Octavario por la unidad de los cristianos

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol        Hay una fecha considerada de partida de lo que hoy es una práctica común universal: rezar por la unidad de los cristianos.

Fue un anglicano, Paul Wattson, que oficiaba en una pequeña capilla cercana a Nueva York quien propuso, en 1908, dedicar una semana a rezar por la unidad. Luego se convirtió al catolicismo y Pio X se hizo eco de la idea aprobándola en los términos en que Watsson propuso: se desarrollaría entre la fiesta de la Cátedra de San Pedro (18 de enero) y  de la Conversión de San Pablo (25 de enero).

Ocho días para orar por una intención que expresó el mismo Jesucristo en su petición al Padre: «Que todos sean uno.» Que se supere el escándalo de la división entre los seguidores de Cristo, católicos, anglicanos, ortodoxos y protestantes.

¿Cómo lograrlo? La oración es el punto de apoyo de la palanca que levantará los obstáculos; el esfuerzo, además de rezar, hay que ponerlo en el diálogo y en afrontar juntos los problemas dando preferencia a la caridad.

La historia de las últimas décadas muestra que las comisiones teológicas acercan posturas, pero también que la unidad llegará mediante la mutua comprensión y una vivencia profunda de la fraternidad. El ejemplo nos lo ofrecen las comunidades de algunos países asiáticos y africanos en los que los cristianos, sin distinción, se encuentran perseguidos en ocasiones hasta el martirio.

Pero también hay experiencias singulares, como las de un matrimonio que ha escrito libros de éxito explicando sus avatares. Me refiero a Scott Hahn y su esposa Kimberly. Ambos eran presbiterianos y de formación protestante calvinista; él incluso era ministro de su Iglesia y teólogo, hasta que se convirtió al catolicismo. Ella seguía siendo protestante y mantenían largas conversaciones en las que él trataba inútilmente de convencer a su esposa con argumentos teológicos. Al fin lo que la convenció a Kimberly fueron las actitudes que vio que él desarrollaba en su vida de cada día y en su trato matrimonial.

El Papa Francisco ha escrito una oración por la unidad de los cristianos que llama a buscar esta cercanía, superando divisiones del pasado. Termina así: «Señor, esta Iglesia que es tuya, no es nuestra. La historia nos ha dividido. Jesús ayúdanos a ir por el camino de la unidad o por el camino de esta unidad reconciliada.Señor, Tú siempre has hecho todo lo que has prometido, danos la unidad de todos los cristianos. Amén.» 

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.