Fco. José Andrade Ledo: "Francisco indica la necesidad de conversión pastoral de todas las estructuras de la Iglesia"

Evangelii GaudiumEl Doctor en Teología Dogmática Francisco José Andrade Ledo acaba de conceder Iglesia en Plasencia, la publicación quincenal de la diócesis, una entrevista que se publica a continuación, donde se reflexione sobre los distintos lenguajes que enriquecen su encíclica programática Evangelii Gaudium.

¿Por qué habla sobre Evangelii Gaudium?

El motivo de hablar sobre este tema ha sido a propuesta de la Comisión organizadora de la formación permanente del clero de la diócesis. No obstante, considero muy conveniente la oportunidad de hacerlo dado que ha sido el primer documento magisterial del Papa Francisco propiamente escrito por él. Bien es verdad que la encíclica Lumen fidei está firmada por él, pero el contenido estaba elaborado en su mayoría por el pontífice anterior, Benedicto XVI.

Hay que tener en cuenta también que esta exhortación apostólica tiene un carácter programático del pontificado de Francisco, como él mismo dice en el número 25: “lo que trataré aquí tiene un sentido programático y consecuencias importantes”. Pero ya había dejado constancia de esa orientación programática en el primer número al decir que este documento quiere hacer una invitación a todos los cristianos “a una nueva etapa evangelizadora marcada por la alegría, e indicar caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años”.

Esto es, el papa Francisco ofrece las primeras reflexiones magisteriales acerca de lo que serán las líneas pastorales fundamentales sobre las que apoyará su pontificado. Tras dos años y medio desde su publicación podemos constatar que estas se han ido haciendo realidad en las diversas actuaciones que el papa ha emprendido, en el lenguaje que emplea en sus discursos, homilías y apariciones en público, así como en el estilo con que ha querido impregnar su modo de gobernar la Iglesia.

¿Cuál es el vocabulario pastoral de esta exhortación papal, según su opinión?

El lenguaje pastoral que ofrece el papa está disperso por toda la exhortación. El motivo principal de este documento es la llamada a la Iglesia para realizar la tarea evangelizadora, que en estos tiempos –entiende él– tiene que estar marcada por la alegría. Para ello quiere contagiar una experiencia personal como creyente: se transmite como Buena Noticia aquello que ha sido vivido como experiencia gratificante personalmente. La razón no es otra, para él, que haber experimentado el amor de Dios de manera personal. Cuando se tiene esta experiencia se siente la necesidad de comunicarla. El mismo Francisco lo dice así desde el comienzo: “allí está el manantial de la acción evangelizadora. Porque, si alguien ha acogido ese amor que le devuelve el sentido de la vida, ¿cómo puede contener el deseo de comunicarlo a otros?” (EG 8).

El lenguaje empleado por el papa para hablar de todo ello remite también a esa misma pretensión evangelizadora. Por eso se trata de un lenguaje asequible, cercano, coloquial en ocasiones, que huye de profundas reflexiones teológicas de difícil comprensión para los no iniciados. Es un lenguaje novedoso, no solo por las expresiones empleadas –que algunas sí que lo resultan–, sino principalmente por la orientación pastoral que les confiere. Esta orientación es la que posibilita un lenguaje nuevo y un estilo diferente. El mismo Francisco así lo apunta: “Sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual más que para la autopreservación” (EG 27).

Por otra parte, el lenguaje empleado es claramente exhortativo, nace del corazón de quien se siente pastor y quiere animar a sus hermanos en la fe a comunicar la alegría del evangelio de Jesús. A ello habría que unir el lenguaje de los signos externos empleados en los primeros meses de ejercicio de su ministerio y que se repiten muy a menudo: el convertir en altar una patera para celebrar la eucaristía en Lampedusa, el utilizar un coche utilitario en algunos de sus desplazamientos, el permitir que se le acerquen personas –principalmente niños y deficientes– para ser saludados por él en sus apariciones públicas, el desplazarse a parroquias de la periferia romana para manifestar su cercanía de pastor, etc. Este es otro “lenguaje”, que recupera una gramática de la comunicación diferente, pero que permite una intensidad en la transmisión del evangelio inusual hasta su llegada al pontificado. Es un lenguaje existencial que hay que añadir al lenguaje ya pastoral de la razón formal empleado en la exhortación.

¿Qué ámbitos de vivencia pastoral propone el Papa?

Son muchos los ámbitos de vivencia pastoral a los que se podrían aplicar los criterios generales que el papa propone. De hecho él indica la necesidad de conversión pastoral de todas las estructuras de la Iglesia, comenzando por la parroquia. De entre todos hemos seleccionado cinco que en este momento nos parecen significativos por lo que están llamados a suponer en la renovación pastoral de la Iglesia en los años próximos: la piedad popular, la conversación personal, la homilía, la reflexión teológica y la catequesis.

(Diócesis de Plasencia)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42829 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).