Apertura de las Puertas de la Misericordia en la catedral de Sant Feliu de Llobregat y en Montserrat

Sant Feliu apertura puerta santaTras la apertura del Año Jubilar, Año Santo o Jubileo de la misericordia que el papa Francisco solemnizó el 8 de octubre en la Basílica de San Pedro del Vaticano, en cada diócesis del mundo se inauguró el Jubileo con el apertura de la Puerta de la Misericordia a las respectivas catedrales el tercer domingo de Adviento, 13 de diciembre.

En la Diócesis de Sant Feliu de Llobregat este inicio jubilar se materializó con la apertura de la Puerta de la Misericordia de la Catedral de San Lorenzo, y también con la que se ha fijado en el Monasterio de Montserrat, establecido por el obispo diocesano Mons. Agustín Cortés como lugar de peregrinación y de indulgencia jubilar en la diócesis.

En la Plaza de la Villa de Sant Feliu de Llobregat, ya desde las 17 horas se iban reuniendo personas, venidas de diversos lugares de todo el territorio del obispado. A las 18 horas, con un repique de campanas, comenzó el acto en el exterior de la catedral. Sobre la tarima preparada, tras la oración inicial, se leyó el pasaje del evangelio de Lucas que recuerda la oveja perdida y encontrada con gran alegría por el buen pastor, y que está representado gráficamente en el logo del Año Jubilar. Se leyeron también los primeros fragmentos de la Bula de inicio del Jubileo Misericordiae Vulture (Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre).

A continuación, una breve procesión condujo el obispo, los sacerdotes y diáconos y todo los presentes hacia la puerta principal de la catedral. Llegados al umbral, el obispo Agustín aclamó: «Abrid las puertas del triunfo, entraremos a dar gracias al Señor», y mientras se abría la puerta continuó: «Esta es la puerta del Señor: por ella entramos para obtener misericordia y perdón «.

Este simbolismo lució con esplendor en la entrada masiva de los asistentes por aquella única puerta, de manera ordenada y fluida, expresión del pueblo cristiano deseoso de recibir y dar misericordia.

Ya dentro del templo, la aspersión con agua hizo memoria del bautismo de los cristianos. A continuación la celebración prosiguió como de costumbre y al final se invocó la Virgen como Madre de la Misericordia ya la conclusión el obispo Mons. Agustín Cortés impartió la bendición papal con la indulgencia anexa, por concesión del Papa Francisco con ocasión del Jubileo de la Misericordia. Para el obispo Agustín, la impresión de la apertura diocesana del Año Santo ha sido de agradecimiento por la celebración tan participada y vivida, con la presencia de muchas personas. Junto con este eco, expresó su deseo para que todo lo vivido tenga efecto en la vida cotidiana de los cristianos durante todo este año de gracia.

Algunas impresiones de los participantes

He apreciado un gran simbolismo en toda la celebración: la apertura de la puerta que representa a Jesús, la procesión de entrada tras el obispo como pastor … He disfrutado con los cantos y muy especialmente, de ver la catedral llena: esto llena de gozo!
• Muy emotiva. Cada punto de la celebración lleno de significado: en el exterior, la lectura del Evangelio, la procesión … El hecho concreto de llamar a la puerta y ver cómo se abre, eso sólo lo había visto en la tele! Me ha gustado mucho participar.
• Una celebración ordenada, equilibrada, no rígida, muy participada: solemne pero no pesada.
• Siempre hay detalles de logística que podrían haber resultado mejor, pero mayormente, la impresión es que todo ha ido bastante bien. Había 200 sillas añadidas a disposición y todo el que quiso pudo sentarse.
• Magnífica. Recorriendo toda la celebración se pudo vivir la realidad y el significado del Año Santo de la Misericordia. Me gustó la homilía del obispo Agustín, más que otras veces.
• No se hizo pesada, a pesar de ser una ceremonia compleja, si quieres decirlo así. La megafonía fue buena y esto ayudó a seguir bien cada momento
• Todo ha resultado bien, gracias a la colaboración de muchas personas. Si no fuera así, no habría sido posible.

A los pies de la Virgen de Montserrat

la mañana del día 13 se abrió la Puerta de la Misericordia en el Monasterio deMontserrat. A las 11h, el P. Abad Josep M. Soler que presidía la celebración, comenzó el acto en el atrio de la Basílica con la proclamación del Evangelio y la lectura de un fragmento de la bula del Francisco que convoca el Jubileo. A continuación, seguido de la Comunidad benedictina y la Escolanía, se dirigió hacia la puerta por donde los fieles acceden al Camarín de la Virgen. Allí se mostró a los fieles presentes el Evangeliario y abrió los batientes de la puerta.
Esta procesión fue el inicio de la Eucaristía del Domingo III de Adviento, que también tuvo las particularidades propias de la ocasión y que terminó, antes de la bendición de despedida, con el canto de la Salve montserratina alternada con la polifonía de los alumnos.
Durante todo el Año Jubilar de la Misericordia, la Puerta Santa estará adornada con la inscripción «Annus Sanctus, Iubilaeum Misericordiae. 13-XII-15-20-XI-16 «.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40371 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).