Mensaje de Navidad

Mons. Pérez GonzálezMons. Francisco Pérez        Queridos diocesanos: «El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran Luz» (Is 9, 1). Estas son las palabras que escuchamos en la solemne liturgia de la Misa de Nochebuena. Nada mejor que ellas para introducirnos en el misterio de la Navidad en el que brilla con fuerza la luz del Emmanuel: Dios con nosotros. Él es la Verdad que nos hace libres, el Amor que puede transformar nuestra existencia y el Camino de una renovada humanidad.

Dios se abaja, se hace pequeño y pobre, para propiciar el encuentro con cada uno de nosotros, enseñándonos que sólo el hombre que se pone totalmente en sus manos, que se vacía de sí mismo para llenarse de Él, encuentra la verdadera libertad, la auténtica alegría y la felicidad.

En la noche del Nacimiento se oye el anuncio de los ángeles a los pastores proclamando el Amor y la salvación: «Alegraos; hoy, en la ciudad de Belén, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre». (Lc 2, 10-12).

La “señal” es la humildad de Dios llevada hasta el extremo; es el amor con el que, aquella noche, asumió nuestra fragilidad, nuestros sufrimientos, nuestras angustias, nuestros anhelos y nuestras limitaciones. También al hombre de hoy, que tantas veces vive en la noche de la tristeza y la desesperanza, se le invita a acudir al Portal para conocer la alegría del encuentro con Jesús, que es el único que puede transformar y dar sentido pleno a la existencia humana. Y, como a los pastores, los ángeles invitan a todos los hombres a vivir la Buena Noticia de que el Verbo ha querido compartir nuestras alegrías y sufrimientos, mostrándonos que Dios se ha puesto de parte de la humanidad. Despertemos y dejémonos llevar de la mano del Niño de Belén. Aceptemos el mensaje de un recién nacido, acostado en un pesebre y envuelto en pañales, para poder descubrir que el Redentor se hizo uno de nosotros con el fin de recorrer a nuestro lado los caminos de la historia humana. Él nos desvela que cada uno de nosotros somos amados desde lo más hondo del corazón de Dios.

Desde estas líneas, nuestra cercana felicitación para aquellos que, entre nosotros, sufren de modo especial la soledad y la enfermedad, la ausencia de los seres queridos, la falta de trabajo. No estáis solos, las manos de la Iglesia están abiertas para acogeros y consolaros.

En Navidad, la misericordia de Dios se manifiesta en el Niño de Belén, misterio de amor y ternura. Celebremos con gozo y esperanza este hermoso tiempo. El corazón de Dios palpita en el corazón de cada hombre y mujer. Abramos con humildad la puerta a su amor y experimentemos la misericordia del Padre y la vida nueva que el Espíritu hace brotar en el fondo de nuestro corazón.

“¡Alegraos! En la ciudad de David os ha nacido un salvador, Cristo el Señor”. ¡Feliz y Santa Navidad! ¡Feliz Jubileo Extraordinario de la Misericordia!

+Francisco Pérez González
Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

+Juan Antonio Aznárez Cobo
Obispo Auxiliar de Pamplona y Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 363 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).