Tres joyas del Museo Diocesano de Bilbao

Bilbao Museo DiocesanoEl Museo Diocesano de Bilbao (MDAS) cuenta con una colección de 2.300 piezas, de las que cerca de 500 están expuestas en un edificio de tal belleza, que merece la pena ser visitado. Se trata del antiguo convento de los dominicos, ubicado en la plaza de la Encarnación (Atxuri). Las obras que se encuentran en el Museo fueron realizadas en Bizkaia y por artistas de la tierra. Algunas llegaron del exterior pero fueron encargadas expresamente para la Diócesis. Aunque son muchas las piezas de calidad del Museo seleccionamos tres por su peculiaridad.

1. Clave: Este instrumento barroco proviene del monasterio de Santo Domingo (Lekeitio). Sus orígenes se remontan al siglo XV y fue construido por el maestro clavero barcelonés Salvador Bofill. Se utilizaba especialmente en Semana Santa, cuando el precepto prohibía el uso del órgano. Existen apenas una docena de ejemplares españoles en el mundo.

2. Bocetos para murales: El sacerdote natural de Barakaldo, José María Muñoz (1930-1997), cuya formación fue autodidacta, realizó diversos proyectos artísticos. El conjunto que se encuentra en el Museo está formado por dos pequeños bocetos para murales de la iglesia Santos Justo y Pastor de Otxarkoaga (Bilbao). En el trabajo se evidencia la clara influencia de Oteiza.

3. Portaviático: Se trata de una pieza en la que se llevaba la comunión a las casas que estaba también acondicionado para transportar la unción de los enfermos. Este objeto proviene de la iglesia de San Cipriano Ranero, en Karrantza. La pieza es una donación de Pedro Antonio de Trevilla (1755-1832) a su parroquia de origen. Fue elegido obispo de Córdoba, donde está enterrado. Anteriormente fue canónigo de Toledo, fiscal general del obispado de Astorga y capellán en Santecilla.

(Diócesis de Bilbao)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44781 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).