Jornada de la Infancia Misionera 2016

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernandez        Queridos hermanos y amigos:

Celebramos en este domingo la Jornada de la Infancia Misionera. La Infancia Misionera es una de las Obras Misionales Pontificias. La finalidad de estas Obras es crear un espíritu misionero en todos los católicos.

Esta Jornada, también conocida como Santa Infancia, es de todas ellas una Obra que destina todos sus esfuerzos a los niños y un aspecto original de esta empresa es hacer que los niños sean sus verdaderos protagonistas. Es decir, es un día en el que todos, también nosotros los adultos, nos debemos sentir implicados, con nuestra oración, nuestra solidaridad y aportación económica; pero son los niños de nuestras parroquias y colegios los grandes protagonistas y autores de todas las iniciativas de este día.

En efecto, sé que el Secretariado Diocesano de Misiones ha distribuido en todas las parroquias y colegios, materiales para que en la catequesis y clases de religión, los niños tomen conciencia, ya desde pequeños, que todo bautizado es misionero; misionero entre los demás amigos y compañeros pero también con una proyección universal y que se preocupa para que Jesucristo sea conocido y amado por otros niños de otros países que todavía no lo conocen.

Entre todos los materiales se entregó a los niños, en las vísperas de la Navidad, una hucha para que la coloreen y la monten y, desde entonces hasta la celebración de este día, estuviera en casa para invitar a todos a la generosidad y a la solidaridad. De una forma sencilla pienso que es una manera de educar en los valores cristianos y misioneros de los niños y de toda la familia.

Es también un pequeño pero elocuente gesto que en sí mismo evangeliza. Los niños de nuestras parroquias, preocupándose por los niños que viven en países de misión con sus huchas, a la vez se convierten en pequeños misioneros de sus mismas familias. Sin duda que, cuando han pedido colaboración a los familiares que han visitado sus casas, les han tenido que explicar, a su manera, que pedían para las misiones y para que otros niños conocieran a Jesucristo.

Este año la Jornada quiere cultivar en los niños el espíritu de agradecimiento: Un niño misionero siempre dice ¡gracias!, es el lema de este año. Gracias que damos a Dios porque nos ha elegido y llamado, gracias por los padres y la familia, gracias por todo lo bueno que recibimos.

Hoy con los niños de nuestras parroquias queremos dar gracias a Dios en la Misa porque sus familias se preocupan de su educación cristiana y porque son muchos los que vienen a nuestras parroquias para participar en la catequesis.

Nosotros los mayores también hoy estamos llamados a colaborar con los niños y dar ante ellos el testimonio de que también somos generosos y solidarios. En este Año Jubilar de la Misericordia es una forma de cultivar y vivir las obras de misericordia.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

 

+ Eusebio Hernandez Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 252 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.