El agua de su Espíritu nos convierte

Albacete Obispo CiriacoMons. Ciriaco Benavente         El domingo siguiente a la Epifanía celebra la liturgia el bautismo de Jesús. Aunque sean celebraciones contiguas, entre la Epifanía y el Bautismo media una distancia de unos treinta años. Nunca comprenderemos el secreto de ese silencio y de esa vida oculta durante decenios en la humilde aldea de Nazaret. Es como una inacabable gestación. En silencio germina el trigo y crecen los árboles. Así prepara su misión Jesús.

Juan andaba diciendo que él bautizaba con agua, pero que detrás de él venía uno que bautizaría con Espíritu Santo. Hoy vemos a Jesús acercándose a Juan, colocándose junto al resto de penitentes, en la fila de los pecadores, solidario de la condición humana. “Cargado con nuestros pecados subió al madero de la cruz”, cantaremos en Semana Santa.

Jesús se bautizó en medio de un bautismo general .No fue un bautismo especial para él. Nunca le gustaron los boatos ni las solemnidades. Lo importante sucedió en su corazón. Fue un momento singular de toma de conciencia y de asunción de su vocación mesiánica.

Mientras oraba se abrió el cielo y descendió sobre él el Espíritu Santo”. Es como si toda la obra de Dios en el mundo tuviera que comenzar o ir precedida de una actuación del Espíritu. Así sucede al comienzo de la creación; así, cuando el Espíritu Santo cubre a María con su sombra; así, cuando se posa sobre cada miembro de la primitiva Iglesia el día de Pentecostés. Es la hora de una nueva creación. Dios hace alianza con la humanidad. La voz del Cielo le proclama como el Hijo amado en quien el Padre se complace.

Cuando en la cruz, bautismo definitivo y epifanía suprema de su vida, su corazón traspasado se convierta en manadero de agua y sangre, expresión de redención y de vida nueva, Jesús habrá cumplido generosamente su misión. Todo estará consumado.

El bautismo de Jesús nos remite a nuestro propio bautismo. El agua de su Espíritu que, desde entonces, no ha dejado de manar nos convierte también a nosotros en hijos de Dios, partícipes y prolongadores de la misión de Jesús. Y también nuestro bautismo se consuma el día de nuestra muerte, cuando somos sumergidos definitivamente en Cristo para participar de una vida nueva en plenitud, cuando definitivamente entreguemos nuestra vida a Dios: “Hemos sido sepultados con Cristo en su muerte para participar de su resurrección.

La mayor parte de nosotros fuimos bautizados en la edad infantil. Fue el inicio de un proceso. Antes de que nosotros eligiéramos a Dios, el nos acogió como hijos suyos en la Iglesia. El amor siempre se adelanta. Como se adelantó el amor de nuestros padres al ofrecernos todo lo que consideraban que necesitábamos en el orden material, aunque nosotros no fuéramos conscientes de nuestras necesidades. Pero Dios nos ha creado libres y espera nuestra libre respuesta. Un momento importante de esa respuesta tiene lugar en la confirmación, en que, tras el correspondiente proceso catequético para que podamos actuar con conocimiento de causa, el don del Espíritu viene a confirmar y sellar nuestra libre y personal profesión de fe. Y en la medida en que nuestra confesión de fe sea verdadera y aceptemos a Jesús como camino, verdad y vida para nuestra vida…, en esa medida el Espíritu que hemos recibido manifestará toda su fecundidad. Lo que no tiene sentido es pedir el bautismo por costumbre social o como un simple rito convencional. Eso sería – ¡qué triste!- hacer cristianos nominales, que serán paganos reales.

Desde que me conozco, a nadie se le ha bautizado a la fuerza. A veces incluso me ha tocado, en mis años de trabajo pastoral en la parroquia, pedir a algunos padres que se manifestaban escasamente o nada creyentes que pensaran en la conveniencia de demorar el bautismo de sus hijos. Lo tomaban como una ofensa o la negación de un derecho. Por eso, me duele cuando algunos, que piden que se les reconozca su apostasía, hablan de imposiciones o coacciones por parte de la Iglesia. Eso es repetir un tópico que, si pudo se real en otras épocas, hace mucho que dejó de serlo.

A nadie queremos negar el bautismo, pero es hora de que todos empecemos a ser un poco más coherentes. Que la petición de este sacramento básico vaya acompañada del compromiso de educar a los hijos en la fe. Y eso se logra, sobre todo, cuando va por delante el deseo de una vida cristiana por parte de los padres. ¡Enhorabuena a todos los que un día recibieron el bautismo y lo siguen viviendo con el gozo de haber recibido el mejor regalo! He dicho muchas veces que día de mi bautismo fue más decisivo y transcendental en mi vida que el de la ordenación presbiteral o episcopal. Así es.

+ Ciriaco Benavente Mateos

Obispo de Albacete

Mons. Ciriaco Benavente Mateos
Acerca de Mons. Ciriaco Benavente Mateos 200 Articles
Mons. D. Ciriaco Benavente Mateos nació el 3 de enero de 1943 en Malpartida de Plasencia, provincia de Cáceres y diócesis de Plasencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Plasencia y fue ordenado sacerdote el 4 de junio de 1966. Es Graduado Social por la Universidad de Salamanca (1971). Comenzó su ministerio sacerdotal en el pueblo salmantino de Béjar, donde fue coadjutor, de 1966 a 1972, y luego párroco, de 1973 a 1979, de la Parroquia de San Juan Bautista. Desde 1979 a 1982 fue Rector del Seminario de Plasencia y Delegado Diocesano del Clero entre 1982 y 1990. Este último año fue nombrado Vicario General de la diócesis, cargo que desempeñó hasta su nombramiento episcopal. El 22 de marzo de 1992 fue ordenado Obispo en Coria. Obispo de la diócesis de Coria-Cáceres hasta diciembre de 2006. En la Conferencia Episcopal Española ha sido Presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones desde 1999 hasta 2005. En la Conferencia Episcopal Española en la actualidad es miembro de las Comisiones Episcopales de Migraciones y de Pastoral Social. Con fecha 16 de octubre de 2006 fue nombrado por el Santo Padre Benedicto XVI Obispo de Albacete, tomando posesión de la sede el día 16 de diciembre de 2006.