesta. El viejo problema del hambre, resumen de todas las injusticias, con su cortejo de subdesarrollo e incultura, tanto por la magnitud de las cifras como por su calado y gravedad, debiera suscitar en el plano mundial, también en la Iglesia, reacciones más solidarias y fraternas.

En su solución hay implicadas muchas y graves responsabilidades, a distintos niveles, que no es éste el momento de concretar, sino más bien de aprovechar la oportunidad que nos ofrece esta Campaña de Manos Unidas, para aceptar con todas sus consecuencias lo que a nosotros, desde la conciencia humana y la fe cristiana, nos afecta y nos compromete.

¿Qué es Manos Unidas?

¿Cómo nació esta Campaña contra el hambre? En el año 1955 la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC) lanzó al mundo un manifiesto, en el que denunciaba la existencia de tres hambres que azotan la humanidad: hambre de pan, de cultura y de Dios. El manifiesto pretendía alertar a la opinión pública y movilizarla para una acción eficaz y rápida.

En España, las Mujeres de Acción Católica, hace 57 años creaban la Organización Católica llamada Manos Unidas. Una ONG de la Iglesia Católica y de voluntarios para el Desarrollo, que trabaja para apoyar a los pueblos pobres del Sur en su desarrollo y en la sensibilización de la población española. Sus prioridades en proyectos se centran en cinco grandes líneas: la agrícola, la sanitaria, la educativa, la social y la promoción de la mujer (pilar dinamizador presente en los otros cuatro).

Lema de este año 2016

El lema de este año 2016 es: Plántale cara al hambre: siembra. Porque no podemos quedarnos indiferentes ante la situación del hambre en el mundo, proponemos: sembrar una buena tierra, una buena agua, una buena semilla.

El motor fundamental de Manos Unidas es que las personas y los pueblos vivan, y vivan con dignidad. Por eso durante el trienio 2016-2016, Manos Unidas trabajará para disminuir el hambre en el mundo, le plantará cara al hambre., para reforzar el derecho a la alimentación de las personas más pobres y vulnerables del planeta, facilitándoles las condiciones y proporcionándoles los medios necesarios para que puedan vencer la pobreza y tomar las riendas de su propio destino.

Problema técnico y ético, que exige el compromiso de todos

El problema del hambre en el mundo no sólo es técnico, sino que requiere una ética fundada en unos criterios morales que deben partir del reconocimiento del valor trascendente de la persona humana y de los derechos que de ella se derivan. “La dignidad de cada persona humana y el bien común son cuestiones que deben estructurar toda política económica, pero a veces parecen solo apéndices agregados desde fuera para completar un discurso político sin perspectivas ni programas de verdadero desarrollo integral” ( Conferencia Episcopal Española, Iglesia servidora de los pobres, Madrid 2015, 22).

Acabar con el hambre es un paso esencial en la construcción de un mundo cada vez más justo. La pobreza y el hambre en el mundo nos atañen a todos los seres humanos como miembros de una misma familia. Todos, con nuestras manos unidas, guiados por la justicia, la caridad y la misericordia, debemos recorrer el camino para que todos tengamos el alimento de cada día.

Nuestra Diócesis de Zaragoza, como en años anteriores, se ha comprometido a financiar varios proyectos. De nosotros, de ti y de mí, depende sacar adelante estos proyectos, que ayudarán a muchos hermanos nuestros del Tercer Mundo a que vivan en condiciones humanas más dignas y tengan acceso a la alimentación.

Con esta carta pastoral, como Arzobispo expreso públicamente mi gratitud sincera al Sr, Presidente, al Sr. Consiliario, a todo el Equipo de nuestra Delegación Episcopal de Manos Unidas, y a todos los voluntarios por su trabajo entusiasta y eficaz durante todo el año. Gracias a Dios la respuesta de los diocesanos es siempre muy generosa y nos permite financiar todos los proyectos que elegimos para cada Campaña.

Con mi afecto y bendición,

+ Vicente Jiménez Zamora
Arzobispo de Zaragoza

Mons. Vicente Jiménez Zamora
Acerca de Mons. Vicente Jiménez Zamora 252 Articles
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora nace en Ágreda (Soria) el 28 de enero de 1944. Fue ordenado sacerdote diocesano de Osma-Soria el 29 de junio de 1968. Es licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en Teología Moral por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma y en Filosofía por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal y episcopal está unido a su diócesis natal, en la que durante años impartió clases de Religión en Institutos Públicos y en la Escuela Universitaria de Enfermería, además fue profesor de Filosofía y de Teología en el Seminario Diocesano. También desempeñó los cargos de delegado diocesano del Clero (1982-1995); Vicario Episcopal de Pastoral (1988-1993); Vicario Episcopal para la aplicación del Sínodo (1998-2004) y Vicario General (2001-2004). Fue, desde 1990 hasta su nombramiento episcopal,abad-presidente del Cabildo de la Concatedral de Soria. El 12 de diciembre de 2003 fue elegido por el colegio de consultores administrador diocesano de Osma-Soria, sede de la que fue nombrado obispo el 21 de mayo de 2004. Ese mismo año, el 17 de julio, recibió la ordenación episcopal. El 27 de julio de 2007 fue nombrado Obispo de Santander y tomó posesión el 9 de septiembre de 2007. Desde el 21 de diciembre de 2014 es Arzobispo de Zaragoza, tras hacerse público el nombramiento el día 12 del mismo mes. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro del Comité Ejecutivo desde el 14 de marzo de 2017. Además, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (2007-2008) y Pastoral Social (2008-2011). Desde 2011 era presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, tras ser reelegido para el cargo el 13 de marzo de 2014. El sábado 29 de marzo de 2014 la Santa Sede hizo público su nombramiento como miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.