Plántela cara al hambre. Siembra – Campaña Manos Unidas 2016

Mons. Cerro ChavesMons. Francisco Cerro        En esta Iglesia Diocesana que prepara con ilusión el XIV Sínodo Diocesano: “Caminando juntos con Cristo para buscar, renovar y fortalecer la fe”, se une a la Iglesia Universal que con el papa Francisco a la cabeza, vive el Jubileo de la Misericordia como un bien precioso, misericordiosos como el Padre. El papa Francisco nos pone como programa para vivir este año las 14 Obras de Misericordia, las corporales y las espirituales. Es curioso que en estas Obras de Misericordia, el “dar de comer al hambriento” nos viene de perlas, como una misión que, desde hace muchos años, Manos Unidas ofrece como una llamada fuerte y expresión de una profunda conversión personal y pastoral: Dar de comer al hambriento, que en esta Campaña de 2016 tiene como lema. “Plántale cara al hambre. Siembra”.

¿Pero, qué podemos hacer para plantar cara al verdadero escándalo de la humanidad que significa el hecho de que mientras algunos viven en la opulencia, hay muchos millones de personas que mueren de hambre, sobre todo niños? Los cristianos y los países que se definen como de raíces cristianas, sobre todo en la vieja Europa, deberían de dar una solución al mayor mal de la humanidad y que no es más que el fruto del egoísmo y de una manifiesta falta de amor al prójimo.

Quiero destacar tres cuestiones:

1. Tomemos en serio que el problema gravísimo existe, pero también la solución. Manos Unidas siempre ha sensibilizado a la Iglesia y a la sociedad con objeto de dar una respuesta adecuada que nace de esta Obra de Misericordia: Dar de comer al hambriento. Probablemente, no se solucione el problema sin una profunda conversión del corazón para que podamos ver cómo Jesucristo se identifica con los pobres, hambrientos y abandonados de la humanidad en las esquinas de la vida. Pido, encarecidamente, que sigamos apoyando y colaborando con la Campa- ña de Manos Unidas. No podemos olvidar que mientras exista caridad y entrega, no hay causas que, de verdad, puedan agotar nuestra generosidad. Quien vive con amor y misericordia nunca experimentará que la crisis le puede.

2. Animo a las parroquias, colegios, comunidades a que se lancen, sin miedo, a apoyar con total generosidad, a que busquéis por todos los medios a vuestro alcance, plantar cara al hambre y sembrar de esperanza el corazón de los hambrientos porque ven en nuestra actitud un claro afán por encontrar soluciones a este gravísimo problema que no tiene razón de ser en pleno siglo XXI. Toda solución pasa, en principio, por el bolsillo y se expresa en la generosidad con los pobres. Pero, también es cierto que la solución pasa por procurar unas estructuras económicas y productivas capaces de crear puestos de trabajo para todos, con objeto de que la dignidad de las personas alcance las cotas que todas las personas de buena fe deseamos.

3. Nuestra Diócesis de Coria-Cáceres tiene que comprometerse a que seamos capaces, en esta Campaña 2016, de hacer crecer las colectas y aportaciones que van a Manos Unidas y, además, a ejecutar de una manera más plena el amor a los que viven en las esquinas de la vida desprovistos de lo indispensable para poder vivir con la dignidad a la que tiene derecho la persona humana. Colaborad con generosidad y altura de miras y estad seguros que ganarán los pobres que no tienen ni para comer y, también, ganamos nosotros que nos beneficiamos de la Obra de Misericordia: Dar de comer al hambriento.

+ Francisco Cerro Chaves

Obispo de Coria-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 191 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.