Orar por la paz y el cese de toda violencia

antonio_canizaresMons. Antonio Cañizares         Queridos diocesanos: La semana pasada, en Paraula y Aleluya, decía que había que orar por España. Hoy vuelvo a reiterar mi ruego de que prosigamos con esa misma oración por España, que no bajemos los brazos de súplica a Dios y oremos por ella en esta hora delicada que atraviesa; hace mucha falta.

Pero quiero añadir otra invocación a la misericordia de Dios, que es la oración por el establecimiento de la paz en el mundo entero: necesitamos apremiantemente orar por la paz y el cese del terrorismo que no se acaba.

Necesitamos el auxilio y el favor de Dios ante los problemas tan arduos e intrincados de la paz en el mundo: paz, por lo demás, tan rota y amenazada hoy en tantos lugares de la tierra. Con la mirada todavía puesta en el Niño que yace indefenso en el pesebre de Belén o en el patíbulo de la cruz de donde cuelga el Justo Jesús, ajusticiado injustamente, pidamos confiadamente a Dios, fuente inagotable de todo amor y misericordia, que nos libre de todo odio, de toda violencia, de todo terrorismo, de todas las destrucciones de vidas humanas, de todo mal que se oponga a la paz verdadera, la que no es posible sin la base de la ley moral universal, esto es, sin la base del seguimiento del bien y del rechazo del mal, del no dejarse vencer por el mal, antes bien, del hacer posible que se venza al mal a fuerza de bien.

Es preciso pedir a Dios que cesen tantas formas de creciente violencia, causa de indecibles sufrimientos; que se apaguen tantos focos de tensión, que corren el riesgo de degenerar en conflictos abiertos o que ya han degenerado; que se consolide la voluntad de buscar soluciones pacíficas, respetuosas de las legítimas aspiraciones de los hombres y de los pueblos; que aliente Él mismo las iniciativas de diálogo y de reconciliación y perdón; y que nos ayude a comprender que la única vía para construir la paz es huir horrorizados del mal y buscar, siempre y con valentía, el bien. Que cada uno en la parte que le corresponda, y España toda, contribuyamos a la edificación de un futuro de justicia, de solidaridad y de paz para cada nación, derribando fronteras y superando divisiones.

Oremos para que no golpee, o que deje ya de golpear, o que nunca más golpee ya el terrorismo en ninguna parte del mundo, como en Irak, Siria, Libia, Egipto…, que todos estemos unidos y seamos como una “piña” frente a él; que se multiplique la misericordia de Dios y la solidaridad, la ayuda de la caridad y de la justicia de los hombres en favor de sus víctimas. Que crezca en todos los ciudadanos y personas de bien un verdadero amor al hombre, a todo hombre sin excepción alguna ni marginación de ningún tipo; que se respete la vida del hombre en todas y cada una de las fases de su existencia, desde el principio de su ser hasta su muerte natural, ni se le manipule, ni se le instrumentalice para otras causas o intereses, aunque puedan tener apariencia de nobles. Que la ciencia se ponga al servicio del hombre, no a la inversa, que se ejerza con conciencia para que no se vuelva contra el propio hombre. ¡Que Dios nos conceda la paz, que sólo él puede dar! Que Él nos dé su gracia para que todos seamos personas que trabajen decididamente por la paz: así seremos dichosos, hijos de Dios, nuestro Padre, llamados a edificar día tras día la paz en la justicia, la verdad, la libertad y el amor.

Oremos de manera especialmente intensa y ferviente, en estos momentos, por la paz en Tierra Santa, por la paz en Oriente Medio. Dentro de pocos días, concretamente el día 10 de febrero, miércoles de Ceniza, a las 5 de la tarde, en el salón de actos del “catecumenio” de la parroquia de santo Tomás, acompañando a la plegaria el ayuno cuaresmal, la diócesis valenciana convoca (en Valencia) un encuentro interreligioso y ecuménico con líderes judíos, musulmanes, budistas, ortodoxos, evangélicos y luteranos, por la paz en esa zona donde está desatada de forma tan cruel la violencia: una oración al estilo del de Asís hace unos años. Ante el despiadado conflicto en aquella región y otras regiones del mundo, como Nigeria, Irak, Afganistán, es necesario orar insistentemente y hacer penitencia para implorar a Dios, de su piedad y misericordia el don tan precioso de la paz.

Desde este altavoz que me ofrecen los medios actuales de comunicación, insisto en que pidamos por el cese inmediato del fuego entre las partes, la rápida creación de corredores humanitarios para poder llevar ayuda a la población que sufre, y que se lleven a cabo negociaciones razonables y responsables para poner fin a las objetivas situaciones de injusticia existentes en aquella región. Oremos para que se respeten los derechos en aquella zona, porque, en concreto, los libaneses tienen derecho a que sea respetada su integridad y la soberanía del país, los israelíes tienen derecho a vivir en paz en su Estado y los palestinos a poseer su propia patria, libre y soberana.

En consecuencia, secundando la llamada de Dios en este Año Jubilar de la Misericordia, como Arzobispo de Valencia pido a toda la diócesis que se unan a la oración interreligiosa y ecuménica por la paz desde los lugares en que se encuentren, parroquias, comunidades, familias, y que la penitencia con que se abre el tiempo cuaresmal sea ofrecida por la paz en aquellos lugares tan castigados por la violencia de la guerra o del terrorismo.

Por esta misma intención pido que se ofrezcan todas las Misas en la diócesis ese día de Ceniza; que se hagan preces por lo mismo en la oración de los fieles todos los días de la Cuaresma; que se lleven a cabo convocatorias de momentos especiales de oración ante el Señor; que se susciten diversas iniciativas de vigilias y oración comunitaria en unidad con toda la Iglesia; que se recen Rosarios a la Santísima Virgen , Reina de la paz, por esto mismo; que se ofrezcan sacrificios y penitencia por la paz y el cese de toda violencia en aquellos lugares.

Y he convocado también para el 27 de febrero una oración de los niños de la Diócesis de Valencia, con la confianza plena y total de que Dios escucha la oración de los pequeños, de los que tan cerca se encuentra.

Espero que todos nos unamos en esta plegaria, niños y ancianos, jóvenes y adultos, sacerdotes, religiosos y laicos, religiosas de clausura y vida activa, y, particularmente, los enfermos rogad por la paz.

Muchísimas gracias a todos por vuestra respuesta a la petición que os hago en este Año Jubilar de la Misericordia y en este Año Eucarístico del Santo Cáliz de la Misericordia. Estad seguros de que con esta oración agradáis a Dios y hacéis una obra buena, una obra de misericordia.

Con mi bendición y afecto, un abrazo a todos.

+ Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Card. Antonio Canizares
Acerca de Card. Antonio Canizares 195 Articles
Emmo. y Rvmo. Sr. Antonio CAÑIZARES LLOVERA El Cardenal Antonio Cañizares, nombrado el 28 de agosto de 2014 por el papa Francisco arzobispo de Valencia, nació en la localidad valenciana de Utiel el 15 de octubre de 1945. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Valencia y en la Universidad Pontificia de Salamanca, en la que obtuvo el doctorado en Teología, con especialidad en Catequética. Fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1970. Los primeros años de su ministerio sacerdotal los desarrolló en Valencia. Después se trasladó a Madrid donde se dedicó especialmente a la docencia. Fue profesor de Teología de la Palabra en la Universidad Pontificia de Salamanca, entre 1972 y 1992; profesor de Teología Fundamental en el Seminario Conciliar de Madrid, entre 1974 y 1992; y profesor, desde 1975, del Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequesis, del que también fue director, entre 1978 y 1986. Ese año, el Instituto pasó a denominarse «San Dámaso» y el Cardenal Cañizares continuó siendo su máximo responsable, hasta 1992. Además, fue coadjutor de la parroquia de "San Gerardo", de Madrid, entre 1973 y 1992. Entre 1985 y 1992 fue director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española. Creado Cardenal en marzo de 2006 El papa Juan Pablo II le nombró Obispo de Ávila el 6 de marzo de 1992. Recibió la ordenación episcopal el 25 de abril de ese mismo año. El 1 de febrero de 1997 tomó posesión de la diócesis de Granada. Entre enero y octubre de 1998 fue Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena. El 24 de octubre de 2002 fue nombrado Arzobispo de Toledo, sede de la que tomó posesión el 15 de diciembre de ese mismo año. Fue creado Cardenal por el Papa Benedicto XVI en el Consistorio Ordinario Público, el primero de su Pontificado, el 24 de marzo de 2006. Cargos desempeñados en la CEE y en la Santa Sede En la Conferencia Episcopal Española ha sido vicepresidente (2005-2008), miembro del Comité Ejecutivo (2005-2008), miembro de la Comisión Permanente (1999-2008), presidente de la Subcomisión Episcopal de Universidades (1996-1999) y de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis (1999-2005). El Papa Juan Pablo II lo nombró miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 10 de noviembre de 1995. El 6 de mayo de 2006, el Papa Benedicto XVI le asignó esta misma Congregación, ya como Cardenal. También como Cardenal, el Papa le nombró, el 8 de abril de 2006, miembro de la Comisión Pontificia “Ecclesia Dei”. El Cardenal Cañizares ha sido fundador y primer Presidente de la Asociación Española de Catequetas, miembro del Equipo Europeo de Catequesis y director de la revista Teología y Catequesis. Es miembro de la Real Academia de la Historia desde el 24 de febrero de 2008. Igualmente, el Papa nombró al Cardenal Cañizares Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en diciembre de 2008. De otro lado, el cardenal fue nombrado en 2010 “Doctor Honoris Causa” por la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) Nombrado Arzobispo de Valencia el 28 de agosto de 2014. Tomó posesión de la Archidiócesis el 4 de octubre de 2014