Cuaresma. Cristo habla de amor y de sacrificio

Mons. Salvador Gimenez VallsMons. Salvador Giménez            El miércoles llamado “de ceniza” (este año, el 10 de febrero) da comienzo el tiempo de la Cuaresma dedicado a preparar el gran día de la Pascua, cuando celebramos la Resurrección del Señor que hace nuevas, de una manera admirable, todas las cosas.

La Iglesia vive con inmensa alegría esa fiesta central del año y pide a todos los cristianos una preparación adecuada de los corazones (pensamientos, palabras, acciones) para que así sea. Esto nos obliga a un plus de coherencia personal y exigencia comunitaria. Queremos tomar en serio la cuaresma. Desea la misma Iglesia informar al resto de la sociedad del significado de todo ello con el fin de colaborar desde sus propias convicciones morales (generosidad, austeridad, dignidad de la persona, respeto absoluto por la vida…) con otros grupos que brindan servicio y benefician al otro.

Recordar, con respeto y dignidad, sin minusvaloraciones ni rebajas, dicho período de preparación es una obligación consecuente con la fe y con el ministerio. Los pastores respecto a los fieles, los padres con los hijos, los maestros con sus alumnos y, en definitiva, los hermanos todos, entre sí. Esa actitud nos permite expresar la preocupación por una vivencia exigente de la fe y ayudar a los demás a cumplir el mandato universal del Señor. Caigo en la cuenta de cómo cada año hago este sencillo recordatorio a la comunidad de la que soy responsable. Antes en Menorca, ahora en Lleida. En ocasiones con palabras propias y en otras con resumen del Mensaje del Papa que dirige a todos los cristianos del mundo en este tiempo cuaresmal.

Por las connotaciones del actual Año Jubilar de la Misericordia y por la empática aceptación de su contenido, deseo invitar a todos a leer el mensaje que ha hecho público el Papa para esta ocasión. Es muy breve, sugerente y podéis encontrar su contenido con facilidad en las redes sociales o impreso en las mesitas de las parroquias. Por mi parte intento resumir el texto aportando algunas claves de lectura.

 Título: “EL QUE JO VULL ES AMOR, I NO SACRIFICI” (Mt 9,13). LES OBRES DE MISERICÔRDIA EN EL CAMÍ JUBILAR. Es muy significativa la referencia a las palabras de Jesús en el evangelio que busca la completa donación de sí mismo al otro como una radical exigencia, más que el esfuerzo de repetir sacrificios sólo motivado por el cumplimiento exterior de las normas.

Tres apartados: 1.- Maria, icona d’una Esglèsia que evangelitza perquè és evangelitzada. 2. L’aliança de Déu amb els homes: una història de misericordia. 3. Les obres de misericordia.

Nos propone a la Madre de Jesús como modelo y ejemplo de disponibilidad, de comportamiento y de confianza absoluta en Dios. Es la mujer que ama con un corazón lleno de misericordia a todos sus hijos, a la Iglesia que anuncia el evangelio a todo el mundo y que recorre el camino con alegría porque se siente a su vez evangelizada y receptora del mensaje exigente de Jesús. Es la eterna reciprocidad del que sabe dar y recibir, ofrecer y aceptar, escuchar y hablar. Todo es necesario como un respuesta humana a la acción e iniciativa de Dios en la historia de salvación; enumera varios ejemplos bíblicos en las relaciones de Dios con la humanidad, Termina recordando la importancia de practicar las obras de misericordia, conocidas por todos desde la infancia, sin separar nunca las materiales de las espirituales.

Que la Cuaresma de este año sea muy beneficiosa para cada uno y para todas nuestras comunidades.

+Salvador Giménez

Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 219 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.