Plántale cara al hambre: siembra

Plasencia Rodriguez Magro AmadeoMons. Amadeo Rodríguez        Queridos diocesanos:

Cada año, al comenzar el mes de febrero, Manos Unidas vuelve a llamar nuestra atención sobre el hambre en el mundo que están sufriendo más de 800 millones de personas. Esta campaña nos ayuda a sensibilizarnos y nos invita a compartir, para recaudar fondos para los proyectos de desarrollo en los campos de alimentación, la salud, la educación, la promoción de la mujer, la vivienda, el cuidado de la maternidad, etc. Lo hace además con credibilidad, porque Manos Unidas sigue haciendo una gran labor en las zonas más pobres de la tierra.

En este Año Jubilar de la Misericordia, en el que el papa Francisco nos pide que tengamos muy presentes las Obras de Misericordia corporales y espirituales, se nos recuerda que hay que darle de comer al hambriento, de beber al sediento… es decir, se nos propone el contenido básico de la actividad de Manos Unidas. Tanto las obras de misericordia como la campaña contra el hambre nos proponen concreción en nuestra conciencia en favor de los pobres de la tierra.

A eso os invitaba yo mismo cuando os he dicho en la carta pastoral que os he dirigido con motivo del Año de la Misericordia: “Las obras de misericordia, como sabemos muy bien, son una invitación a no permanecer indiferentes y a no marcar distancias ante los problemas del otro. A veces, a causa de una mal entendida tolerancia, dejamos de hacer lo que debemos en favor de los demás. Hay que estar, por tanto, muy atentos a lo que los más pobres necesiten y así podremos concretar en qué hemos de ayudarles”.Os invito con el Papa Francisco a abrir los ojos para mirar las miserias del mundo y plantarles cara. No podemos dejar de mirar hacia “las heridas de tantos hermanos y hermanas privados de la dignidad, y sintámonos provocados a escuchar su grito de auxilio” (El rostro de la misericordia, 15).

El lema de este año en la Campaña contra el Hambre todo se concreta de este modo “Plántale cara al hambre: SIEMBRA”. Es realmente muy sugerente, porque nos invita a sembrar, conscientes de que cuando se siembra se recoge. En la agricultura, y en nuestra tierra sabe mucho de eso, para conseguir los frutos deseados se empieza por sembrar. Pues algo así hay que hacer para erradicar el hambre y la miseria de millones de personas en todo el mundo: hay que sembrar.

Sembremos entonces semillas que nos den el fruto que necesitan los millones de seres humanos que aún pasan hambre en el mundo. Empecemos ante todo por sembrar el amor misericordioso y hagamos de él el gran abono de la siembra solidaria. Y sobre ese terreno abonado pongamos en la tierra semillas que den pan, dignidad, cultura, progreso; que den todo lo que abra al mundo a un bien común sin exclusiones.

Tu aportación dada con amor para todos los proyectos que Manos Unidad ofrece está contribuyendo a la promoción y el desarrollo de muchos hombres y mujeres. Gracias a tu generosidad hay muchos que podrán tener una vida mas digna y muchos más medios para lograr un mayor bienestar. Sólo de este modo podrán mirar al futuro con más esperanza. Esta siembra, hecha desde la generosidad, siempre es rentable.

Os invito, un año más, a todos los diocesanos a secundar las iniciativas de Manos Unidas y a colaborar generosamente con la colecta que se realizará en todas las parroquias el domingo 14 de febrero. Invito también al ayuno voluntario que Manos Unidas propone para el viernes anterior. El ayuno nos renueva interiormente y nos hace crecer en solidaridad con quienes suelen ayunar diariamente porque no tienen para comer.

Con mi afecto y bendición

+ Amadeo Rodríguez Magro,

Obispo de Plasencia

Mons. Amadeo Rodríguez
Acerca de Mons. Amadeo Rodríguez 183 Articles
Mons. Amadeo Rodríguez Magro nació el 12 de marzo de 1946 en San Jorge de Alor (Badajoz). Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Badajoz, del que luego sería formador. Recibió la ordenación sacerdotal el 14 de junio de 1970. Su primer destino pastoral fue de coadjutor de la parroquia emeritense de San Francisco de Sales (1970-1974), de la que posteriormente sería párroco (1977-1983). Tras obtener la licenciatura en Ciencias de la Educación (sección Catequética) en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma (1983-1986), D. Amadeo fue nombrado por su Obispo, D. Antonio Montero, vicario episcopal de Evangelización y director de la Secretaría Diocesana de Catequesis (1986-1997), siendo también designado vicario territorial de Mérida, Albuquerque y Almendralejo; y finalmente vicario general (1996-2003). Fue además secretario general del Sínodo Pacense (1988-1992) y secretario de la conferencia de Obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz (1994-2003). En 1996 fue nombrado canónigo de la Catedral de Badajoz, cuyo cabildo presidió de 2002 a 2003. Realizó su labor docente como profesor en el Seminario, en el Centro Superior de Estudios Teológicos, en la escuela diocesana de Teología para Laicos (1986-2003) y de Doctrina Católica y su Pedagogía en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura (1987-2003). También formó parte del consejo asesor de la Subcomisión Episcopal de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española. El 3 de julio de 2003 San Juan Pablo II le nombra obispo de Plasencia y recibe la ordenación episcopal en la Catedral de Plasencia el 31 de agosto de 2003. En la Conferencia Episcopal Española es el vicepresidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis desde 2014, de la que ya era miembro desde 2003. También ha formado parte de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de 2005 a 2011. El 9 de abril de 2016 se hizo público su nombramiento como obispo de Jaén. Tomó posesión de su cargo el día 21 de mayo de 2016.