Destinados a proclamar las grandezas del Señor (cfr. 1 Pedro 2, 9)

jimenezzamoravicenteMons. Vicente Jiménez Zamora         Queridos diocesanos:

Tradicionalmente la semana de oración por la unidad de los cristianos se celebra del 18 al 25 de enero. Estas fechas fueron propuestas ya en el año 1908 por Paul Watson. Desde entonces hasta nuestros días el camino recorrido ha cubierto etapas felizmente superadas y ha vencido obstáculos que parecían insalvables. Las diversas Iglesias y Comunidades eclesiales se han ido incorporando a esta larga marcha de plegarias y oraciones por la recuperación de la unidad visible perdida de la Iglesia, y la oración intensa y ferviente de la semana de oración por la unidad es hoy patrimonio de todas las confesiones cristianas.

El Concilio Vaticano II definió el Ecumenismo como un “movimiento cada día más amplio, surgido también entre nuestros hermanos separados, por la gracia del Espíritu Santo, para establecer la unidad de todos los cristianos” (UR 19).

La práctica universal de esta semana de oración es la que vibra en el documento conciliarUnitatis redintegratio: “la conversión del corazón, la santidad de vida, junto con las oraciones públicas y privadas por la unidad de los cristianos, han de considerarse como el alma de todo movimiento ecuménico y con toda verdad puede llamarse ecumenismo espiritual” (UR 8).

Lema de este año

El Lema de este año es: Destinados a proclamar las grandezas del Señor (cfr. 1 Pedro 2, 9). Dios nos ha elegido, pero no como si esto fuera un privilegio. Nos ha hecho santos, pero no en el sentido de que los cristianos somos más virtuosos que los demás. Nos ha elegido para llevar adelante una misión. Los cristianos vivimos esta llamada a la misión, que arranca de nuestro bautismo, dando testimonio de las grandezas de Dios de distintas maneras:

Curando las heridas: las guerras, los conflictos y los abusos han herido la vida emocional y relacional de la gente. La gracia de Dios nos ayuda a pedir perdón por los obstáculos que impiden la reconciliación, la sanación y la misericordia.

Buscando la verdad y la unidad: la conciencia de nuestra identidad común en Cristo nos mueve a trabajar para superar nuestras divisiones como cristianos. Como los discípulos de Emaús, estamos llamados a compartir nuestra experiencia para poder descubrir que en nuestra peregrinación, que hacemos juntos, Jesucristo está en medio de nosotros.

Comprometiéndonos en favor de la dignidad humana: Los cristianos que hemos sido sacados de las tinieblas a la luz maravillosa reconocemos la gran dignidad de todas las personas. A través de proyectos sociales nacidos de la fe y de la caridad nos acercamos a los pobres y los necesitados, especialmente en este Año de la Misericordia.

Durante esta semana, nuestras comunidades cristianas de la Diócesis de Zaragoza están llamadas a orar por la unidad: las parroquias, los miembros de vida consagrada, los movimientos y sectores pastorales, siguiendo las orientaciones y actos programados por nuestra Delegación Episcopal de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso, al frente de la cual está D. Jesús Jaime Navarro y su Equipo, a quienes les expreso mi sincera gratitud por su trabajo y dedicación a la causa del Ecumenismo.

Confiamos esta semana de oración a la Virgen María, figura de la Iglesia y Madre de la unidad, para que asista con su intercesión a todos los cristianos y los sostenga en fidelidad a su Hijo Jesucristo único Señor de la Iglesia.

Con mi afecto y bendición,

+ Vicente Jiménez Zamora
Arzobispo de Zaragoza

Mons. Vicente Jiménez Zamora
Acerca de Mons. Vicente Jiménez Zamora 254 Articles
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora nace en Ágreda (Soria) el 28 de enero de 1944. Fue ordenado sacerdote diocesano de Osma-Soria el 29 de junio de 1968. Es licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en Teología Moral por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma y en Filosofía por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal y episcopal está unido a su diócesis natal, en la que durante años impartió clases de Religión en Institutos Públicos y en la Escuela Universitaria de Enfermería, además fue profesor de Filosofía y de Teología en el Seminario Diocesano. También desempeñó los cargos de delegado diocesano del Clero (1982-1995); Vicario Episcopal de Pastoral (1988-1993); Vicario Episcopal para la aplicación del Sínodo (1998-2004) y Vicario General (2001-2004). Fue, desde 1990 hasta su nombramiento episcopal,abad-presidente del Cabildo de la Concatedral de Soria. El 12 de diciembre de 2003 fue elegido por el colegio de consultores administrador diocesano de Osma-Soria, sede de la que fue nombrado obispo el 21 de mayo de 2004. Ese mismo año, el 17 de julio, recibió la ordenación episcopal. El 27 de julio de 2007 fue nombrado Obispo de Santander y tomó posesión el 9 de septiembre de 2007. Desde el 21 de diciembre de 2014 es Arzobispo de Zaragoza, tras hacerse público el nombramiento el día 12 del mismo mes. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro del Comité Ejecutivo desde el 14 de marzo de 2017. Además, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (2007-2008) y Pastoral Social (2008-2011). Desde 2011 era presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, tras ser reelegido para el cargo el 13 de marzo de 2014. El sábado 29 de marzo de 2014 la Santa Sede hizo público su nombramiento como miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.