Cándido Pérez Palma: «Es un honor pintar a estos mártires de la amistad»

Burgos candido-perez-palmaEntre los preparativos que se están llevando a cabo para preparar la próxima beatificación de Valentín Palencia, Donato, Zacarías, Emilio y Germán, hoy conocemos el trabajo que está realizando Cándido Pérez Palma, un pintor burgalés que está confeccionando un cuadro de los mártires.

Su tono de voz hace presagiar que no es un artista al uso. Tiene algo de místico en su forma de hablar y en el modo de pintar sus cuadros, llenos de una atmósfera luminosa, una poética sensible y un minucioso hiperrealismo centrado en aspectos de la realidad cotidiana. Se define como un «católico convencido» a pesar, dice «de no ser siempre muy buen practicante». Es más, asegura que tiene mucha estima a la Iglesia, a la que, más allá del hecho de ser católico, considera «una institución venerable por su protección y difusión de las artes».

Don Cándido Pérez Palma es en la actualidad el pintor oficial de la Diputación de La Coruña, ciudad en la que reside desde 1986 y donde es profesor de dibujo y obra gráfica. Nacido en Barcina de los Montes, Oña, en 1951, se forjó como artista en la Accademia Nazionale di San Luca di Roma, ciudad donde conoció a la mujer con la que se casaría. Su vinculación con Burgos y dado que en su trayectoria artística ha pintado varios lienzos de carácter religioso, hicieron que la comisión diocesana de preparación de la beatificación de Valentín Palencia y cuatro jóvenes que lo acompañaron en el martirio le encargara un cuadro que estuviera presente en la ceremonia de beatificación y se ubicara después en la iglesia donde se den culto las reliquias de los mártires.

«Es un encargo muy especial –revela– ya que ante él va a rezar mucha gente. Ese ha sido el mayor problema que me he planeado y he querido que el lienzo no tenga un aspecto beatón y no fuera como una estampita al uso, sino un retrato de cierta actualidad». En efecto, la intención de Pérez ha sido la de realizar «una pintura contemporánea en la que se pueda apreciar la grandeza de espíritu de estos jóvenes que murieron mártires de la religión, la libertad y la amistad».

Meses de trabajo

El cuadro está ya a un tercio de su proceso de creación y Cándido espera poder concluirlo a mediados o finales de febrero. Está pintado al óleo sobre un lienzo tipo «Velázquez» –«el mejor que hay en el mercado por su trama tiesa donde prácticamente no se nota la urdimbre»–; tiene un formato cuadrado (1,42 metros de lado) y un intenso trabajo que rondará los dos meses «porque alguna vez hay que entregarlo, pero si no, creo que nunca daría por acabado un cuadro», revela con cierta simpatía.

Considera que es «un gran honor pintar a estos mártires que murieron en esa época de barbarie» y ha querido reflejar en sus pinceladas una imagen actual de lo que supone ser mártir en un cuadro en el que sus personajes rezuman «tranquilidad, amistad y alegría». Es un lienzo que refleja «un momento de felicidad de unos jóvenes que están unidos en hermandad». Una de las cosas más difíciles ha sido dibujar a los jóvenes, ya que solo existen fotografías de Donato Rodríguez y de don Valentín. Aún así, Cándido ha querido que puedan ser identificados por algunas de las descripciones que de ellos nos han llegado: Donato, el poliomielítico, lleva dos muletas –«con dos escobas invertidas debajo de mis brazos he averiguado cómo sería su gesto y cómo se producen las arrugas de la chaqueta»– y Zacarías una cachava porque tenía una pierna más larga que la otra. «AGermán lo he querido poner en un segundo plano porque era muy tímido y nunca quiso aparentar, y Emilio lleva una trompeta porque hizo las veces de director de la banda» que don Valentín fundó en el Patronato de San José.

Los cinco mártires, que serán beatificados el próximo 23 de abril, nos contemplan ahora desde el cielo y, desde el cuadro de don Cándido parecen decirnos que es un lujo forjar una intensa amistad que les llevó a seguir el testimonio de aquel sacerdote del que algunos decían «era misericordia» hasta dar su sangre por Cristo.

(Archidiócesis de Burgos)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44850 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).