Mons. Osoro a los consagrados: «Seguid manteniendo vivo el rostro de Jesucristo en medio de los hombres»

La catedral de Santa María la Real de la Almudena acogió el martes 2 de febrero por la tarde una Eucaristía con motivo de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, que marca también el final del Año de la Vida Consagrada convocado por el Papa Francisco. La celebración estuvo presidida por el arzobispo de Madrid, monseñor Osoro, quien incidió en que, sin la vida consagrada, «Madrid no sería lo que es».

Dirigiéndose a los numerosos consagrados presentes en el templo, agradeció que cada día sigan saliendo a los caminos y preguntado a la gente lo mismo que Jesús preguntó al ciego: “¿Qué quieres que haga por ti?”». Según resaltó, la reacción de Jesús fue «inmediata», igual que lo es la de los religiosos; porque «no hay situación humana a la que Jesús no dé respuesta con testigos cualificados que dedican y consagran su vida a lo que los hombres necesitan», tanto en la vida activa como en la vida contemplativa.

«Habéis acogido al Señor. Un día fuisteis, de diversas maneras, llamados por Nuestro Señor para entregar la vida entera para anunciar a Jesucristo, para acogerlo como Simeón en vuestros brazos; para vivir la proximidad de Jesucristo y entregar a este Señor a todos los hombres. Seguid manifestando esta proximidad de Dios, seguid manteniendo vivo el rostro de Jesucristo en medio de los hombres, donde estáis, con los que trabajáis, en la sencillez, en la pobreza, en la cercanía, sin algaradas de ningún tipo, pero en el día a día constante, hasta vuestra muerte», subrayó el prelado.

En esta misma línea, el pasado sábado, en la clausura de una exposición de vida conasagrada organizada por Confer, monseñor Osoro resaltó que los religiosos han escrito «páginas del Evangelio» en Madrid.

(R.P. – Archidiócesis de Madrid)
Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44850 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).